Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

Mostrando entradas con la etiqueta Sexo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sexo. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de septiembre de 2019

Relato erótico : Fantasía con otro hombre

Hola, soy un hombre de 43 años, bien parecido, con buen cuerpo ya que siempre he practicado deportes y he llevado una vida sana, estoy casado con una mujer de 38 años que es un bombón, os la describo un poco físicamente... mide 1,68, delgada, morena con el pelo corto, tiene unas piernas largas y muy bonitas, sus pechos son pequeños pero preciosos y bien puestos, con unos pezones preciosos.
Llevamos juntos 12 años y claro la actividad sexual ha bajado bastante por la monotonía, aunque nuestro sexo siempre ha sido muy satisfactorio. Desde hace un tiempo cuando me masturbo fantaseo con la siguiente idea:
Un día le propongo hacer un trío con otro hombre... ella al principio no lo ve claro pero poco a poco la voy convenciendo... hasta que un día decidimos dar el paso y tras dar con un candidato de nuestro agrado nos decidimos dar el paso. Buscábamos un hombre de entre 40 y 45 años, educado, con un físico agradable, sensible, sano y limpio y por supuesto respetuoso... tras unos meses encontramos el candidato ideal y lo invitamos a venir a nuestra casa un sábado por la noche.
Llegó la hora y estábamos muy nerviosos pero a la vez muy excitados, mi mujer se había puesto muy guapa, llevaba una faldita corta de color negro y una camisa blanca sin sujetador que transparentaba sus pezones ligeramente, llevaba puestas unas bailarinas de color negro y por supuesto olía muy bien y estaba totalmente depilada...
LLamaron a la puerta era Carlos, un hombre de 45 años muy atractivo, algo más alto que yo, mi mujer al verlo se ruborizó un poco y supe que le gustaba, para romper el hielo nos dispusimos a tomar una ligera cena a base de jamón y embutidos con vino, a la segunda copa de vino el alcohol empezó a hacer efecto y a desinihibirnos, las conversaciones fluían y las risas salían solas, la verdad que conectamos muy bien desde el principio.
Al cabo de un rato decidimos pasar al salón y seguir hablando con nuestras copas de vino, mi mujer se había quitado las bailarinas y estaba sentada en el sofá con las piernas cruzadas lo que hacía que se le viera el tanguita negro que tenía puesto que además era tan mini que se le veían los labios mayores a cada lado de la tanguita, Carlos no la quitaba ojo y eso nos gustaba a los dos, a él se le notaba una erección debajo del pantalón....
LLegó el momento y fuí yo el que dije que podíamos quitarnos la ropa para estar más cómodos, cosa que estábamos deseando los tres, Carlos se acercó a mi mujer y poniendose de pie los dos comenzaron a besarse, mi mujer comenzaba a respirar fuerte debido a la excitación y comenzó a acariciarle la polla por encima del pantalón mientras Carlos le quitaba la blusa quedando sus tetitas de adolescente a la vista, el comenzó a acariciarlos cosa que a mi mujer le estaba volviendo loca, mientras el le besaba y comía el cuello... ella comenzaba a desabrochar sus pantalones y meter la mano debajo de sus boxer para empezar a masturbarle lentamente...todos estabamos cachondísimos, yo tenía una excitación brutal y estaba empalmadísimo tambien, ayudé a Carlos a desnudar a mi mujer y le quite la faldita y las braguitas mientras Carlos se quedaba desnudo completamente, tenía un buen cuerpo y su pene era algo más largo que el mío y mas grueso... y estaba empalmadisimo tambíen... comenzaron a frotar sus sexos y a besarse y acariciarse por todo el cuerpo.
Después de unos minutos de magreo mientras yo me masturbaba viendo el espectáculo mi mujer se tumbó en el suelo sobre una alfombra que tenemos muy grande y suave, Carlos se tumbó a su lado y yo también quedando ella en medio de los dos... ella comenzó a masturbarnos a la vez muy despacio, no había prisas teníamos toda la noche para nosotros, Carlos la besaba y acariciaba sus tetas y yo acariciaba su clítoris despacito lubricándolo con sus propios flujos pues ya estaba bastante mojada...
Después de unos minutos así mi mujer se puso de rodillas entre las piernas de Carlos y comenzó a chuparle la polla lentamente pero con intensidad.... estaba gozando, yo aproveché y me puse detras de ella que tenía el culo en pompa y se veía su vagina rosada abierta y brillante por sus fluidos y su ano... y comenzé a lamerle las dos cosas, a ella le encanta que le chupe el ano mientras la masturbo.
Al cabo de un rato ella me dice: me encanta la polla de Carlos, a lo que yo le respondí que me encantaba que así fuera, me acerqué para ver de cerca como se la chupaba y mi excitación era tan grande que me iba a estallar la polla, no sé como pero de repente cojí la polla de Carlos con mi mano y comenzé a masturbarle mientras mi mujer se la chupaba, y después de un par de minutos así mi mujer me dijo que se la chupáramos los dos... a lo que accedí... lo deseaba... deseaba tener esa polla dura en mi boca, deseaba darle placer y así lo hice, acerqué mi boca a su polla y entre los dos le dimos una mamada de escándalo sin dejar que se corriera...
Mi mujer se tumbó en el suelo con las piernas abiertas y dijo que necesitaba la polla de Carlos dentro... Carlos se puso encima de ella y puso la punta de su polla en la entrada del coñito de mi mujer, que al sentirlo soltó un gemido precioso... yo también acerqué mi polla a su coñito y empezamos a masturbarla con nuestras pollas, de vez en cuando Carlos y yo frotábamos nuestros capullos el uno contra el otro sintiendo un placer inigualable... Hasta que mi mujer mi apartó y le dijo a Carlos:
-Carlos me encantas y todo esto me está encantando pero ahora quiero confesaros una fantasía que tengo y que nunca he contado.... quiero que me violeís...que me folléis muy duro y me hagais lo que queráis aunque diga que no. Yo casi me corro al oir eso y Carlos igual.
De repente Carlos la cogió del pelo y le dió un tortazo que la dejó aturdida y con un hilillo de sangre que salía de su labio, la tumbó en el suelo boca abajo y le abrió las piernas todo lo que pudo, cogió su polla gruesa con la mano y se la clavó de golpe, entera hasta los huevos, mi mujer gritó de dolor y puso los ojos en blanco, Carlos comenzó a follarla muy duro y rápido, mientras mi mujer gemía y lloraba de placer y dolor, mientras yo metía mi polla en su boca sintiendo sus arcadas, era espectacular....Después de un rato yo no pude aguantar y me corrí en su boca mientras Carlos la había puesto de pie contra la pared y comenzaba a metersela por el culo... muy bestia... mi mujer casi no se tenía en pie y no hacía más que gritar de placer, podía ver sus flujos resbalar por sus muslos y un hilo de sangre que salía de su ano.. así estuvieron un rato, mi mujer se corrió como tres o cuatro veces seguidas, Carlos dijo que se iba a correr y sacó la polla de su culo y le preguntó a mi mujer donde quería su semen, a lo que ella respondió que dentro de su coño, quería su semen en sus entrañas, Carlos la tumbó en el sofá le abrió las piernas y colocó sus pies encima de sus hombros para hundirle su polla de nuevo en su coñito y comenzò a bombear de una manera bestial, las tetitas de mi mujer se movían de arriba a abajo con las embestidas y al poco tiempo Carlos comenzó a correrse dentro de su coño, ella al sentir el chorro de semen en lo más intimo de su ser tuvo su último y más intenso orgasmo quedando tumbada con las piernas abiertas en el sofá y el semen saliendo de su coño lentamente... se quedó dormida, Carlos y yo nos quedamos hablando a su lado sobre lo bien que había estado tomando una última copa de vino... nos vestimos y nos despedimos sabiendo que habría más veces como ésta o mejor...
Gracias Carlos... me encantó tu educación, tu saber estar, la química que tuvimos los tres, tu respeto... me encantó saborear tu polla y darte placer.... ahora me voy a masturbar de nuevo pensando en todo esto.

trio dos hombres una mujer

Read More

domingo, 18 de agosto de 2019

Relato Erótico XXX : Mi esposo me expuso y me gustó

Fomentando la lectura. Relato Erótico XXX : Mi esposo me expuso y me gustó. Me fascino cuando lo leí espero y sea de su agrado. No recuerdo de de que grupo o de donde lo tome, solo disfrútenlo. Excelente noche.

RELATO ERÓTICO:  MI ESPOSO ME EXPUSO Y ME GUSTÓ.

Relato Erótico XXX : Mi esposo me expuso y me gustó


Jamás imaginé todo lo que iba a disfrutar ese día, mi esposo nunca supo a lo que me expuso y me gustó.

Todo sucedió un viernes por la noche, yo ya me encontraba dormida en mi habitación, cuando mi esposo entró, me despertó y me pidió que por favor me levantara un poco y les ofreciera a él y sus amigos unas botanas. Por lo regular era frecuente que los fines de semana se reunieran mi esposo y sus amigos en la casa para jugar cartas y tomarse unos tragos, ya me había acostumbrado.

En esa ocasión yo confieso que un poco molesta me levanté, el salió de la habitación y yo quise darle un escarmiento, se me ocurrió salir así como estaba, con mi bata de dormir transparente pensando que en esta forma a él se le quitaría la costumbre de levantarme para atenderlos a él y sus amigos. (Debo contarles que soy una mujer con una educación muy estricta y en materia sexual muy restringida, pero no por esto dejo de tener mis fantasías como cualquier otra mujer y me considero ser una persona bastante temperamental )

Una de mis más anheladas fantasías es ver a un hombre masturbándose, nunca tuve la idea ni la fantasía de hacerlo con más de uno a la vez. ( Cuando recuerdo este momento me causa excitación por lo tanto me voy a permitir utilizar palabras fuertes que acostumbran usar los hombres pues esto me excita aún mas)

Continuo con mi relato: para mi sorpresa cuando salí de la recamara con mi bata transparente, no estaban jugando cartas estaban viendo una película pornográfica, vi la cara de sorpresa de los 3 amigos de mi esposo cuando me vieron salir, sentí sobre mí sus miradas morbosas, me imagino que ya se encontraban demasiado calientes y al verme así, pues la verdad no sé qué pensaron, yo me fui inmediatamente a la cocina, confieso que arrepentida de mi osadía y algo temerosa.

Escuche un pequeño ruido en el patio y me asome por la ventana de la cocina que da al lavadero y cual fue mi sorpresa que descubrí a otro amigo de mi esposo, él se encontraba parado cerca del lavadero con los pantalones y los calzones hasta las rodillas con la verga parada, los ojos cerrados, haciéndose una buena sobada, yo lo vi sorprendida por fin se cumplía mi más anhelada fantasía, sentí un calorcito rico por todo mi cuerpo acompañado de un sabroso escalofrío, lo estuve observando por un rato hasta ver como se contorsionaba y empezó a escurrir chorros de semen, yo al momento sentí como me empezaba a humedecer, inconscientemente me metí la mano debajo de mi calzón y sentí toda mi rajita muy húmeda.

Escuché que mi esposo les decía a sus amigos que enseguida regresaba, que iba por mas bebida pues la que había ya se había terminado y salió de la casa dejándome sola con los 4. Yo estaba en la cocina terminando de prepararles las botanas, la verdad yo estaba ya bastante excitada pero muy nerviosa y con miedo. Salí de la cocina con la charola de la botana para dejárselas en la mesa, yo quería hacerlo lo mas rápido y refugiarme en mi recamara, vi que ya estaban los 4 en la mesa viendo la película, yo pase entre ellos para dejarles la charola sobre la mesa, sería mentir si no les digo que alcancé a notar el bulto que se les veía a todos y cada uno sobre el pantalón y con la excitación que yo tenía pues me puse mas nerviosa, al dejar la charola sobre la mesa, la persona que quedó detrás de mi me agarro las nalgas por encima de mi bata, que para esos momentos recordé que era la de dormir, transparente, sentí como me apretó y con un dedo me tocó el culo (por lo regular no falta algún atrevido que en el transporte público se pasa y le agarran a una las nalgas esto a mi me molesta bastante)

Pero en esta ocasión supongo que por lo caliente que ya estaba yo, la sensación fue diferente, yo al sentir esto me quede como paralizada por un instante, le quite la mano de atrás de mí, deje la charola y me fui inmediatamente a la cocina, me incline sobre el lavabo para reponerme de la sorpresa, cerré los ojos respire hondo, en eso estaba cuando siento que alguien me abraza tomándome de la cintura y apretándome con fuerza hacia atrás, yo sentí entre mis nalgas pero por encima de la ropa algo duro, grande y grueso. Nuevamente la sorpresa me paralizó no sé cuantos segundos pasaron, ya cuando me di cuenta, sentí una verga por en medio de mis nalgas sobandome el culo con el cuerpo de la verga y con la punta pasando por mi raja bien húmeda, ya tenia la bata levantada hasta la cintura y los calzones hasta las rodillas, la verdad no supe a que hora me subió la bata y me bajó los calzones.

Ya no era dueña de mi, ya estaba demasiado caliente como para reflexionar, ya no me importaba nada, él me levantó de la posición inclinada y de espaldas que tenia yo y me puso de frente a él, en eso vi que los 4 estaban ahí en la cocina todos con la verga de fuera, yo jamas había visto en vivo tantas vergas paradas juntas (de diferentes tamaños, colores, delgadas, gruesas, flacas, gordas, chuecas), cuando él me puso de frente, me pasó la verga por mi raja ya super mojada y empezó a frotarla sin metermela, yo sentía esa verga muy caliente casi al grado de quemar, otro de ellos se acercó y me apretó un pecho, otro me empezó a sobar las nalgas mientras el que estaba enfrente de mí con la verga sobre mi raja me besaba el cuello, en ese momento tuve ya mi primer orgasmo, me quitaron la bata y los calzones quedando yo totalmente desnuda.

Esto me excitó nuevamente y demasiado que al verme desnuda frente a tanto hombre tuve mi segundo orgasmo, el que estaba frente a mí me tomo de la cabeza y me agacho la cara hacia su verga y me la puso en la boca para que se la chupara, abrí la boca y me la metió toda de un jalón, yo sentí como que me ahogaba, la sacó y la volvió a meter con fuerza y así lo siguió haciendo repetidas veces, mientras otro me tomó una mano y la puso sobre su verga, yo empecé a sobarsela, otro me puso su verga cerca de la cara para que también se la mamara yo soltaba con la boca una y tomaba la otra y así sucesivamente, estaba mamando 2 vergas al mismo tiempo, mientras con la mano sobaba otra, ésto nunca me lo imaginé.

El que estaba detrás de mí sobandome las nalgas se acomodo me tomo de las caderas mientras yo estaba mame y mame me dio un jalón hacia atrás y sentí como resbalaba por mi raja bien mojada la cabeza de su verga y de un jalón se encajó en mí, sentí como se me metió toda completa hasta el fondo, guau aquí tuve mi tercer orgasmo, una verga dentro de mí, con la mano sobando otra y mamando otras dos al mismo tiempo.

Mientras el que me estaba cogiendo entraba y salía de mi los otros 3 se separaron, supongo que querían ver como me estaba cogiendo su compañero yo quede en cuatro patas los que estaban viendo se estaban masturbando, yo estaba nuevamente viviendo mi fantasía, pero esta vez con más fuerza, pues veía a 3 hombres masturbándose mientras otro me estaba cogiendo, que enorme placer sentía, como nunca me hubiera imaginado sentir, para esto sentí como empezó a echar chorros el que me estaba cogiendo, pues sentí todas mis nalgas y piernas chorreadas, se salió de mi y se retiro exhausto otro se acomodó detrás de mi y me la metió así, en cuatro como yo estaba, empezó a meterla y sacarla hasta que después de unos cuantos minutos, empezó a echar chorros también encima de mi.

El tercero se recostó y me pidió que me subiera en él, yo abrí las piernas me acomode sobre el y me la metió toda, empezó a entrar y salir de mi rajita que ya hasta palpitaba de tanto placer, el cuarto de ellos se acomodo detrás de mi y sin darme tiempo a negarme, me la metió por el culo (yo no la había hecho por ahí, a mi esposo cada que me lo pedía se lo negaba, era virgen de ahí) cuando entró su verga, solo grite porque sentí que me partió en dos pero el dolor se transformó en placer ahora estaba con dos vergas dentro de mi, una por delante y otra por mi culo, después de unos minutos sentí mi cuarto orgasmo y al mismo tiempo ellos se vinieron, los dos al mismo tiempo soltando chorros cada uno de semen dentro de mi.

Tomé mis ropas y me fui directo a mi recamara, después de un rato escuché que llegaba mi esposo y estuvieron conviviendo entre ellos, no sé si mi esposo tiene la idea de lo que me hizo vivir con sus amigos, no sé si algún día lo sepa pero no me puede culpar a mi de lo que pasó, pues él a eso me expuso, y lo peor es que me gustó la experiencia.
Read More

Cuentos eróticos: Soy enfermera, no puta

Cuento erótico sacado de Internet que se divide en varios capítulos. Se llama "Soy enfermera, no puta" y su autor es desconocido. Ya que buscan mucho cuentos eróticos en este blog de literatura XXX, comparto este que es muy bueno y que en parte está en el post Relato erótico sexo con la enfermera.

enfermera sexy hot

Cuentos eróticos: Soy enfermera, no puta

Hola, soy Lola, tengo 27 años, aunque no me considero bonita, mi cuerpo lo cuido mucho, mis senos no son enormes pero creo que son proporcionados a mi cuerpo y por herencia materna tengo buenas caderas que mi esposo disfruta a diario; estoy felizmente casada pero lamentablemente no puedo tener hijos, soy estéril, aunque vengo de una familia sencilla logré graduarme de enfermera, yo era fiel, hasta que me sucedió el caso que les voy a relatar. Me encontraba desesperada en el hospital donde trabajo, queda al otro lado de la ciudad donde vivo, los turnos son espantosos y hay un doctor muy viejo que me acosa, la jefa de enfermeras, fue mi salvación.

Jefa: Mira, Lola, el marido de una conocida tuvo un accidente y quedó parapléjico, la esposa me requirió una enfermera y como sé que no estás contenta aquí, puedes renunciar e irte a trabajar con ella, además la paga es muy buena.

Se lo agradecí y ese mismo día renuncié, por la noche se lo conté a mi esposo, se puso feliz, un poco más de dinero no le cae mal a nadie, al día siguiente, planché mi uniforme, tomé mi pequeña maleta y me dirigí a mi nuevo trabajo, la fachada de la casa era hermosa, se veía que era gente de dinero, me salió a abrir Doña Laura, una señora de unos 40 años, guapísima, me llevó a la enorme habitación donde yacía su esposo, estaba sedado, me contó que hacía un mes que había salido del hospital pero que ninguna enfermera aguantaba su mal carácter. Sufría una especie de paraplejía compleja, podía mover con dificultad las extremidades superiores, pero no las inferiores, usaba silla eléctrica de ruedas, me contó que la lesión también le afecto las cuerdas bucales porque aunque hablaba ella no le entendía nada. Trató de explicarme mis obligaciones, pero yo le dije que en el hospital donde trabajaba había tratado a pacientes similares, se quedó más tranquila y me contó que era abogada, que casi no se mantenía en la casa y que me dejaba a cargo… Ah, también me dijo, se llama Rolando pero le gusta que lo llamen Rolo. Inspeccioné la casa y me senté a esperar que despertara, cuando me estaba quedando dormida, oí unos balbuceos, me paré y me presenté, le dije que era la nueva enfermera, me vio de pies a cabeza. Si no fuera porque tenía la mitad de la cara torcida, se podría decir que era un hombre muy guapo. Entre balbuceos, que de manera extraña sí entendí, procedí a hacerle sus ejercicios de rehabilitación para que sus músculos no se atrofiaran, y me pidió que lo bañara.

Me dediqué a lavarle ese pedazo de carne, así que con una mano se lo frotaba y con la otra lavaba sus testículos, Don Rolo me pidió que se la pelara, a mí me pareció muy obscena su petición, pero como toda la profesional que soy, lo hice, al ver su cabeza fuera del capuchón, pude comprobar que llevaba días sin que nadie le aseara esa zona, tomé un poco de agua tibia y le limpie la cabeza del pene, sentía como cabeceaba entre mis manos, me sentía incómoda pero he de confesar que me hubiera gustado quedarme más tiempo aseándolo. Le sequé todo el cuerpo y vuelta de nuevo a su silla de ruedas, ahora sentí una mano rozar mi seno, no dije nada pero empecé a sospechar, lo llevé a su cama, le pregunté donde estaban las pijamas limpias y me dijo que prefería quedarse desnudo, no me pareció correcto pero tampoco quería perder mi trabajo el primer día, lo recosté con la mitad del cuerpo sobre la cabecera de su cama y le pregunté si necesitaba algo más, me pidió que le diera sus medicamentos y al inclinarme para darle agua note que mi blusa se abrió y me miró los pechos con descaro, yo me hice la desentendida y seguí como si nada, luego le dije que me iba a ir a cambiar porque con el ajetreo del baño se había mojado mi uniforme, entré al baño y me desnudé quedándome solo en ropa interior con mis zapatitos y calcetas blancas, pude notar por el espejo que tenía mi tanga empapada, no podía ser, era un paciente más, me bajé la tanga y oriné, luego limpié bien mi vagina y me puse el uniforme seco, lo que no se me ocurrió fue llevar otra tanga de repuesto, así que tenía que permanecer el resto del día con mis partes íntimas sin nada que las cubriera. Al salir me pidió que lo llevara al jardín a tomar un poco de sol, cada vez que lo transportaba a su silla sentía sus manos en alguna parte de mi cuerpo que hasta ahora solo mi esposo había disfrutado, le quise poner la pijama pero no quiso, me pidió su bata de baño, solo permitió que se la pusiera sobre sus hombros y el resto lo enrollara en su cuerpo, salimos a un jardín precioso lleno de flores, al extremo había un jacuzzi cubierto por una pérgola hermosa, y en el centro una piscina de forma caprichosa, lo llevé a un área donde podía disfrutar de un buen baño de sol, en eso sonó el teléfono de la casa. Siguiendo el sonido llegué a contestar, era Doña Laura para saber si no había renunciado, le dije que todo lo contrario, que con Don Rolo nos habíamos llevado bien y que ahora estaba tomando su baño de sol, me advirtió que tuviera mucho cuidado con el almuerzo porque babeaba mucho, le dije que no se preocupara, que tenía mucha experiencia y nos despedimos. Al llegar al jardín, estaba ubicada atrás de su silla y pude notar ciertos movimientos de sus manos como si se estuviera masturbando, curiosa busque una ventana por donde yo podía mirarlo pero él a mí no. Con sus dedos artríticos se agarraba la verga y trataba con mucha dificultad de masturbarse, casi tenía que mover todo el torso para logarlo, a pesar de lo patético del cuadro, yo estaba fascinada viendo como esa verga crecía entre sus manos, podía notar su cabeza roja y húmeda, yo apretaba las piernas, ¿qué me estaba pasando?, pero esa verga era como un imán para mis ojos, traté de acariciar mi vagina desnuda pero no me dio tiempo. Don Rolo se acalambró y pude ver extasiada como le salían muchos chorros de semen, era evidente que tenía tiempo sin tener un orgasmo, lo terrible fue que entre tanto espasmo se cayó de la silla, yo presurosa lo fui a levantar, por supuesto estaba desnudo y bañado en su propia leche, con mucha dificultad fui sentando a aquel hombrón en su silla, traje un poco de agua tibia y le limpié toda su zona genital, verme hincada entre sus piernas le ha de haber encantado porque me dedicó una sonrisa babosa que a mí me pareció de una ternura infinita...

Llegó la hora del almuerzo, quiso hacerlo en el comedor, traté de ponerle su bata pero me gruñó, yo para evitar problemas lo dejé desnudo, así que llevé la bandeja y le empecé a dar su sopa, tenía razón la señora, bebía muy poco y el resto se le escurría por todo su pecho velludo hasta caer en esa área púbica que me traía absorta, fui a buscar con que limpiarlo y con mucho cuidado le aseaba el pecho, luego los genitales, de tanta limpiadera volvió a tener otra erección, yo debí limpiar de nuevo ese pene que cabeceaba al contacto con mis manos, lo aseaba evitando su mirada, no quería que se diera cuenta que yo también lo estaba disfrutando. No sé en qué momento quiso tomar algo de la bandeja y ésta cayó al suelo haciendo un ruido espantoso, con mucha paciencia fui a buscar con que limpiar aquel tiradero, me tuve que poner en cuatro para alcanzar un tenedor que había caído bajo la mesa, cuando me di vuelta me estaba viendo las nalgas y por el pijaso trasero de mi uniforme seguramente había visto mi sexo desnudo, ¡qué vergüenza!, estaba muy nerviosa pero también muy excitada, tenía a escasos centímetros de mi boca, su verga ¡Que tentación, Dios mío! Salí presurosa evitando que notara mi nerviosismo y volví a limpiarlo todo, lo dejé en orden, por la tarde me pidió que lo llevara al jacuzzi, pero fue imposible porque su cuerpo se resbalaba sin voluntad, le expliqué que alguien debía meterse con él para que no se ahogara, me pidió que lo hiciera, le dije que no traía traje de baño y que le iba pedir autorización a la señora y si ella lo permitía mañana mismo nos meteríamos al jacuzzi. Más tarde cayó un aguacero terrible, lo llevé a su cama, le di su medicina y se durmió, lo abrigué bien y pude notar su enorme erección bajo las sábanas ¿Qué tenía este hombre que me enloquecía? Para comprobar que dormía le pasé la mano por sobre las sábanas para tocar su v3rga, la sostuve por varios minutos y Don Rolo no despertó, tenía la boca abierta y roncaba babeando, lo limpié y lo acomodé de lado para evitar que su cuerpo se llagara, pero también para evitar la tentación de tener a la mano la mejor verga que haya visto en mi vida, realmente he visto pocas, pero como ésta: ninguna.

 Así pasaron los meses, don Rolo y doña Laura seguían sin hablarse, la prueba psiquiátrica salió a favor de don Rolo, el juicio por fin llegaba a su final, todo parecía que el divorcio era inminente y doña Laura tendría que dejar su vida de reina para tener que ganarse la existencia, lo terrible es que yo pasaba de la cama de ella a la de él sin ningún problema… para ellos… porque yo hasta había pensado en el suicidio… mi esposo cada vez estaba más amoroso conmigo y el sentimiento de culpa que tenía no me dejaba vivir en paz. Pero todo cambió una mañana desafortunada o afortunada, no sé… ustedes juzguen… un domingo amanecí resfriada y mi esposo me dijo que iría a visitar a mi suegra, pero el destino me tenía preparada una jugarreta infernal… resulta que suena mi teléfono y era Doña Laura para decirme que su esposo se había abierto la cabeza contra la mesita de noche, que no había enfermera que lo aguantara y que por favor llegara de urgencia, me preparé y salí presurosa. Debía pasar a una farmacia a comprar todo lo necesario para curarlo, pasé a la misma donde meses atrás compré mi primer sobrecito de lubricante, queda ubicada en frente del parque donde me sentaba a reflexionar sobre mi vida disoluta, al salir sentí que se me aguadaron las piernas, ahí estaba mi esposo con un bebé entre los brazos y con otra mujer quien le daba un helado a su hija. Mi esposo besó en la boca a la mujer y la estocada final fue cuando escuché a la nena decirle: ¡papá! Maldije a los cuatro vientos, el hecho de ser estéril había llevado a mi esposo a los brazos de esa mujer o tal vez era el castigo que la vida me tenía preparado por ser presa fácil de mis instintos putrefactos, no sé, me sentía una puta perdida, no sabía qué hacer, traté de acercarme y hacerle una escena tormentosa de celos, pero no me atreví porque no tenía moral para hacerlo. Llegué a la casa de mis patrones muerta en llanto, por supuesto doña Laura me preguntó que me pasaba, le dije que primero iba a curar a don Rolo y luego le contaba, el cuadro era espeluznante, don Rolo yacía desmayado a la par de su cama, desnudo y bañado en un charco de sangre y semen por toda su pelvis, lo curé, limpié todo el tiradero, le di un baño de esponja y lo acosté en su cama. Luego le conté a doña Laura todo lo acontecido, ella me abrazó y me besó los labios, necesitaba de su cariño, me sentí protegida entre sus brazos, me sentía como la hija incestuosa siendo consolada por la madre:

DOÑA LAURA: No hay esposo que dure cien años ni Lola que los aguante.

Me reí de su ocurrencia mientras me tomaba mis lágrimas, me llevó a su habitación y me quería desnudar, yo le dije que ese era el peor momento para pensar en sexo, ella me dijo que un baño caliente me caería bien, me bañó como si fuera su bebé, pero al mismo tiempo sentía sus manos resbalar por todo mi cuerpo de una manera deliciosa, máxime cuando metía sus dos manos entre mis piernas, una en medio de mis nalgas y la otra en mi cosita ¿Cómo era posible estar excitada después de descubrir que mi esposo tenía otra familia? Me llevó a su cama y me acarició hasta quedarme dormida, no sé cuánto tiempo pasé descansando, los gritos de doña Laura me despertaron, bajé a ver de qué se trataba y ella lo sostenía al borde de la cama.

DOÑA LAURA: Dile al señor que no se masturbe porque se va a volver a lastimar.
DON ROLO: Dile a la señora que yo me masturbo cuantas veces me dé la gana y que no necesito que ella me sostenga, dile que prefiero volver a abrirme la cabeza que sentir sus sucias manos en mi cuerpo.
Esa era una conversación absurda, lo acomodé en su cama y doña Laura salió de la habitación:
YO: ¿Qué le pasa don Rolo? Se acaba de masturbar y ya quiere otra vez.
DON ROLO: ¿Qué quieres que haga? Es por el accidente, antes me masturbaba una vez al día y quedaba satisfecho, pero ahora no se me baja con nada.
Como me vio distraída me preguntó que qué me pasaba y se lo conté todo con lujo de detalles, me abrazó y me besó la boca, esto era como un deja vu… me preguntó qué pensaba hacer y le dije que no tenía cabeza para tomar decisiones, se quedó callado un rato y luego me dijo que tenía la solución: 
DON ROLO: Te vienes a mi casa y haces los dos turnos.
YO: Pero eso sería como pasarme a vivir aquí.
DON ROLO: Exactamente ¿O piensas perdonarle a tu marido semejante afrenta?
YO: Ni loca, ¿Pero pasarme a vivir aquí…? ¿Está seguro?
DON ROLO: Completamente, tú serías mi enfermera de planta.
YO: ¿Y dónde dormiría?
DON ROLO: Conmigo, como marido y mujer.
YO: ¡No! ¿Qué pensaría la señora? 
ON ROLO: Me importa un demonio lo que piense esa puta.
YO: ¿Ya se van a divorciar, verdad?
DON ROLO: Mañana tenemos cita con el juez, si todo sale como yo espero no tendrá más que firmarme el divorcio, llama a mí abogado…
Lo hice y le pidió que me llevara a comprar todo lo necesario para vivir con él, yo no quería pero hizo un berrinche de niño caprichoso que paré aceptando… fuimos y compré ropa, lencería de marca, zapatos, en fin, me llenó de regalos, el abogado me dijo que tenía órdenes de comprarme lo que quisiera, así que hasta unas botas divinas me compré. Llegué feliz y le enseñé todas mis compras, se las modelé una por una, lo que más disfrutó fue la lencería pequeña, luego acomodé todo en el closet… pero tenía muchas dudas ¿Qué iba a hacer con mi esposo? No podía simplemente dejar de llegar a mi casa sin decirle nada… ¿Qué pensaría doña Laura? ¿Creería que me aproveché de la situación de don Rolo y luego buscaría venganza? Le di su almuerzo, lo mediqué y se durmió, ya sabía que doña Laura me llamaría… salimos al jardín:
DOÑA LAURA: ¿Qué piensas hacer con tu marido?
YO: No sé… don Rolo quiere que yo haga los dos turnos.
DOÑA LAURA: Fabuloso, vivirías aquí.
YO: ¿No le molesta?
DOÑA LAURA: Al contrario, sabría que hay alguien que lo cuida tanto como yo lo hacía antes… dame el número de tu marido.
YO: ¿Para qué lo quiere?
DOÑA LAURA: Le voy a cantar todas sus verdades, le voy a decir que no te verá nunca más y si se opone yo te manejo la demanda de divorcio y lo dejamos en la calle.
Ella subió a su habitación y al rato regresó diciéndome que todo estaba resuelto, que mi marido estaba dispuesto a firmarme el divorcio y me iba a dar una manutención obligada por la ley, me tiré a sus brazos y le agradecí llena de llanto, ella me limpió las lágrimas y me dijo que ahora era mi turno de ayudarla, yo le dije que no tenía ni la menor idea de cómo hacerlo, me dijo que no quería divorciarse de don Rolo, pero que seguramente el juez fallaría en su favor, que no lo hacía solo por el dinero, que lo amaba… y se puso a llorar, ahora era yo la que la consolaba. Don Rolo despertó y lo llevé al yacusi, nos metimos desnudos, me coloqué en la posición acostumbrada y me besó la espalda, yo pasé mi mano para atrás y le pajeé esa verga que me atormentaba:
DON ROLO: ¿Te acuerdas lo que te dije cuando Laura nos sorprendió por la ventana?
YO: No ¿Qué?
DON ROLO: Que me gustaría que hiciéramos un trío con otra mujer…
YO: No, don Rolo ¿No le basto yo?
DON ROLO: No es eso, mi reina, es por puro morbo, me encantaría verte con otra mujer, que me mamen la verga entre las dos, que mientras una me cabalgue poder chupar el chochito de la otra… 
YO: Usted está loco, don Rolo, a mí no me gustan las mujeres y si todos sus regalos son un chantaje prefiero irme a vivir con mi hermana.
DON ROLO: No te pongas así que solo es una fantasía.
YO: Entonces no me diga esas cosas y cójame, que estoy muerta de la calentura. Levanté mis caderas y me ensartó la verga, que delicia era coger en el yacuzzi, con esos masaje que nos daban los chorritos de agua caliente a los laterales, yo estaba que flipaba de gusto ¿Cómo me había cambiado la vida de un instante a otro? En ese momento nos dimos cuenta que doña Laura no estaba viendo, él se puso como loco y me estrujó las tetas, yo no sabía si irme o quedarme, total ya nos había visto la otra vez, me daba mucho morbo que la esposa viera como el esposo me cogía, ahí mismo tuve un orgasmo intenso. Don Rolo quería que lo siguiera cabalgando pero estaba agotada, me dolían las piernas y le pedí que descansáramos un poco, nos salimos y al secarlo pude ver a doña Laura espiándonos, no sé por qué pero le mamé la verga para que ella nos viera, nuestras miradas se encontraron y ella me mandó un beso volador, luego lo llevé a la habitación y le conté que doña Laura había llamado a mi esposo y el feliz desenlace, le pedí permiso para ir a agradecerle el gesto, me dijo que estaba bien pero que me apurara porque quería seguir cogiéndome, yo agradecida le apreté la verga con mi mano y salí.
YO: Doña Laura, creo que ya sé cómo ayudarla.
DOÑA LAURA: No te creo ¿Cómo?
YO: Resulta que don Rolo quiere hacer un trío con otra mujer y usted sería la perfecta ¿No le parece? De pronto hasta la perdona y no se divorcian.
DOÑA LAURA: Rolando siempre me propuso hacer un trío y siempre me negué.
YO: ¿Por qué? Si a usted le gustan las mujeres.
DOÑA LAURA: Justamente por eso, no quería que se diera cuenta de mi experiencia con otras mujeres, se hubiera vuelto loco de celos, sino ¿Mira cómo paró el pobre?
YO: ¿Pero si yo le pongo como condición que sea usted?
DOÑA LAURA: Me odia, no ves que ni me habla, dudo que quiera saber nada de mí.
YO: Hagamos la prueba, nada se pierde.
DOÑA LAURA: Ok. Anda a la habitación y te lo coges yo llegaré para agarrarlos infraganti y tú me invitas a participar, a ver que dice mi marido. Hice lo acordado y me lancé a mamarle la verga, él estaba como loco, me decía que le chupara los huevos, yo hambrienta me los devoraba, quería que le metiera un dedo en el culo pero no lo hice, sabía que de esa manera se vendría y quería tenerlo bien caliente para cuando apareciera su esposa, le pasé la lengua saboreándome toda la cabeza de la pija, me la pasé por toda la cara como lo había visto hacer a doña Laura en el DVD, le di la espalda y guié su enorme verga a mi cosita lubricada y me la metí hasta los pelos, en eso apareció doña Laura.
DON ROLO: Lola, dile a esa puta que qué hace espiándonos parada en el umbral de mi puerta. 
DOÑA LAURA: Tenemos que hablar.
DON ROLO: Dile que no tengo ni mierda que hablar con ella, dile que se vaya, que nos deje coger en paz.
DOÑA LAURA: Lola, dile al señor que estoy dispuesta a hacer cualquier cosa con tal que me perdone.
DON ROLO: Dile a esa hija de puta que vaya a que la perdone su madre.
DOÑA LAURA: ¡Perdóname, Rolando, por favor! Ella se hincó en el piso y le suplicó con las manos en oración, yo me desensarté de su verga y fui a consolarla, Don Rolo se puso histérico y le dijo que se fuera con su amante, que era una lesbiana de mierda y sacó toda su furia llenándola de improperios, entonces saqué mi as bajo la manga, la puse de pie y la besé en la boca, don Rolo dejó de gritar y se puso a observarnos tocándose la pija con sus manos artríticas, le quité la blusa y acaricié sus tetas por encima del brasier, ella me agarró las nalgas con sus dos manos y me las abría y cerraba para que don Rolo me viera el hoyito de mi culito.
DON ROLO: ¡Lola! ¿Qué estás haciendo? ¿No que no te gustan las mujeres?
YO: No me gustan, lo hago solo por complacerlo.
DON ROLO: ¡No! Te lo agradezco pero busquemos otra, con esa puta yo no quiero tener nada. 
DOÑA LAURA: Lola, dile al señor que su verga no piensa lo mismo porque le cabecea muerta de calentura.
DON ROLO: Dile que me pela la verga lo que sienta mi verga, que no la quiero volver a ver el resto de mi vida, que por culpa de ella me quedé paralítico.
Y los dos se pusieron a llorar, yo no sabía a quién consolar, le dije a don Rolo que su esposa era culpable de infidelidad pero no de su accidente, que él en su locura se fue a estrellar solito en aquel poste de luz… nos hemos de haber visto como una escena de comedia pornográfica, yo desnuda limpiándoles las lágrimas a ambos… de repente doña Laura se jugó su última carta y se desnudó, se me acercó y frotó sus enormes pechos frente a los míos mientras nuestras lenguas se enredaban la una contra la otra. Don Rolo estiró la cabeza para vernos mejor, me colocó sobre la cama enfrente de su marido con las piernas abiertas y me mamó la cuca, yo emitía sonidos guturales exagerados para calentar más a don Rolo, si eso era posible:
YO: Así mamita… que rico me chupa la concha, doña Laura… así… más… el clítoris, por favor… ay que rico… béseme don Rolo… Y él desesperado me comió la boca, yo le agarré la verga y se la mamé con pasión, yo hacía muchos sonidos y me quejaba cuando me llegaba hasta la campanilla. 
DOÑA LAURA: Que rica pussy tienes, Lolita… tus jugos saben deliciosos… cógete al señor… te quiero ver cabalgar esa verga que un día fue mía.
YO: Con mucho gusto, señora… ¡Ay qué veeeergaaaa! Me llena toda, siento que me va a salir por la garganta.
DOÑA LAURA: Déjame chuparte es culito delicioso… que rica te ves ensartada en esa vergota… como te envidio… que ricos huevos…
DON ROLO: Lola, dile a esa ramera de mierda que te chupe lo que quiera pero que a mí no me toque.
YO: ¡¡YA, DEJEN DE COMPORTARSE COMO NIÑOS, SI TIENEN QUE DECIRSE ALGO, DÍGANSELO DE FRENTE!!
Hubo un silencio larguísimo, como ninguno de los dos hacía nada, puse a doña Laura sobre la cama y le mamé toda la pepa:
YO: Que rica pusita tiene, doña Laura… me encantan sus labios rosaditos y mojados… si ya le escurren hasta el culo…
DOÑA LAURA: Que rico me chupas el clítoris… ven mamita… hagamos una tijerita… súbete a la cama y frotémonos los chochitos… ay que delicia… lo tienes bien húmedo y calientito.
YO: Que rica tijera… mire como le cabecea la verga a don Rolo… mastúrbelo, usted la tiene más cerca que yo.
Doña Laura le agarró la verga y lo pajeó, él solo cerró los ojos, yo me salí de las piernas de ella y puse mi culo en la cara de él, sacó su lengua y me empezó a chupar mi cosita, le agarré la cabeza a ella e hice que le mamara la verga, don Rolo gimió de gusto, luego hicimos cambio y don Rolo no protestó, sabía que era el momento ideal: la senté sobre su verga y me alejé para verlos…
DON ROLO: …te amo… te amo puta de mierda…
DOÑA LAURA: Yo también te amo… perdóname, por favor… seré tu esclava pero no te divorcies de mí… por favor… mi amor…
DON ROLO: ¿Qué estás dispuesta a hacer por mí?
DOÑA LAURA: Lo que quieras.
DON ROLO: ¿Estaría dispuesta a ser nuestra sirvienta? Yo por nada del mundo estoy dispuesto a perder a Lola.
DOÑA LAURA: Yo los serviré en todo lo que me pidan, los bañaré, les cocinaré, estoy dispuesta a renunciar a mi trabajo con tal de servirles, puedo ser su esclava sexual también, me pueden usar como quieran, estoy dispuesta a sufrir las peores humillaciones… pero no me dejes Rolo, por favor.
DON ROLO: Me vengo… me veeeengooooo… mueve ese cuuuloooo… yaaa… yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa… queeee riicooooooooooooooo.
DOÑA LAURA: Como extrañaba tu verga, papito.
DON ROLO: Ven Lolita, necesito un beso a tres lenguas… así mamita… que rico…
YO: Me alegra que se hayan contentando.
DON ROLO: Solo tú podías ser capaz de eso… Lola, ¿Estaría dispuesta a vivir con nosotros?... ¿A dormir en la misma cama?... ¿A coger con nosotros?
YO: Gracias don Rolo, yo seré la esposa de los dos…
DOÑA LAURA: Eres la mejor enfermera que Rolo haya podido conseguir.
YO: No doña Laura: ¡Soy puta, no enfermera!
Lamentablemente la vida no termina como en los cuentos de hadas, pasamos dos meses viviendo en trío, pero Doña Laura se hartó de las echadas en cara que don Rolo le hacía constantemente por su infidelidad, un día ella agarró sus cosas y se fue, él quedó deshecho, cada vez se le veía más deprimido, ya casi ni me hacía caso, aquella calentura del principio se convirtió en rutina y se aburrió, un medio día que le daba su almuerzo frente a la piscina me pidió que llamara al abogado, cuando regresé con el teléfono lo encontré ahogado, se había suicidado, al entierro solo fuimos el enterrador y yo, Doña Laura heredó su fortuna y yo tuve que volver al maldito hospital que odiaba, ahora tendré que lidiar con ese viejo doctor que me acosaba, tal vez pare de su puta, porque las ganas de pija no se me quitan… solo el recuerdo me acompaña en mis noches solitarias, aquella verga hermosa de la cual me enamoré.
Read More

viernes, 10 de mayo de 2019

Relato Erótico : La mejor cogida de su vida

Esta chica que quiere permanecer en el anónimato, nos envía un reláto erótico contándonos su mejor experiencia sexual que títulamos "La mejor cogida de su vida".

La mejor cogida de mi vida

Relato erótico : La mejor cogida de su vida

Hace algunos años. Mi novio Adolfo vino a mi departamento desde la tarde, trajo una botella de tequila, nos servimos unas margaritas y empezamos a coger mucho, en verdad cogimos tanto... que no recuerdo otro día en mi vida en que haya cogido mas.
Anny y yo, ya nos habíamos puesto de acuerdo. Ella iba a llegar a eso de la 9:00 pm para, SOLO... observar como lo hacíamos Adolfo y yo. La depravada estaba llena de curiosidad y de lujuria. No solo se conformaba con mis relatos sexuales con Adolfo, Quería... ¡¡¡observar!!! Yo la amaba y no podía negarle ese placer.
Cuando llamo a la puerta, Adolfo y yo, mas o menos nos vestimos, nos sentamos en la sala y empezamos a platicar, Anny recibió su par de margaritas y de inmediato le dijo adiós a sus inhibiciones.
Ahi mismo me hice del pene de Adolfo y se lo mame. Asombrosamente a pesar de haber estado cogiendo tanto, tuvo una erección de inmediato, de seguro motivado por la presencia de Anny, que con su delgada figura, sus hermosas piernas largas y esos senos perfectos, excitaría a cualquiera.
Me desnude, y camine a la cama, Adolfo me siguió con su gran erección por delante y... detrás de nosotros Anny, con su carita de cachonda que tenia y sus ojos de alcoba. Por su respiración y su cara colorada supe que estaba bien excitada.
Me recoste en la cama, abrí y levante mucho las piernas y le brinde toda mi vulva. El acomodo su incansable verga y me penetro una vez más. ¡Delicioso!
No se en que momento pero Anny, ahí recostada aun lado de nosotros, se empezó a quedar sin ropa. Su preciosos cuerpo delgado estaba desnudo, como una tentación enfermiza.
Sin pena alguna empezó a palpar la penetración, acariciaba el pene de Adolfo y mis labios vaginales, como guiando las embestidas. Eso fue muy, muy exitante. tanto que un gran y loco orgasmo llego a mi y me tomo por completo. Anny me miraba con cara de asombro. Yo la vi a ella y quise que disfrutara también.
Ahí fue cuando le di la orden a Adolfo. Le dije: -"Cogetela", Anny escucho la palabra, de inmediato se acomodo como yo estaba, con las piernas abiertas y alzadas. Adolfo tomo su verga, la saco de mi vagina, y así, llena de mi flujo, busco la entrada de Anny, se la enterró, toda!!! Los dos gimieron de placer. les encanto!!!!
Yo soy tremendamente celosa. El acuerdo con Anny era que solo nos miraría coger. Nunca dijimos que se desnudaría, ni que se quedaría ahí con su cuerpo tentador y mucho menos que mi Adolfo se la cogería. Cuando le dije "Cogetela" no me reconocí, parecía que era otra persona la que hablaba. Ahora me arrepentía.
Estaba muy celosa y encabronada!!! Pero yo les di la orden, yo dije las palabras!!!!
Y ahora, Ahí estaban cogiendo los dos, disfrutando como enfermos calientes. Sus cuerpos arqueados, retorciendose, los dos gimiendo como si el aire se les acabara. La cara de Anny con la boca abierta, los ojos desorbitados y el cuello estirado y sus piernas empujando las nalgas de Adolfo hacia ella. Sus uñas enterradas en esas nalgas que tanto me gustan. Levantando toda su cadera para que su pelvis reciba completas las embestidas de Adolfo.
¡¡¡Fue una puta!!! ¿Como se atrevió a disfrutar tanto con mi hombre? ¿Porque tenia que tener un orgasmo tan exorbitante? Con tantos gritos y gemidos y su cadera y piernas con esos espasmos de locura, de éxtasis. Por momentos pensé que se moría.
Y luego Adolfo. Maldito infiel, no le basto cogerse a la deliciosa Anny, NO. encima de ello lo disfruto como puto perro caliente!!! Gruño como bestia salvaje, como demonio!!!
Era una visión del mas tremendo sueño erótico, mirar a este hombre de cuerpo hermoso y musculoso, penetrando salvajemente, con su enorme y dura verga al delgado y hermoso cuerpo, que se convulsionaba y gritaba al recibir las embestidas de ese demonio sexual.
Después de tener ambos, sus orgasmos, se quedaron ahí un momento, disfrutandose, tocándose. besándose...
Adolfo refleccionó que yo estaba ahí, a un lado.
Todavía con el impacto de le experiencia. No sabia si gritarles encabronada o abrazarlos enamorada.
Adolfo se levanto del cuerpo de Anni, saco su verga totovía de buen tamaño de la vagina de Anny. Aun los dos suspiraban recuperando su respiración. De la vagina de Anny escurrió poco a poco el semen de mi amado, yo metí mi lengua entre sus muslos y lamí ese semen, que me pertenecía. Ella se estremeció y acaricio los risos de mi cabeza, se levanto, se volteo y me acomodo para quedar en un 69, Sus lenguetazos en mi clítoris fueron electrizantes. Adolfo se excitó ¡Una vez más! Me penetro y la lengua de Anni se turnaba lamiendo mi clítoris y los huevos de mi hombre. De nuevo ricos orgasmos
Después de un rato Anny se fue, no sin antes hacernos prometer que nadie sabría sobre esta sesión sexual, mucho menos su novio.
Lamento decir que a Anny le afectó. Cuando regreso a sus 5 sentidos se sintió ofendida y usada, como una víctima de las depravaciones de nosotros y nunca volvimos a tener la linda relación de amistad que tuvimos antes.
Aunque ella siempre lo supo: Nunca iba a tener otra cogida como la de ese día.
Read More

Relatos Eróticos : Tio abusador y sobrina

tio y sobrina

Soy un Abogado de 34 años, casado con una vida tradicional, y con actividad sexual tradicional -ustedes saben, sexo cada dos semanas -, hasta hace unos meses... por la mañana voy al gym, salgo y me ducho paso por mi esposa y nos vamos al trabajo, día con día es la misma monotonía, salvo sus excepciones de que a mi pareja le de por ir al cine o en su defecto me pida pasar por mi sobrina de 15 años al colegio.

Desde hace unos dos meses ella llegó a la edad en la que le toca presentarse "en sociedad" cómo una adolescente, casi adulta, sin embargo no quiso cómo en mi país, que le diéramos sus famosos quince años tradicionales.

Desde que tenia 9 años ella sintió gran atracción, hacia su servidor debido a que por lo regular a falta de padre, he tratado de ser su tutor, por lo que hemos pasado eternos momentos juntos cómo "padre he hija".

Sin embargo pese a la legislación de mi país, he sentido cierta atracción silenciosa hacia ella, que me mantuve controlado con la idea de que sólo faltan tres años para que logre su edad madura y poder abrirme con ella, más cómo amigo que cómo padre, aprovechando de que el único lazo que nos une es el moral y el de nombre, ya que incluso no somos familiares directos consanguineos.

Pese a ello hace dos meses ella al venir de comprar el mandado, me preguntó a solas que se sentía incómoda hacia mi, que ya no sentía ese cariño de padre, por lo que acerté a tranquilizarla, y adelanté mis intenciones de ser su mejor amigo a partir de ese momento. En aquella ocasión, acababa de salir del colegio, por lo que traía aun su uniforme tradicional entre paréntesis, ya que su forma de ser, hacía que ella violara ciertas reglas del código de etiqueta del colegio, y optaba por traer la falda a unos diez - quince Centímetros arriba de la rodilla, y los escotes de sus blusas más pronunciados que lo obligatorio por el colegio; lo que hacía que la mina se viera colosal.

Cómo les comentaba, en aquella ocasión me preguntó que esa atracción de amigo hacia mi la hacía no pensar en ningun hombre de su edad, por falta de maduréz en sus compañeros, y que quería un hombre que supiera lo que quería desde el momento de dar su "primer" beso. Yo pensé que me bromeaba al decir "primer" beso por que yo había recibido en aquellos tiempos tan conservadores de los 80s, mi primer beso a los 6 años, y que incluso ahora la mina de mi sobrina habría mínimo de igualar naturalmente esa experiencia a la misma edad o tal ves algunos años después, pero que de los diez no pasaba...

Posterior mente en esa ocasión tomó de mi mano y me jaló sus manos hacia sus senos - habrán de imaginarse esos senos tiernos, pequeños pero ya desarrollados, con esa sensación de sus primeras prendas femeninas fusionandose en su cuerpo, cual vil simbiote a su ser- por lo que a pesar de ello, opte por alejarme por considerarlo incorrecto.

Al ver mi reacción se sonrió, y me pidió que le ayudara a bajar que por que en su clase de educación física, había tomado mal el balón, y había lastimado en ese intento su tobillo, cosa que se me hizo absurda, sin embargo por el cariño que le tengo a mi sobrina, opte por ir en su auxilio a abrirle la puerta del auto...

Al bajar de la unidad ella sin tarde ni perezosa, volteó hacia donde estaba con todo y su cuerpo y en un movimiento optó por abrir sus piernas que daban a mostrar, sus primeras tangas color azul pastel, que en esos momentos de fantasía loca llegué a notar mas de una ocasión cuando ella, en mas de una ocasión había intentado presumirme, y que incluso, me pedía que le acompañara a comprar dichas prendas, ya que según esto, quería verse bien para su "novio"?

En el instante que terminó de incorporarse, me pidió que me acercara más y en un sólo movimiento enredó sus piernas a mi cuerpo, sin dejarme librar por un instante, dejandome llevar más por el momento que por la ética civil propia, al saber de que lo que estábamos haciendo era una reverenda locura!

Al enredarme poco a poco acercó su sexo hacia el bulto ya formado de mi pija mas que reafirmada, ante tremenda tentación y pecado que estábamos haciendo, lo que hizo que mi pulso aumentará más de lo debido. De pronto al oído me dijo "mi madre no vendrá esta noche, la muy puta me va a dejar sola de nuevo, por irse con uno de sus amantes, y tengo miedo tío, te puedes quedar conmigo?" Cosa que acepté, pero le advertí que lo que hacíamos estaba mal y que mejor por el bien de los dos marcaramos nuestras distancias, cosa que ella aparentemente aceptó.

Al llegar a su apartamento, me dijo que iría a cambiarse y me pidió que sirviera algo de tomar, ya que la temperatura nos había dejado exhaustos en el camino, por lo que opté por abrir una cerveza que compré junto con su madre en una de esas noches locas que hemos pasado, ella y yo y que en otra ocasión le comentaré.

Al regresar cual fue mi asombro que mi sobrina sólo traía una toalla enredada misma que dejaba mucho a desear su figura, que de un lado alcanzaba a dar a notar una tanga negra con corazones a los lados hechos de metal, que secretamente en alguna ocasión se compró su madre para mi, en una de esas noches de juerga, y de la parte de arriba sólo la esponjosa textura limitaba mi mirada de ver sus pequeños pero bien formados senos.

Al poco momento me dijo "esta es la tanga que habéis comprado con mi madre, que me han dado unos enormes celos aquella ves que la compraron, y el colmo que esa noche estrenaron, muriendome yo de ganas de sentarme en tu pija y tratarte cómo mi semental y demostrarte que de mi, tendrías más mujer que de mi madre!"

En un instante le pedí de forma estricta que regresara a su recamara, por lo que en lugar de ello, soltó la toalla, dándome la espalda agachandose casi de 90 grados y con una palmada en su culo dijo "tomadme hoy, que si he de perder la virginidad ha de ser en vuestras manos, ya que te la has ganado, por ser padre y amigo al mismo tiempo!" "Vamos tío esta noche no soy tu sobrina, soy tu puta, soy más puta que mi madre, y te cojeré mejor que ella!; tal vez no tenga su experiencia, ni tampoco se cómo se hace, pero se que juntos podemos aprender de ambos!"

Opte por pedirle de nueva cuenta, cuando ya no podía saber de mi, mi corazón latía a mil por hora, y mi miembro estaba a un 90 por cierto de su capacidad -Actualmente mido 20 centímetros, sin embargo esa ocasión, podría decir que lograba las 10 pulgadas con sólo ver el culote de mi sobrina, virgen y todo para mi-.

No pude más la tomé entre mis brazos y la besé en los labios, cosa que ella respondíó con una batalla inscesante y húmeda de lenguetazos, y mordisqueos de labios, lo que hizo que esas 10 pulgadas al poco tiempo se quedarán atrás...

No se cómo comenzó el asunto, que de repente, mi sobrina ya no estaba en mi boca, sino agachada cual si fuese actriz porno, mamando mi miembro cómo una profesional - he de reconocer que esa técnica la descubrió de su madre que en más de una ocasión, nos vió tras la puerta teniendo relaciones sexuales a costas de mi esposa-; al poco rato empezaba a humedecer su vagina , con su saliva, y los restos de líquido lubricante de mi miembro, por lo que esa tanga negra, poco a poco empezó a obtener flexibilidad haciendo su figura a un lado de su vagina, para dar paso a unos labios, húmedos, rosados, y vírgenes, por lo que ella acertó y yo constaté mas adelante, que hasta la fecha ella había sólo masturbado superficialmente su clítoris, sin llegar a una penetración total por sus dedos, por que ella ya desde hace unos años ya sabía con quién mas que conmigo para perder esa capa de himen que separaba a la niña de la hembra en potencia.

No pasaron cinco minutos del juego erótico de sexo oral que mi sobrina llevaba a cabo, que se incorporó de nuevo a mi altura, y me jaló con el resto de ropa que me sobraba, hacia un sillon de tres asientos suave y muy blando que tenían en la sala. Una vez a punto de penetrarla me dijo "por favor tío, mis amigas dicen que la primera vez cómo me puede doler un buen, cómo me puede volver loca, por favor follame con ternura al principio, pero cuando estés a más de la mitad dentro de mi, olvidate que soy tu sobrina, que en ese momento seré tu eterna puta!"

No tardó mucho el momento que estuve sólo rosando su vagina, que no pude más que ensartarle, todo mi falo dentro de su concha, por lo que de un instante ella empezó a gemir de placer, primero lentamente, y después con algo más de velocidad. mientras que entre los jadeos de placer de ambos ella me decía "oh tio por favór dame más, no me dejes ir viva, que quiero ser tuya por siempre, así cabrón demuestrame que valió la pena la espera, y que estoy entregando mi ser a un macho y no aun crio cómo los de mi escuela!"

Así duramos casi una hora, follando primero de a mantis, después de a precipicio, después le enseñé algunas básicas del kamasutra, hasta que cuando ella no pudo más me pidió que me corriera todo encima de ella, permitiendome embarrar sus pechos de mi leche, que a esas alturas, ya había alcanzado los cien grados farenheith.

No pudimos más, en un instante nos vimos a los ojos, y en un movimiento que más que beso, era un duelo para ver quien comia más rápido los labios del otro, nos entrelazamos las manos diciendo en un ultimo suspiro un para siempre... Al poco momento empezamos a detener el violento juego y comenzamos a besarnos con ternura el cuerpo, ya para ese momento desnudo, repitiendo la sesión de lujuria juvenil, y placer maduro más de cuatro veces esa noche.

Posterior mente, para la mañana nos fuimos a desayunar a un deportivo a donde frecuento, y platicamos del tema, ella en lugar de arrepentida me dijo, "me muero por besarte, y volverte hacer el amor tío; desde ahora ese será nuestro secreto y espero que se repita y no me dejes abandonada, que poco a poco trataré de ser más mujer para ti en la cama"

No lo podía creer, acababa de crear un monstruo en una noche, por lo que pensé que de ese instante, la mina sería una máquina sexual con conocidos y extraños. Sin embargo no fue así, ya que ella sigue de indiferente entre sus amistades de sexo opuesto, mientras que cada viernes que nos quedamos solos, ella compra una nueva prenda de lencería que me presume antes de nuestro habitual rito de pecado y lujuria...

Fuente: Facebook
Read More

Relatos Eróticos : Sexo y marihuana en la universidad

Una historia y un relato erótico de sexo y marihuana en la universidad. Un relato muy excitante para aquellos que disfrutan de leer estos hermosos relatos en este blog de poesía y relatos de todo tipo!

Sexo y marihuana en la universidad


Relato erótico : Sexo y marihuana en la universidad

A mi amiga Anna le gustaba Paco. De hecho ella lo invito a nuestro equipo para el proyecto en la universidad. En ese tiempo yo ya había huido de mi casa y rentaba un pequeño pero lindo departamento
Paco era un clásico Nerd con sus lentes y su peinado muy correcto de lado. Nada atractivo. Pero era muy dedicado a la escuela y sus calificaciones eran de las mas altas de la Universidad. Nunca le conocimos alguna novia. Solo se relacionaba con otros chicos igual de tímidos que el
Sin dudarlo acepto trabajar con nosotras. Y ahí estábamos, como las 8:00 pm. Paco termino lo suyo, y se disponía a retirarse, a Anna y a mi nos faltaba todavía y queríamos que el nos ayudara con nuestra parte. Le dijimos que si nos ayudaba le invitaríamos un cigarro de marihuana. Puso su cara de curiosidad, ya que el nunca había probado la hierba exótica., y acepto!!!
Le dimos velocidad, y por fin terminamos como a las 10:00 pm me Prepare un par de churros y los fumamos. La hierba nos pego rápido, nos pusimos felices, nos reímos como locos y sobre todo.... nos pusimos muy, muy cachondos.
Eran días de verano, teníamos un calor de los mil infiernos y mi departamento en especial no era nada térmico. Yo tengo mucha seguridad en mi cuerpo y muy fácil es para mi quitarme la ropa. así que me quite los pantalones y me quede solo en calzones y una pequeña blusa blanca de tirantes, Anna siguió mi ejemplo e hizo lo mismo, tenia unas piernotas muy pálidas pero tremendas. Paco fue muy tímido, pero al fin se quito también su pantalón.
Te juro que fue por el calor. En ese momento yo todavía no tenia una idea sexual por la mente. Pero....El tremendo Paco, al vernos medio encueradas tuvo una erección, la trato de ocultar, pero nos dimos cuenta y le dijimos que nos mostrara, que eramos de confianza, y etcétera. Le costo trabajo decidirse, pero... por fin se la saco de los boxers que llevaba, Anna y yo, quedamos como idiotas con la bocota abierta, hipnotizadas por la belleza y tamaño de esa Verga.
Le sacamos los boxers de entre las piernas y corrimos con ellos como bobas por todos lados, el nos perseguía para recuperarlos y gritaba: "A la que atrape me la voy a coger". Yo me descuide al mirar el bamboleo de su pene al estar corriendo, el aprovecho el descuido, me atrapo y recupero sus boxers.
Me abrazo y busco mis labios. No me pude negar, es mas yo ya deseaba tener ese cuerpo sobre mi. Ay!!! solo de acordarme me vuelvo a humedecer, nos revolcamos por toda la alfombra, besandonos por todos lados usando nuestras manos en todo nuestro cuerpo, lengua, labios y dientes en genitales, nalgas y senos. Mi primer orgasmo lo tuve con su lengua en mi clítoris. Cuando me toco el turno de mamarle el pene, lo senté en el sillón como rey y yo baje de rodillas a el como una súbdita.
Anna ocupo una silla enfrente de nosotros, tomo la cámara que estaba ahí y se dedico la mitad del tiempo a tomarnos fotos y la otra mitad a masturbarse. Gracias a ella existe testimonio gráfico de lo sucedido
El duro pene de Paco nunca me cupo todo en mi boca -y mira que presumo de ser una gran mamadora-. Cogimos, cogimos y cogimos, la sensación del sexo que es apabullante, sumada a las sensaciones de la marihuana, fue algo que me rebazó completamente. Era tanto el placer que Paco me estaba obsequiando, que yo quise regalarle algo el nunca me pidió y que muchos habían querido, pero a nadie le había dado, ""mi virginidad anal""
Lo senté en el sillón y me subí encima con las pierna bien abiertas, guié la cabeza de su pene a mi ano, y fui bajando poco a poco, -por supuesto, una chica como yo siempre esta lista con lubricante para cualquier eventualidad-, ¡¡¡Me encanto!!!, Yo pensé que iba a ser doloroso para mi y que era placentero solo para ellos, los hombres. Pero ¿que crees? gratamente me di cuenta que la que estaba feliz por una cogida anal era yo!!!
El ya se había venido dos veces, pero como buen adolescente sano, recupero su erección en buen momento, y dentro de mi ano se vino por tercera ocasión junto con un ultimo orgasmo mio con la ayuda de dos dedos en mi clítoris. Uf!!! que escandaloso, gemimos y gritamos como locos.
Paco termino enamorado, pero de la marihuana...
Read More

Relato Erótico : Tío abusa sexualmente de su sobrina

Tío abusa sexualmente de su sobrina

Era el último día del mes y yo estaba nerviosa pensando si mi tío me iba a pagar, ¿o los $ 500 que me daba cada vez que teníamos sexo era mi paga? Cuándo se fue el último paciente me llamó a su oficina, ya no jugábamos al Doctor porque ya teníamos confianza, y siempre hacíamos lo que nos daba la gana sin ningún pudor, así que llegué a su escritorio, me hinqué frente a su silla y le saqué la paloma, se la acaricié, se la sobé, se la pajeé y por último se la mamé como aprendí a hacerlo con mi otro tío: garganta profunda. Como siempre, después de tragar lechita me dio dinero, salimos a las cinco para mi casa, pero antes de bajar del carro me dio $ 5000 en efectivo, ese era mi sueldo, no lo podía creer, era una fortuna, al llegar mis papás les di la gran noticia.
Como siempre mi papá me dio un beso y me felicitó, nos contó que había contratado al tío Chato en la herrería y que con sus conocimientos de tecnología y mercadeo el negocio iba subiendo, que ya le había pagado la deuda a su hermano.
… pero mi mamá, ay Dios mío, ¡Mi mamá!... ni siquiera hizo alusión a los avances de mi papá, se fue directo contra mí… me miraba como una fiera, me preguntó si yo tenía algo con mi tío, porque esa cantidad no la ganaba ni ella con su sueldo de maestra, en fin, mi papá me defendió y el pleito fue tan grave que se separaron y mi papá tuvo que alquilar un cuarto. Yo temblaba de los nervios, ¿mi mamá sospechaba o sabía algo? Me quitó mi sueldo y me dijo que debía renunciar a “ese trabajito”, que mañana fuera a la clínica y le dijera a mí tío que por orden suya debía renunciar.
En los recreos le conté todo a Irma, pero no me dijo nada, le pregunté que qué le pasaba y dijo que estaba haciendo cuentas, que si cogía con mi tío 3 veces a la semana… eran $ 1500 por cuatro semanas que tiene el mes, eran…S 6000 más mi sueldo… daban $ 11000…
IRMA: Para una pendejita como tú… te sacaste la lotería con tu tío… a mí el mío solo me da para comprarme chucherías en la tienda.
YO: ¡¿Pero por qué solo tengo $ 20?!
Para mi buena suerte los dos últimos pacientes cancelaron su cita, eso me daba tiempo para hablar con mi tío Mario, le conté lo que me había dicho mi mamá y dijo que cuando me fuera a dejar a mi casa resolvería el asunto... yo sabía que él quería su mamada vespertina, me metí debajo de su escritorio y le saqué la pija, me la metí hasta la garganta, lo mamaba con ganas, para tener 55 años todavía se le paraba muy rico…
MAMÁ: ¡Perdón que venga sin avisar pero quiero que hablemos de la nena!
Se me atragantó la verga del susto y a mi tío le temblaba la voz, a pesar del peligro o justamente por eso, me tragué su poronga en silencio.
TÍO MARIO: Pasa, Regina, siéntate por favor.
MAMÁ: ¿Y la nena?
TÍO MARIO: Pues… vino a renunciar por orden tuya y se fue temprano.
MAMÁ: Dime la verdad, Mario ¿Qué está pasando entre ustedes dos? Lucrecia tiene trece años, es una mocosa… no es posible que gane más que yo.
TÍO MARIO: Si eso es lo que te molesta… le bajo el sueldo.
MAMÁ: No me creas una idiota… es cierto que el sueldo nos ayuda… pero…
TÍO MARIO: ¿… pero? Dime Regis ¿Qué te molesta?
MAMÁ: No me llames así… tu sabes bien lo que me molesta…
TÍO MARIO: ¿… estás celosa de tu propia hija?
MAMÁ: ¡Sí!... me mantengo con un carácter insoportable que ni yo misma me aguanto… no soporto tus desprecios…
TÍO MARIO: Ya hablamos de eso…
MAMÁ: Pero yo quiero seguir hablando… yo creí que cuando habías emborrachado a mi marido… lo tomé como una señal… por eso llegué a tu habitación a regalarme… ¿Sabes lo que me costó volver a desnudarme para ti… yo quería que me cogieras como antes… pero me obligaste a vestirme, me sacaste con violencia de tu habitación… ¡Me humillaste!
TÍO MARIO: Ya te dije que yo sería incapaz de hacerle eso a mi hermano.
MAMÁ: ¿Pero no te importa hacerlo con su hija?
TÍO MARIO: Estás delirando ¡Es mejor que te vayas!
Y justo en ese momento me inundó la boca de grumos. Mi mamá se levantó ofendida, yo estaba con la boca abierta sabiendo su secreto, mi tío me dijo que lo mejor era que no nos viéramos por un tiempo, me dio $ 2000 y me dijo que si necesitaba más que lo llamara, me fue a dejar a mi casa y no sabía la que me esperaba.
Cuando llegué oí gritos de mis papás, mi mamá me echó la culpa de todas sus desgracias… bueno nos dijimos tantas cosas feas… el caso es que mis papás se divorciaron, yo me quedé a vivir con mi papá y así recuperé mi trabajo… ahora sí iba a ahorrar.
Se acercaba mi cumpleaños número 14 y mi tío Mario me prometió hacer una fiesta en la finca. Por otro lado la herrería iba tan bien que mi papá me dijo que ya le faltaba poco para enganchar una casita, que alegría, y mi tío Chato puso su empresa tecnológica y tenía mucha clientela… solo de mi mamá no sabía nada.
Me decían mis amigas que yo era muy rara, que no le hacía caso ni a los mejores papacitos de la escuela, que solo me habían visto una vez enamorada de mi ex y ni siquiera tanto porque no me importó que cortáramos. Tenían razón, no me había enamorado, solo me gustaba pero ¿amor? Bueno, ya llegaría… de momento mi papá me había abierto una cuenta de ahorros que ya llegaba a los ¡$ 50000! ¿Cómo lo hice? Eso se los cuento luego, antes les voy a contar el patético caso de mi amiguita.
Resulta que Irma al ver como yo ahorraba tanto dinero, se aplicó y le empezó a pedir más dinero a su tío, yo le dije que abriera una cuenta de ahorros y me dijo que cómo iba a justificar tanto dinero en su casa, que prefería tenerlo bajo el colchón, en poco tiempo casi iguala mis ingresos, yo le preguntaba que cómo hacía y me dijo que la acompañara a la casa de su tío.
En el camino le advertí que yo no iba a coger con su tío ni por todo el oro del mundo, le extrañó y le dije que una cosa era acostarme con los hombres que me gustaban y mantenían y otra era convertirme en prostituta, ella solo levantó los hombros, llegamos a la casa del tío, era un viejo escuálido igual que ella, me contó que era albañil ¿De dónde sacaba Irma tanto dinero con un tío albañil? Habían tres viejos apestosos, esperando a Irma, la muchachita de trece años… el muy cabrón vendía a su sobrina y le daba la mitad, el viejo trató de convencerme que yo hiciera lo mismo y quise salir corriendo:
TÍO ESCÚALIDO: ¿A dónde vas muchachita? Irma, dile que si se va no hay negocio para ti.
IRMA: Por favor, amiga, quédate, te juro que ellos no te van a hacer nada y si lo intentan gritas, esta zona es muy poblada y mucha gente vendría en tu auxilio.
YO: Está bien, lo haré por ti.
TÍO ESCUÁLIDO: Bueno, vamos al catre y encuérate Irma.
Me daba tristeza ver como mi amiga se iba quitando la ropa, sus grandes chichotas se veían relucientes, pero su traserito desnalgado daba tristeza y con lentes se veía fatal… los tres viejos se jalaban sus vergas llenas de pelos canosos, todos apestaban a ron, pero a ron de varios días, ese que se fermenta en la boca y les huele a excusado, los tres viejos sacaron Q100.00 cada uno y se los dieron al tío escuálido, todos se pusieron condones… era un cuadro esperpéntico.
VIEJO: Ponte ahí con las patas abiertas que te voy a dar la culiada de tu vida, patoja cerota.
No importa la edad que tengan, todos los hombres se sienten los más grandes sementales… si supieran lo que una piensa de ellos…
VIEJO: Ya vas a ver cómo te voy hacer ver estrellitas.
IRMA: …ayyyyy… así, así Don Jacinto, que rico me chima, deme verga papito rico, métame toda su vergota, así, cójase a esta putita de trece años que le encanta que se la chimen por la pusa, más, más, más fuerte, ay que rico, más, más duro, si papito, que rico, más, así, así…
VIEJO I: Que rica estás, patoja cabrona, tienes una pusita de niña, bien apretadita, que rico, así mamita, mueve ese culito, así, así, me vengo ya, yaaa, que riiiiicooooooo.
Y no duró ni cinco minutos, el viejo le sacó su asquerosa verga, se vistió sin limpiarse, se tomó un trago y se fue, Irma se lavó la cuca en una palangana con agua, me daba asco ver esa imagen.
El viejo desdentado le dijo al escuálido que se la quería meter por el culo, le cobró Q25.00 más. El más viejo y panzón se acostó boca arriba, Irma se metió la verga y el viejo desdentado se la cogió por el culo. Era la cosa más denigrante que había visto en mi vida, el cuerpecito de mi amiga ni siquiera se veía, estaba aplastado por dos ancianos asquerosos, Irma les decía lo rico que sentía, yo sabía que lo hacía para que los viejos acabaran pronto, y así ocurrió, casi vomito cuando el viejo le sacó la verga del culo… venía llena de mierda ¡Qué asco! Todo me parecía Dantesco, pero lo que vino a continuación no lo podía imaginar ni en mis más sucios pensamientos, el desdentado sacó otro billete de Q50.00 y se lo dio al escuálido, Irma se hincó y le bañó la boca de orina, mi amiguita trataba de tragarse semejante inmundicia pero le salía por sus comisuras y la dejó inundada de su hediondos meados, los viejos se vistieron y se fueron, yo creí que ahí había terminado el tormento… Irma tenía todo el cuerpo sudoroso y bañado de meados, se volvió a lavar y se vistió, su tío le puso una máscara de luchador, le pregunté para que era y me dijo que para que los patojos no la reconocieran en la calle, el tío la llevo a una silla, la sentó y entró un muchacho como de doce años, le pagó $ 10 al escuálido e Irma lo empezó a mamar, como pude me escapé y al salir había una cola como de diez patojos esperando su mamada. No pude evitar llorar de la tristeza, la degeneración humana no tenía límites.
Como tenía mucho dinero me compre un teléfono celular, recibí una llamada de mi tío Chato, me citó el sábado en el Parque Central cerca de Catedral y me llevó en su carro nuevo a casa de Rosita, como yo le había dicho que quería repetir ese trío pues ni modo que me echara para atrás
Desde el cumpleaños de mi tío que no veía a Rosita, tenía una casa lujosísima, por algo era arquitecta, yo soñaba con parecerme a ella cuando fuera grande, me recibió con un beso en la boca, nunca ninguna mujer lo había hecho y yo creí que no me gustaba pero me encantó.
Tomamos vino, nunca lo había hecho pero estaba rico, solo que a la tercera copa ya estaba mareada, Rosita me dijo que lamentaba mucho el divorcio de mis padres y que me quería ayudar, me dio un sobre y dijo que lo abriera en mi casa, mi tío Chato sacó otro y me dio las mismas instrucciones, les agradecí mucho lo que hacían por mí.
Se pararon y se besaron, Rosita estiró la mano pidiendo que me acercara y por primera vez en mi vida sentí un beso a tres lenguas, fue delicioso, de ahí a la cama, entre metidas de mano, besos y caricias nos desnudamos los tres, mi tío Chato se paró en medio de la cama y Rosita le mamó la verga y yo le chupé su culo peludo, a los minutos tío Chato pidió cambio, ahora yo mamaba verga y Rosita culo peludo… luego fue Rosita la que se paró, mi tío se fue directo a sus nalgas y me volvió a tender la mano para que me hincara, ya sabía yo que los sobrecitos no iban a ser de gratis, pero para ser sincera lo hubiera hecho aún sin sobrecitos… me hinqué y por primera vez en mi vida me dispuse a mamar panocha, yo creí que me iba dar asco, pero me calentaba oír sus gemidos de placer cada vez que le chupaba su pusita, los cambios se sucedieron cada vez que quien era mamado(a) lo solicitaba… estaba visto que esa vez iba a ser de muchas primeras veces.
Mi tío le chupaba la concha a Rosita, yo la verga a mi tío y Rosita me mamaba a mí, así nos fuimos probando los sexos de todos, lo que más me gustó fue que Rosita me bañó la boca con sus jugos, no sabía que yo era tan buena mamadora del cucas… mi tío nos cogió a las dos mientras entre nosotras nos mamábamos las tetas…
ROSITA: Ven, mi niña, quiero que me chupes la pusa mientras Chato me chima el culo… así, ayyyy, méteme toda esa vergota cabrón, reviéntame el culo, párteme en dos, hijo de puta… y tu putita méteme tres dedos… así… más… méteme cuatro… ay… no importa que grite, méteme la mano si puedes…
Por más que lo intenté no pude, mi tío estaba curioso y le sacó la verga del culo.
TÍO CHATO: Prueba ahora, trata de meterle todos los dedos… ¿te duele Rosita?
ROSITA: Siento delicioso… trata de meter tu manita… ayyyy…. Sigue tratando… sé que me va a entrar toda… ayyy… ya entró… métela y sácala… puta, que rico… hazme mierda… ven, Chato, te quiero mamar la píja… aj… que jico…
YO: ¿Te gusta así, Rosita?
ROSITA: Sí putita… sácame la mierda si puedes… más… más… yaaa… me vengo… me veeeeengooooo… puuuutaaaaaaa, queeee riiicooo… yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Y era cierto, la punta de mis dedos salieron llenos de caca, me fui a lavar, me encantaba ser el juguete sexual de mi prima y de mi tío, cuando salí del baño, vi el cuadro más sorprendente que había visto en mi vida, Rosita se estaba cogiendo a mi tío en cuatro, con una vergota negra amarrada a su cintura…
ROSITA: ¿Te gusta?... Dime hueco de mierda que te gusta que te reviente el culo, dime puta cabrona… dime que te gusta… te voy a coger ese culo peludo hasta que chilles, Chata, hija de puta… y tú que haces ahí con la boca abierta, ven y lámele los huevos a esta marica hija de puta… ¿Te gusta, mierda?
TÍO CHATO: Me encanta, papito, méteme toda esa vergota hasta adentro, hazme tuya, hazme tu mujer, tu puta de mierda… ay que rica chimada me estás dando, así… ayyyy… me duele, pero me gusta… me voy a venir… sigue mamándome la verga Lucrecia, hasta adentro, dame verga papito yaaaaaaaaaaaaaaaa… nunca había sentido tanto placer, par de cerotas.
Ahora era mi turno, ¿Qué me harían? ¿Qué aprendería con este par de degenerados deliciosos?
TÍO CHATO: Hagan la tijera mientras me paseo viéndolas.
Por fin iba a saber que era la tijera.
ROSITA: Abre bien las piernas nenita, así mi amor, vas a ver lo rico que vamos a sentir.
Y puso su cuca sobre la mía y comenzó a frotármela, jamás imaginé que se pudiera gozar tanto entre mujeres, tal parecía que nuestras pusas (como dice mi prima) echaran fuego la una a la otra, estábamos empapadas, yo sentí los jugos de las dos recorrer hasta mi culo, que rico era esto, mi prima me agarró de una pierna y se frotó con fuerza, entre gritos y pujidos acabamos las dos al mismo tiempo, yo sentía como si fuera semen pegajoso entre mis piernas, me quise ir a limpiar pero no me dejaron, también aprendí que el olor a sexo nos excitaba…
El momento más rico de la noche fue cuando Rosita se acostó boca arriba con su verga negra a la cintura, me sentó encima de ella, al principio me lastimaba… ella dejó que la cabalgara, hasta que me senté totalmente en ella y pude sentir los pelitos de su raja en mis nalguitas, era seña que me la había tragado toda, mi prima me apretaba los pezones con furia, me dolía pero no quería que parara, mi tío se puso atrás de mí y me la dejó ir de un solo envión, los ojos se me pusieron en blanco y empecé a pujar como la puta que no quería ser, pero pujaba y me encantaba estar llena por mis dos hoyos sexuales, fueron tantas las arremetidas de vergas que solté un grito ronco de leona recién parida, cuando me vino el orgasmo más intenso que había probado en mi vida…y solo tenía trece años…
Al llegar a mi casa lo primero que hice fue abrir mis sobres, el tío Chato, saber con qué esfuerzos me había regalado $ 750 pero el otro sobre estaba bien gordo, habían $ 3000 no lo podía creer entre mis tíos Mario y Chato, mi prima Rosita y lo poquito que me daba mi papá fui haciendo mi enorme fortuna.
Con el tío Mario seguíamos nuestra rutina de coger tres veces por semana con mi respectivo regalo, con mi prima y mi otro tío se volvió costumbre cogernos los sábados y cada vez me daban más dinero y mi papito que me daba · 100.00 al mes para mis buses y mis chucherías de la escuela, a pesar de eso no quería distraerme de los estudios, sabía que cuando tuviera la edad de mi prima, nadie me iba a dar tanto dinero.
Por las noches siempre cenaba con mi papá, le pregunté qué cuanto le faltaba para enganchar la casa, me dijo que le faltaban $ 15,000 lo besé y le mentí diciéndole que había ahorrado tres de mis sueldos en la clínica y que mañana mismo fuera a enganchar la casita, me abrazó con lágrimas en los ojos y me dijo que también me tenía una sorpresa.
Tocaron a la puerta y me presentó a una señora, ni guapa, ni fea, pero con una dulzura incomparable, me ganó inmediatamente, era la novia de mi papá, yo los abracé y los felicité, Elodia tenía tres hijos de su anterior matrimonio, dos varones de cinco y ocho años y una nena de tres, luego los conocí y nos caímos bien, al enganchar la casita, se vinieron a vivir con nosotros, ahora éramos seis en la familia.
Los domingos me juntaba con Irma a hacer las tareas de la escuela, y ahora con mayor razón, le quería presumir mi casa nueva, se la presenté al resto de la familia y nos fuimos a mi cuarto, le pregunté que cómo aguantaba coger con esos viejos apestosos y que encima la mearan, me contestó que para mí era fácil conseguir hombres de dinero, como era tan bonita, pero que ella se conformaba con esos viejos porque ni los jóvenes de nuestra edad le hacían caso, sentí una enorme compasión por ella.
Por fin mi tío Mario me dijo su tercera condición, yo me reí porque ya me había dado verga hasta por debajo de las orejas, pero igual lo escuché, quería ponerme un apartamentito cerca de su casa y que me fuera con él los fines de semana a la finca, que él hablaría con mi papá para que yo no tuviera problemas, ¿Qué patoja a mi edad no le gustaría vivir sola y con pisto? Pero por otro lado eso me alejaría del Tío Chato y de Rosita, él quería que fuera su juguete exclusivo pero de bajo de agua, hasta me prometió que si yo quería despediría a la sirvienta con todo y su hija, muy a mi pesar tuve que rechazar su oferta, él se puso muy triste, no soportaba el rechazo… y me dejó con la boca abierta cuando dijo que ME AMABA, que me parecía mucho a mi mamá… no sabía que decirle, y para que no creyera que lo rechazaba, le dije que me moría de ganas de verlo cómo se cogía a Liz y que si quería nos cogiera a las dos.
Preparó todo para ese fin de semana, llegamos a la finca… si aceptas todo esto será tuyo, le dije que lo pensaría… de lo que son capaces los hombres por un culito… por la noche despidió a la sirvienta y le dijo a Liz que se quedara para atendernos, Liz y su mamá eran indígenas de Totonicapán y me moría de la risa cuando hablaba español, porque en su tierra se hablaba quiché, y mi tío hablaba su idioma, pero como yo no, hablábamos en español:
TIO MARIO: ¿Te bañaste, Liz?
LIZ: No me ves mi pelo todo mojado pue, tócame la trenza…
TÍO MARIO: ¿Te lavaste bien el numerito?
LIZ: Simón, así como ti gusta ¿Ti sirvo un tu guiskey, dotor?
TÍO MARIOS: No, mejor andá a preparar la cama.
LIZ: Vos me quirés pisar el cul.
YO: ¿Qué dijo?
TÍO MARIO: Que la quiero coger por el culo. Bien, vamos a la habitación… desnudate Liz…
LIZ: ¡¿Aquí delante de la niña Luscrescia?!... me va a ver mi cucaracha toda peluda… me das vergüenzas.
YO: No tengas pena Liz, si querés yo también me desnudo.
LIZ: Va, ta gueno, al dotor sí lo en mirujiado el pelotas pero a vos no.
YO: Vení, desnudemos a mi tío.
LIZ: Pero ¿cómo así? Vos sos su sobrina, vas a dejar que ti mita el huevo también, eso es pecado, son de las misma sangres.
YO: ¿En tu familia no se cogen entre ustedes?
LIZ: Sí, pero dice el cura que es porque somos ignorantes, que eso lo castiga Diosito.
TIÓ MARIO: Ya déjate de hablar babosadas y acostate.
YO: Yo los quiero ver primero, tío.
LIZ: Put, te vas a qurdar a ver cómo me pisa tu tío, te va salir escúpelo, niña, ándate a rizar un tu ave maría o un tu padre nuestro
Yo me moría de la risa, esta Liz me divertía mucho, y mi tío estaba muy caliente de tener a dos menores de edad para él solito, Liz le mamaba la pija con mucho esmero, le chupaba las bolas, se metió los dos huevos a la boca, era trompuda la Liz, luego se la cogió, pero ella solo se tapaba la cara de la vergüenza, no se movía, solo se dejaba hacer, tenía muy bonito cuerpo, pero lo que más me llamó la atención fueron sus grandes chiches, las tenía más grandes que Irma… cualquiera se estuviera masturbando al ver ese cuadro, pero no estaba caliente, la situación me divertía, ver el culito peludo de mi tío penetrandola me daba risa.
TÍO MARIO: Ven amor… únete a la fiesta…
LIZ: ¡Qué! ¿Cómo le vas a hacer, si solo tienes un huevo?
TÍO Mario: Hay variantes Liz, quiero que Lucky se siente en tu cara y vos le chupas su vaginita.
LIZ: ¡No, dotor! Eso es cochino, si hago eso me huir de jeta al infierno, mujer con mujer no se vale, solo hombre con mujer.
YO: No, Liz, te voy a enseñar cómo se hace, deme permiso tío, le voy a chupar su cosita para que sienta lo rico que es… ¿Te gusta?... ¿Te gusta cómo chupo tu clítoris?
LIZ: ¿Mi qué?
TÍO MARIO: Tu gallito.
LIZ: Ah, dale pues niña, se siente sabroso… huy mi falta el aigre… casi miahogo… huy que ric…
YO: Ahora vas a sentir rico aquí…
LIZ: Esta bien sabrosa tu lengua en mi culo… eso sí mi lo hace rico el doctor, pero vos también lo haces bie ric…
YO: ¿… y aquí te gusta?
LIZ: Seguí niña, que rico me chupás todo mi chichorio.
Así inicié a Liz en los placeres de Lesbos, mi tío se la volvió a coger, yo me senté sobre su cara y ella por fin aprendió a mamarme la cuca, mi tío nos puso a hacer un 69 de ladito y nos cogía por las cucas y por los culos, alternativamente, en eso se abrió la puerta y vimos a la mamá de Liz, era el karma, mi tío me había encontrado en un trío y ahora él enfrentaba la misma situación, la señora pegó de gritos, nos insultó, le dijo a su jefe que le pagara su tiempo, mi tío le dio una cantidad generosa y su mamá sacó de las greñas a Liz completamente desnuda.
TÍO MARIO: Qué lástima, llevaban mucho tiempo trabajando para mí, pero lo que más lamento es perderme la oportunidad de tener a dos culitos jóvenes para mí solito.
No sé por qué, pero pensé en Irma…

Escrito por:  Bárbara Kaamla
Read More

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel