Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

Mostrando entradas con la etiqueta Jovencitas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jovencitas. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de mayo de 2019

Relatos Eróticos : Tio abusador y sobrina

tio y sobrina

Soy un Abogado de 34 años, casado con una vida tradicional, y con actividad sexual tradicional -ustedes saben, sexo cada dos semanas -, hasta hace unos meses... por la mañana voy al gym, salgo y me ducho paso por mi esposa y nos vamos al trabajo, día con día es la misma monotonía, salvo sus excepciones de que a mi pareja le de por ir al cine o en su defecto me pida pasar por mi sobrina de 15 años al colegio.

Desde hace unos dos meses ella llegó a la edad en la que le toca presentarse "en sociedad" cómo una adolescente, casi adulta, sin embargo no quiso cómo en mi país, que le diéramos sus famosos quince años tradicionales.

Desde que tenia 9 años ella sintió gran atracción, hacia su servidor debido a que por lo regular a falta de padre, he tratado de ser su tutor, por lo que hemos pasado eternos momentos juntos cómo "padre he hija".

Sin embargo pese a la legislación de mi país, he sentido cierta atracción silenciosa hacia ella, que me mantuve controlado con la idea de que sólo faltan tres años para que logre su edad madura y poder abrirme con ella, más cómo amigo que cómo padre, aprovechando de que el único lazo que nos une es el moral y el de nombre, ya que incluso no somos familiares directos consanguineos.

Pese a ello hace dos meses ella al venir de comprar el mandado, me preguntó a solas que se sentía incómoda hacia mi, que ya no sentía ese cariño de padre, por lo que acerté a tranquilizarla, y adelanté mis intenciones de ser su mejor amigo a partir de ese momento. En aquella ocasión, acababa de salir del colegio, por lo que traía aun su uniforme tradicional entre paréntesis, ya que su forma de ser, hacía que ella violara ciertas reglas del código de etiqueta del colegio, y optaba por traer la falda a unos diez - quince Centímetros arriba de la rodilla, y los escotes de sus blusas más pronunciados que lo obligatorio por el colegio; lo que hacía que la mina se viera colosal.

Cómo les comentaba, en aquella ocasión me preguntó que esa atracción de amigo hacia mi la hacía no pensar en ningun hombre de su edad, por falta de maduréz en sus compañeros, y que quería un hombre que supiera lo que quería desde el momento de dar su "primer" beso. Yo pensé que me bromeaba al decir "primer" beso por que yo había recibido en aquellos tiempos tan conservadores de los 80s, mi primer beso a los 6 años, y que incluso ahora la mina de mi sobrina habría mínimo de igualar naturalmente esa experiencia a la misma edad o tal ves algunos años después, pero que de los diez no pasaba...

Posterior mente en esa ocasión tomó de mi mano y me jaló sus manos hacia sus senos - habrán de imaginarse esos senos tiernos, pequeños pero ya desarrollados, con esa sensación de sus primeras prendas femeninas fusionandose en su cuerpo, cual vil simbiote a su ser- por lo que a pesar de ello, opte por alejarme por considerarlo incorrecto.

Al ver mi reacción se sonrió, y me pidió que le ayudara a bajar que por que en su clase de educación física, había tomado mal el balón, y había lastimado en ese intento su tobillo, cosa que se me hizo absurda, sin embargo por el cariño que le tengo a mi sobrina, opte por ir en su auxilio a abrirle la puerta del auto...

Al bajar de la unidad ella sin tarde ni perezosa, volteó hacia donde estaba con todo y su cuerpo y en un movimiento optó por abrir sus piernas que daban a mostrar, sus primeras tangas color azul pastel, que en esos momentos de fantasía loca llegué a notar mas de una ocasión cuando ella, en mas de una ocasión había intentado presumirme, y que incluso, me pedía que le acompañara a comprar dichas prendas, ya que según esto, quería verse bien para su "novio"?

En el instante que terminó de incorporarse, me pidió que me acercara más y en un sólo movimiento enredó sus piernas a mi cuerpo, sin dejarme librar por un instante, dejandome llevar más por el momento que por la ética civil propia, al saber de que lo que estábamos haciendo era una reverenda locura!

Al enredarme poco a poco acercó su sexo hacia el bulto ya formado de mi pija mas que reafirmada, ante tremenda tentación y pecado que estábamos haciendo, lo que hizo que mi pulso aumentará más de lo debido. De pronto al oído me dijo "mi madre no vendrá esta noche, la muy puta me va a dejar sola de nuevo, por irse con uno de sus amantes, y tengo miedo tío, te puedes quedar conmigo?" Cosa que acepté, pero le advertí que lo que hacíamos estaba mal y que mejor por el bien de los dos marcaramos nuestras distancias, cosa que ella aparentemente aceptó.

Al llegar a su apartamento, me dijo que iría a cambiarse y me pidió que sirviera algo de tomar, ya que la temperatura nos había dejado exhaustos en el camino, por lo que opté por abrir una cerveza que compré junto con su madre en una de esas noches locas que hemos pasado, ella y yo y que en otra ocasión le comentaré.

Al regresar cual fue mi asombro que mi sobrina sólo traía una toalla enredada misma que dejaba mucho a desear su figura, que de un lado alcanzaba a dar a notar una tanga negra con corazones a los lados hechos de metal, que secretamente en alguna ocasión se compró su madre para mi, en una de esas noches de juerga, y de la parte de arriba sólo la esponjosa textura limitaba mi mirada de ver sus pequeños pero bien formados senos.

Al poco momento me dijo "esta es la tanga que habéis comprado con mi madre, que me han dado unos enormes celos aquella ves que la compraron, y el colmo que esa noche estrenaron, muriendome yo de ganas de sentarme en tu pija y tratarte cómo mi semental y demostrarte que de mi, tendrías más mujer que de mi madre!"

En un instante le pedí de forma estricta que regresara a su recamara, por lo que en lugar de ello, soltó la toalla, dándome la espalda agachandose casi de 90 grados y con una palmada en su culo dijo "tomadme hoy, que si he de perder la virginidad ha de ser en vuestras manos, ya que te la has ganado, por ser padre y amigo al mismo tiempo!" "Vamos tío esta noche no soy tu sobrina, soy tu puta, soy más puta que mi madre, y te cojeré mejor que ella!; tal vez no tenga su experiencia, ni tampoco se cómo se hace, pero se que juntos podemos aprender de ambos!"

Opte por pedirle de nueva cuenta, cuando ya no podía saber de mi, mi corazón latía a mil por hora, y mi miembro estaba a un 90 por cierto de su capacidad -Actualmente mido 20 centímetros, sin embargo esa ocasión, podría decir que lograba las 10 pulgadas con sólo ver el culote de mi sobrina, virgen y todo para mi-.

No pude más la tomé entre mis brazos y la besé en los labios, cosa que ella respondíó con una batalla inscesante y húmeda de lenguetazos, y mordisqueos de labios, lo que hizo que esas 10 pulgadas al poco tiempo se quedarán atrás...

No se cómo comenzó el asunto, que de repente, mi sobrina ya no estaba en mi boca, sino agachada cual si fuese actriz porno, mamando mi miembro cómo una profesional - he de reconocer que esa técnica la descubrió de su madre que en más de una ocasión, nos vió tras la puerta teniendo relaciones sexuales a costas de mi esposa-; al poco rato empezaba a humedecer su vagina , con su saliva, y los restos de líquido lubricante de mi miembro, por lo que esa tanga negra, poco a poco empezó a obtener flexibilidad haciendo su figura a un lado de su vagina, para dar paso a unos labios, húmedos, rosados, y vírgenes, por lo que ella acertó y yo constaté mas adelante, que hasta la fecha ella había sólo masturbado superficialmente su clítoris, sin llegar a una penetración total por sus dedos, por que ella ya desde hace unos años ya sabía con quién mas que conmigo para perder esa capa de himen que separaba a la niña de la hembra en potencia.

No pasaron cinco minutos del juego erótico de sexo oral que mi sobrina llevaba a cabo, que se incorporó de nuevo a mi altura, y me jaló con el resto de ropa que me sobraba, hacia un sillon de tres asientos suave y muy blando que tenían en la sala. Una vez a punto de penetrarla me dijo "por favor tío, mis amigas dicen que la primera vez cómo me puede doler un buen, cómo me puede volver loca, por favor follame con ternura al principio, pero cuando estés a más de la mitad dentro de mi, olvidate que soy tu sobrina, que en ese momento seré tu eterna puta!"

No tardó mucho el momento que estuve sólo rosando su vagina, que no pude más que ensartarle, todo mi falo dentro de su concha, por lo que de un instante ella empezó a gemir de placer, primero lentamente, y después con algo más de velocidad. mientras que entre los jadeos de placer de ambos ella me decía "oh tio por favór dame más, no me dejes ir viva, que quiero ser tuya por siempre, así cabrón demuestrame que valió la pena la espera, y que estoy entregando mi ser a un macho y no aun crio cómo los de mi escuela!"

Así duramos casi una hora, follando primero de a mantis, después de a precipicio, después le enseñé algunas básicas del kamasutra, hasta que cuando ella no pudo más me pidió que me corriera todo encima de ella, permitiendome embarrar sus pechos de mi leche, que a esas alturas, ya había alcanzado los cien grados farenheith.

No pudimos más, en un instante nos vimos a los ojos, y en un movimiento que más que beso, era un duelo para ver quien comia más rápido los labios del otro, nos entrelazamos las manos diciendo en un ultimo suspiro un para siempre... Al poco momento empezamos a detener el violento juego y comenzamos a besarnos con ternura el cuerpo, ya para ese momento desnudo, repitiendo la sesión de lujuria juvenil, y placer maduro más de cuatro veces esa noche.

Posterior mente, para la mañana nos fuimos a desayunar a un deportivo a donde frecuento, y platicamos del tema, ella en lugar de arrepentida me dijo, "me muero por besarte, y volverte hacer el amor tío; desde ahora ese será nuestro secreto y espero que se repita y no me dejes abandonada, que poco a poco trataré de ser más mujer para ti en la cama"

No lo podía creer, acababa de crear un monstruo en una noche, por lo que pensé que de ese instante, la mina sería una máquina sexual con conocidos y extraños. Sin embargo no fue así, ya que ella sigue de indiferente entre sus amistades de sexo opuesto, mientras que cada viernes que nos quedamos solos, ella compra una nueva prenda de lencería que me presume antes de nuestro habitual rito de pecado y lujuria...

Fuente: Facebook
Read More

Relatos Eróticos : Sexo y marihuana en la universidad

Una historia y un relato erótico de sexo y marihuana en la universidad. Un relato muy excitante para aquellos que disfrutan de leer estos hermosos relatos en este blog de poesía y relatos de todo tipo!

Sexo y marihuana en la universidad


Relato erótico : Sexo y marihuana en la universidad

A mi amiga Anna le gustaba Paco. De hecho ella lo invito a nuestro equipo para el proyecto en la universidad. En ese tiempo yo ya había huido de mi casa y rentaba un pequeño pero lindo departamento
Paco era un clásico Nerd con sus lentes y su peinado muy correcto de lado. Nada atractivo. Pero era muy dedicado a la escuela y sus calificaciones eran de las mas altas de la Universidad. Nunca le conocimos alguna novia. Solo se relacionaba con otros chicos igual de tímidos que el
Sin dudarlo acepto trabajar con nosotras. Y ahí estábamos, como las 8:00 pm. Paco termino lo suyo, y se disponía a retirarse, a Anna y a mi nos faltaba todavía y queríamos que el nos ayudara con nuestra parte. Le dijimos que si nos ayudaba le invitaríamos un cigarro de marihuana. Puso su cara de curiosidad, ya que el nunca había probado la hierba exótica., y acepto!!!
Le dimos velocidad, y por fin terminamos como a las 10:00 pm me Prepare un par de churros y los fumamos. La hierba nos pego rápido, nos pusimos felices, nos reímos como locos y sobre todo.... nos pusimos muy, muy cachondos.
Eran días de verano, teníamos un calor de los mil infiernos y mi departamento en especial no era nada térmico. Yo tengo mucha seguridad en mi cuerpo y muy fácil es para mi quitarme la ropa. así que me quite los pantalones y me quede solo en calzones y una pequeña blusa blanca de tirantes, Anna siguió mi ejemplo e hizo lo mismo, tenia unas piernotas muy pálidas pero tremendas. Paco fue muy tímido, pero al fin se quito también su pantalón.
Te juro que fue por el calor. En ese momento yo todavía no tenia una idea sexual por la mente. Pero....El tremendo Paco, al vernos medio encueradas tuvo una erección, la trato de ocultar, pero nos dimos cuenta y le dijimos que nos mostrara, que eramos de confianza, y etcétera. Le costo trabajo decidirse, pero... por fin se la saco de los boxers que llevaba, Anna y yo, quedamos como idiotas con la bocota abierta, hipnotizadas por la belleza y tamaño de esa Verga.
Le sacamos los boxers de entre las piernas y corrimos con ellos como bobas por todos lados, el nos perseguía para recuperarlos y gritaba: "A la que atrape me la voy a coger". Yo me descuide al mirar el bamboleo de su pene al estar corriendo, el aprovecho el descuido, me atrapo y recupero sus boxers.
Me abrazo y busco mis labios. No me pude negar, es mas yo ya deseaba tener ese cuerpo sobre mi. Ay!!! solo de acordarme me vuelvo a humedecer, nos revolcamos por toda la alfombra, besandonos por todos lados usando nuestras manos en todo nuestro cuerpo, lengua, labios y dientes en genitales, nalgas y senos. Mi primer orgasmo lo tuve con su lengua en mi clítoris. Cuando me toco el turno de mamarle el pene, lo senté en el sillón como rey y yo baje de rodillas a el como una súbdita.
Anna ocupo una silla enfrente de nosotros, tomo la cámara que estaba ahí y se dedico la mitad del tiempo a tomarnos fotos y la otra mitad a masturbarse. Gracias a ella existe testimonio gráfico de lo sucedido
El duro pene de Paco nunca me cupo todo en mi boca -y mira que presumo de ser una gran mamadora-. Cogimos, cogimos y cogimos, la sensación del sexo que es apabullante, sumada a las sensaciones de la marihuana, fue algo que me rebazó completamente. Era tanto el placer que Paco me estaba obsequiando, que yo quise regalarle algo el nunca me pidió y que muchos habían querido, pero a nadie le había dado, ""mi virginidad anal""
Lo senté en el sillón y me subí encima con las pierna bien abiertas, guié la cabeza de su pene a mi ano, y fui bajando poco a poco, -por supuesto, una chica como yo siempre esta lista con lubricante para cualquier eventualidad-, ¡¡¡Me encanto!!!, Yo pensé que iba a ser doloroso para mi y que era placentero solo para ellos, los hombres. Pero ¿que crees? gratamente me di cuenta que la que estaba feliz por una cogida anal era yo!!!
El ya se había venido dos veces, pero como buen adolescente sano, recupero su erección en buen momento, y dentro de mi ano se vino por tercera ocasión junto con un ultimo orgasmo mio con la ayuda de dos dedos en mi clítoris. Uf!!! que escandaloso, gemimos y gritamos como locos.
Paco termino enamorado, pero de la marihuana...
Read More

Relato Erótico : Sexo con el vecino viejo

El Sr Ramírez ha sido mi vecino por muchos años, y aunque ya casi está en sus sesentas, pareciera que tuviera 40, el siempre hace mucho deporte y se conservaba en muy buena condición física y mental

El mi esposo y yo siempre tuvimos una excelente reacción, la esposa de nuestro vecino murió hace ya algún tiempo y desde entonces mi esposo me celaba más de lo normal con él, especialmente cuando le visitaba solo para saber que él estaba bien, ya que después del fallecimiento de su esposa se podía ver un halo de tristeza en él, y mientras más tiempo pasaba con el más celo me daban en casa.

Un día pensé, bueno ya que Sr. Ramírez esta solo quizá pueda ayudarme con los chicos, la escuela y pasar tiempo con ellos hasta que llegue de trabajar, eso salió maravilloso, ahora tenía un niñero gratuito que solo se conformaba con que le diera cena uno que otro día acompañado de unas horas de mi compañía.

Mi esposo puso tanto afán con nuestro vecino que finalmente se divorció de mí. Con el tiempo Sr. Ramírez paso de ser solo el vecino y se convirtió en uno más de nuestra familia, era un buen amigo y una excelente compañía, leíamos, veíamos TV, y me ayudaba con los chicos cuando era necesario, sin lugar a duda un excelente vecino.

Yo siempre tuve un apetito sexual bastante desarrollado, mi esposo siempre me dio lo necesario para estar feliz, cogíamos a menudo, sin embargo, al terminar yo me daba mis escapadas y terminaba masturbándome con mis juguetitos, ahhhhh. Que delicia que placer poder terminar cuando tú quieres y cómo quieres, prolongar tu orgasmo y de momento ahhhhh, dejarte llevar por ese extraño sentir de la carne humana.

Con el tiempo y al pasar los días descubrí que estaba super hambrienta de sentir y tener un hombre en mi cama, mi deseo en lugar de disminuir crecía diariamente. Fue entonces cuando un día mientras limpiaba mi jardín ya no aguanté, mi vagina me gritaba a gritos que necesitaba que alguien me metiera una buena cogida, que me hiciera gemir y venirme a chorros, sentir el calor de otra piel, y el semen en mi vagina, ese día decidí hacer el jardín en mis mallas, aunque negras, con el sol se transparentaban dejando ver mis delicias, no me opuse ropa interior, y siempre tenía mi cosita afeitada o con un corte que no dejaba nada a la imaginación, mis engrosados labios se marcaban a la perfección, y la humedad me envolvía al pensar que alguien pudiera estarme observando, me puse una playera holgada y no bra, mis pezones eran acariciados por mi playera, produciéndome escalofríos en la piel, de pronto sentí la mirada de alguien.

Al cruzar la calle estaba el jardinero de mi vecino, un hombre maduro de buen ver, con el cual sonreía y me saludaba sin pena alguna, casi podría decir que sus ojos miraban mi húmeda vagina, sus ojos se escondían entre sus gafas, sin embargo, sabía que me estaba mirando ya que su pantalón me lo hacía saber, de inmediato se me ocurrió algo. Jaime buenos días le dije, le puedo pedir su opinión en algo?, el de inmediato cruzo la calle y me dijo claro, dígame. Me puse de rodillas y pare el culo para que pudiera ver mis nalgas y la endura de mi cosita, quisiera saber si me pudiera arreglar este tubo que se ha roto y no moja mis rosas, creo me las está dañando y eso me pone triste, gire mi cabeza para ver que Jaime estuviera parado detrás de mí y pude ver aquella bestia de verga entre su ropa.

Claro me dijo, déjeme ver qué puedo hacer, me indico que si no me molestaba que lo hiciera tan pronto terminara con el jardín del vecino, le dije que me encantaba que se tomara su tiempo para que lo hiciera bien ya que necesitaba que mis plantas estuvieran perfectamente humedecidas y que yo sabía que el sabría cómo hacer que ellas se refrescaran y quedaran cubiertas de un fresco rocío (de inmediato note que entendió el doble sentido de mi conversación) me contesto, no se preocupe, me encargare de que queden completamente húmedas posando su mano en su verga sin pena alguna.

Me levante, puse mis manos en la cintura y le deje ver por entre el cuello de mi playera, mis senos estaban erectos y firmes deseando que aquellas manos me apretaran con pasión. Jaime se bajó los anteojos y me dijo, no se preocupe mis manos están listas y dispuestas a ayudarle.

Se dio la vuelta y me sonrió mientras cruzaba la calle.

Horas más tarde, Jaime termino de arreglar el ducto de agua y se presentó en la puerta, estaba empapado y con lodo en sus rodillas, me dijo que ya estaba arreglado el tubo y que solo pasaba a avisarme, le dije que pasara, pero le dio pena, le dije que pasara por la puerta del jardín y que le esperaría junto a la puerta de la cocina, que cerrara bien una vez que entrara, Javier, nunca había entrado a casa, y no sabía que en la parte trasera de ella tenía un jacuzzi y regadera, el plan funcionaba a la perfección, mi vecino salió con mis hijos a la playa desde temprano así que tendría algunas horas a solas con Jaime, todo marchaba a pedir de boca.

Jaime se sorprendió al ver mi jacuzzy, le pedí se quitará la ropa, me la diera para lavársela, apenado me decía que no, le di un par de shorts y le dije que solo tomaría unos minutos que mientras él se bañaba la ropa quedaría lista, y que además iba a traerle un trago para que se relajara... de inmediato observe que se sonrojaba, pero que la verga se le hinchaba, señal de que el plan estaba funcionando

Escuche el sonar de la regadera, tome su ropa y regrese solo en un camisón transparente, él estaba de espaldas así que no me había visto

Salte en el yacusi y le dije que su trago estaba listo que la ropa se secaría y pronto estaría lista, Jaime volteo y cuando me vio en el agua burbujeante, su miembro salto nuevamente entre los shorts que le había ofrecido, le pedí que entrara en el yacusi y que conversáramos, el entro más por pena que deseo, una vez ahí le pase su trago y converse con él para que se relajara. Platicamos de su familia, de su trabajo y poco a poco mi pie encontró el suyo, lo toque lentamente, sonreímos, le volví a tocar y esta vez deposite mi pie en su pierna, me tomo el pie y empezó a masajearme la planta.

Seguimos platicando y su mano recorría mi planta y empezaba a subir hacia mi entrepierna, mi vagina pulsaba y se estremecía, hacia tanto que no me había tocado un hombre, cerré los ojos y gemí suavemente, sentí como la mano de Javier llego hasta mi Ingle, inmediatamente abrí mis piernas dándole acceso a su mano, mi pierna tocaba su viril miembro y trataba de liberarlo de sus shorts, el siguió subiendo su mano y encontró los labios de mi vagina, de inmediato se abalanzo sobre mí, y me beso, sus manos dejaron mi vagina y se postraron en mis senos, inmediatamente apretó mis pezones, su lengua entraba y se movía en todo el interior de mi boca, me mordía los labios, yo hacía lo mismo, jadeaba de placer, le pedí se detuviera.

Le dije que quería sentir sus labios en mi vagina, me senté en la orilla del jacuzzi y abrí mis piernas invitándole a que besara mi recién rasurada vagina, sus labios encontraron los míos, su lengua entraba y me hacía emitir sonidos de placer

Así, así, hacia tanto tiempo que no me chupaban, sigue, no te detengas, hazme venir, Jaime introducía sus dedos en mi vagina al mismo tiempo que chupaba y mordisqueaba mi clítoris, mi cuerpo se retorcía de placer, con una mano me cubría la boca, mis gemidos eran cada vez más fuertes, la manera de besar y succionar mi clítoris me tenía al borde del orgasmo, mis caderas empujaban para ser penetrada por esa lengua candente, Jaime me recorría desde el culo hasta la punta superior de mi vagina, ya no podía más, ya no podía detener aquel orgasmo que me consumía, tome la cabeza de Jaime y la apreté contra mi vagina, mi orgasmo arrojo una cantidad exagerada de líquidos, Jaime seguía chupando y lamiendo otro orgasmo me atrapo y otro más, el culo se me estremecía a cada orgasmo.

Jaime se detuvo, me beso en la boca, yo seguía temblando, mi cuerpo sudaba copiosamente, Jaime me abraso y al mismo tiempo se acomodó frente a mí. Su pene encontró la entrada de mi vagina, no me había dado tiempo de recuperarme cuando Jaime ya me tenía ensartada. Entro en mi lentamente, poco a poco fue apoderándose de mi hambrienta vagina, su gruesa macana me llenaba todo mi interior ensanchando mis paredes centímetro a centímetro, hasta que sus bolas tocaron mi culo, fue entonces que sentí que la punta de su verga tocaba la base de mi matriz, algo completamente nuevo para mí, le pedí que no se moviera, que me dejara disfrutar esa nueva experiencia, con mis músculos apretaba su verga, el me mordía los oídos y gemía placenteramente.

Inmediatamente empecé a subir y bajar de ese tremendo artefacto que se hundía en mí, Jaime me abrazaba y empujaba sus caderas, yo sentada en esa descomunal verga me balanceaba, el agua del yacusi salía de la tina, nuestros cuerpos chocaban con pasión, cada vez que me penetraba sentía como esa verga se habría paso dentro de mí, tocando todas las áreas sensibles de mi cosita, así empuja, dámela toda, que rica verga Jaime, cógeme métela toda párteme en dos Jaime cógeme, Jaime me hundía su verga sin compasión, no podía entender cómo es que su orgasmo no había llegado.

Jaime me pidió que me hincara en el jacuzzi para que me entrara por detrás, le pedí que primero me dejara chuparle la verga, que me había hecho venir tres veces y que no quería desperdiciar esa verga sin ser chupada, Jaime se sentó en la orilla del jacuzzi y me dejo hacer de esa verga mi ducle favorito.

Su tamaño era esplendido, su sabor inigualable, su textura formidable, estaba enloqueciendo de placer, poco a poco fui tragándome toda esa verga ardiente la cual no pude tener en mi boca completamente, mi vagina palpitaba solo de pensar que iba a ser penetrada nuevamente por aquel magnifico palo, le chupe la verga por unos minutos mientras dejaba que mi vagina se recobrara de tanto placer, pero ahora estaba lista para ser cogida nuevamente, Javier se puso detrás de mí y envistió suavemente hasta quedar ensartada otra vez, hasta el tope, sus manos se depositaron a la orilla de la tina, y yo las apreté fuertemente evitando que se moviera o retrocediera, ni un centímetro salió de mi cosita, Javier sentía como mi vagina pulsaba y apretaba su verga, y me decía suéltame que te voy a dar una cogida como nadie te la ha dado.

Mi cerebro estaba desconectado, lo único que sentía era el placer de esa verga tocando mi matriz, empuja Javier empuja dame esa verga que me estas matando de placer, el agua hacia su oleaje y Javier entraba y salía dentro de mí, entonces fue que empezó a decirme cosas, pero que rica estas mamacita, pensar que he venido pensando que decirte para estar cerca de ti, y ahora te estoy cogiendo, que rico culo tienes, que ricas tetas, que culo más delicioso, cada vez que Jaime hablaba su voz resonaba en mi vagina, su voz hacia temblar mi clítoris, toma toda, toda te la voy a meter toda hasta el tope, sus bolas hacían contacto con mi clítoris, su pene empujaba mi matriz, ya no podía contenerme más, métela Javier, quiero que te vengas en mí, necesito tu leche, necesito tu esperma caliente dentro de mi dámelo, cógeme fuerte méteme la verga hasta que me ahogues, Jaime empezó a jadea y moverme más rápido, sus embestidas eran más fuertes, nuestra piel emitía sonidos cada vez que nuestros cuerpos chocaban. Sus manos se posaron en mis caderas y me atraía fuertemente contra el

Yo había encontrado mi orgasmo y estaba al borde de otro más, Javier ya no puedo más, dámela vente en mí, méteme esa verga y vente en mí, dámela córrete mójame por dentro ahógame con tu semen, Jaime ya no pudo más y embistió fuertemente, y grito, yaaaa no puedo yaaaa me vengo, me vengo ahhhhh, su cuerpo empujaba, el mío se balanceaba con sus embestidas, sus chorros ardientes salían de mi vagina junto con los suyos.

La secadora de ropa sonó, la ropa de Jaime estaba lista, mi jardín arreglado y mi vagina lubricada, Jaime se despidió y salió por la puerta del patio, yo me duche y espere a que mis hijos regresaran con el señor Ramírez de su paseo por la playa, ahora me pregunto si el Sr. Ramírez sabrá como limpiar un jacuzzi?

Relato Erótico : Sexo con el vecino viejo

Fuente: Facebook
Read More

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel