Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

Mostrando entradas con la etiqueta Trío. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Trío. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de septiembre de 2019

Relato erótico : Fantasía con otro hombre

Hola, soy un hombre de 43 años, bien parecido, con buen cuerpo ya que siempre he practicado deportes y he llevado una vida sana, estoy casado con una mujer de 38 años que es un bombón, os la describo un poco físicamente... mide 1,68, delgada, morena con el pelo corto, tiene unas piernas largas y muy bonitas, sus pechos son pequeños pero preciosos y bien puestos, con unos pezones preciosos.
Llevamos juntos 12 años y claro la actividad sexual ha bajado bastante por la monotonía, aunque nuestro sexo siempre ha sido muy satisfactorio. Desde hace un tiempo cuando me masturbo fantaseo con la siguiente idea:
Un día le propongo hacer un trío con otro hombre... ella al principio no lo ve claro pero poco a poco la voy convenciendo... hasta que un día decidimos dar el paso y tras dar con un candidato de nuestro agrado nos decidimos dar el paso. Buscábamos un hombre de entre 40 y 45 años, educado, con un físico agradable, sensible, sano y limpio y por supuesto respetuoso... tras unos meses encontramos el candidato ideal y lo invitamos a venir a nuestra casa un sábado por la noche.
Llegó la hora y estábamos muy nerviosos pero a la vez muy excitados, mi mujer se había puesto muy guapa, llevaba una faldita corta de color negro y una camisa blanca sin sujetador que transparentaba sus pezones ligeramente, llevaba puestas unas bailarinas de color negro y por supuesto olía muy bien y estaba totalmente depilada...
LLamaron a la puerta era Carlos, un hombre de 45 años muy atractivo, algo más alto que yo, mi mujer al verlo se ruborizó un poco y supe que le gustaba, para romper el hielo nos dispusimos a tomar una ligera cena a base de jamón y embutidos con vino, a la segunda copa de vino el alcohol empezó a hacer efecto y a desinihibirnos, las conversaciones fluían y las risas salían solas, la verdad que conectamos muy bien desde el principio.
Al cabo de un rato decidimos pasar al salón y seguir hablando con nuestras copas de vino, mi mujer se había quitado las bailarinas y estaba sentada en el sofá con las piernas cruzadas lo que hacía que se le viera el tanguita negro que tenía puesto que además era tan mini que se le veían los labios mayores a cada lado de la tanguita, Carlos no la quitaba ojo y eso nos gustaba a los dos, a él se le notaba una erección debajo del pantalón....
LLegó el momento y fuí yo el que dije que podíamos quitarnos la ropa para estar más cómodos, cosa que estábamos deseando los tres, Carlos se acercó a mi mujer y poniendose de pie los dos comenzaron a besarse, mi mujer comenzaba a respirar fuerte debido a la excitación y comenzó a acariciarle la polla por encima del pantalón mientras Carlos le quitaba la blusa quedando sus tetitas de adolescente a la vista, el comenzó a acariciarlos cosa que a mi mujer le estaba volviendo loca, mientras el le besaba y comía el cuello... ella comenzaba a desabrochar sus pantalones y meter la mano debajo de sus boxer para empezar a masturbarle lentamente...todos estabamos cachondísimos, yo tenía una excitación brutal y estaba empalmadísimo tambien, ayudé a Carlos a desnudar a mi mujer y le quite la faldita y las braguitas mientras Carlos se quedaba desnudo completamente, tenía un buen cuerpo y su pene era algo más largo que el mío y mas grueso... y estaba empalmadisimo tambíen... comenzaron a frotar sus sexos y a besarse y acariciarse por todo el cuerpo.
Después de unos minutos de magreo mientras yo me masturbaba viendo el espectáculo mi mujer se tumbó en el suelo sobre una alfombra que tenemos muy grande y suave, Carlos se tumbó a su lado y yo también quedando ella en medio de los dos... ella comenzó a masturbarnos a la vez muy despacio, no había prisas teníamos toda la noche para nosotros, Carlos la besaba y acariciaba sus tetas y yo acariciaba su clítoris despacito lubricándolo con sus propios flujos pues ya estaba bastante mojada...
Después de unos minutos así mi mujer se puso de rodillas entre las piernas de Carlos y comenzó a chuparle la polla lentamente pero con intensidad.... estaba gozando, yo aproveché y me puse detras de ella que tenía el culo en pompa y se veía su vagina rosada abierta y brillante por sus fluidos y su ano... y comenzé a lamerle las dos cosas, a ella le encanta que le chupe el ano mientras la masturbo.
Al cabo de un rato ella me dice: me encanta la polla de Carlos, a lo que yo le respondí que me encantaba que así fuera, me acerqué para ver de cerca como se la chupaba y mi excitación era tan grande que me iba a estallar la polla, no sé como pero de repente cojí la polla de Carlos con mi mano y comenzé a masturbarle mientras mi mujer se la chupaba, y después de un par de minutos así mi mujer me dijo que se la chupáramos los dos... a lo que accedí... lo deseaba... deseaba tener esa polla dura en mi boca, deseaba darle placer y así lo hice, acerqué mi boca a su polla y entre los dos le dimos una mamada de escándalo sin dejar que se corriera...
Mi mujer se tumbó en el suelo con las piernas abiertas y dijo que necesitaba la polla de Carlos dentro... Carlos se puso encima de ella y puso la punta de su polla en la entrada del coñito de mi mujer, que al sentirlo soltó un gemido precioso... yo también acerqué mi polla a su coñito y empezamos a masturbarla con nuestras pollas, de vez en cuando Carlos y yo frotábamos nuestros capullos el uno contra el otro sintiendo un placer inigualable... Hasta que mi mujer mi apartó y le dijo a Carlos:
-Carlos me encantas y todo esto me está encantando pero ahora quiero confesaros una fantasía que tengo y que nunca he contado.... quiero que me violeís...que me folléis muy duro y me hagais lo que queráis aunque diga que no. Yo casi me corro al oir eso y Carlos igual.
De repente Carlos la cogió del pelo y le dió un tortazo que la dejó aturdida y con un hilillo de sangre que salía de su labio, la tumbó en el suelo boca abajo y le abrió las piernas todo lo que pudo, cogió su polla gruesa con la mano y se la clavó de golpe, entera hasta los huevos, mi mujer gritó de dolor y puso los ojos en blanco, Carlos comenzó a follarla muy duro y rápido, mientras mi mujer gemía y lloraba de placer y dolor, mientras yo metía mi polla en su boca sintiendo sus arcadas, era espectacular....Después de un rato yo no pude aguantar y me corrí en su boca mientras Carlos la había puesto de pie contra la pared y comenzaba a metersela por el culo... muy bestia... mi mujer casi no se tenía en pie y no hacía más que gritar de placer, podía ver sus flujos resbalar por sus muslos y un hilo de sangre que salía de su ano.. así estuvieron un rato, mi mujer se corrió como tres o cuatro veces seguidas, Carlos dijo que se iba a correr y sacó la polla de su culo y le preguntó a mi mujer donde quería su semen, a lo que ella respondió que dentro de su coño, quería su semen en sus entrañas, Carlos la tumbó en el sofá le abrió las piernas y colocó sus pies encima de sus hombros para hundirle su polla de nuevo en su coñito y comenzò a bombear de una manera bestial, las tetitas de mi mujer se movían de arriba a abajo con las embestidas y al poco tiempo Carlos comenzó a correrse dentro de su coño, ella al sentir el chorro de semen en lo más intimo de su ser tuvo su último y más intenso orgasmo quedando tumbada con las piernas abiertas en el sofá y el semen saliendo de su coño lentamente... se quedó dormida, Carlos y yo nos quedamos hablando a su lado sobre lo bien que había estado tomando una última copa de vino... nos vestimos y nos despedimos sabiendo que habría más veces como ésta o mejor...
Gracias Carlos... me encantó tu educación, tu saber estar, la química que tuvimos los tres, tu respeto... me encantó saborear tu polla y darte placer.... ahora me voy a masturbar de nuevo pensando en todo esto.

trio dos hombres una mujer

Read More

viernes, 10 de mayo de 2019

Relato Erótico: Sexo en trío con primas lesbianas Cubanas

Relato Erótico: Sexo en trío con primas lesbianas Cubanas

Hola que tal amigos, les voy a platicar algo que me contó un amigo muy cercano a mí, en las vacaciones de navidad del año pasado, comenzaré por presentar a mi amigo el cual llamaré Oscar, bien el es un tipo moreno claro, mide 1.75, delgado, pelo quebrado algo no muy bien parecido pero es muy amistoso, eso lo se por comentarios entre las mismas chicas.

Todo sucedió en las vacaciones de navidad cuando decidió ir a otra ciudad de Cuba con sus primas las cuales lo invitaron a ir de campamento a una reserva ecológica fuera de la ciudad, comentaré lo que me platico.

Cuando llegue a la casa de mis primas ya estaban esperándome, Karla y Carolina, Karla es bajita, medio rellenita, gordibuena blanca con unas tetas de tamaño considerable, un culito paradito que a mas de uno se le antojaría, Carolina es un poco más alta, delgada, de pechos pequeños y un trasero paradito, las dos son muy buena onda, después subimos las cosas al coche y partimos a la reserva, en el camino comentamos lo bueno que era vernos después de varios años, y cosas de la escuela, de nuestra vida, de nuestras familias y recordando las aventuras que pasamos cuando niños, en fin llegamos como en media hora y accedimos al lugar y bajamos todas las cosas para instalarnos bajamos dos casas de campaña una para ellas y una para mí, instalamos cada una de las casas y acomodamos la comida, se fueron a cambiar y regresaron como en unos 10 min, Karla llevaba una blusa blanca escotada y un short de mezclilla muy cortito, Carolina se puso una blusita de color rosa y un pescador blanco, se veían las dos hermosísimas.

Oscar: Orales que bien se ven pues de que se trata, quieren conquistar a los chavos o que???

Solo se rieron y dijeron que se ponían cómodas y que querían pasársela súper bien.

Karla: y tu que onda te vas a quedar así o te vas a cambiar?

Oscar: no pues me quedo así porque al rato va hacer frio, jeje!!

Carolina: no manches primo si es bien temprano además vamos a ir al rio y ni modo que vayas así, anda cámbiate, es mas metete en la casa y cámbiate para que no tardes.

Decidí hacerles caso y me cambie, cuando me quite el pantalón note que tenia el pene parado tan solo de imaginarme a mis primas desnudas, Salí de la casa de campaña y emprendimos el camino hacia el rio, ya estando ahí nos deleitamos con lo hermoso del paisaje, se empezaron a mojar y a salpicar con el agua y pude notar que ninguna de las dos llevaba sostén, se le marcaban los pezones a las dos y se dieron cuenta, empezaron a bromear entre ellas y hacían comentarios de lo que podría pasar en la noche entre ellas, yo por mi lado estaba también un poco empapado de las salpicadas y decidimos regresar al campamento en el camino nos encontramos con varios chavos entre ellos una chica buenísima con solo un mini short y un sostén de traje de baño.

Karla: primo que tal te pareció esa niña??

Oscar: no pues está muy buena y yo que voy a dormir solito jajaja!!

Karla: pues entonces hechale ganas jaja

Llegamos al campamento y empezamos a preparar de comer y a tomar cervezas luego de dos horas conversando y tomando cervezas y comiendo botanas ya me sentía un poco mareado supuse que ellas un poco más por ser mujeres, se paro carolina para ir al baño y note como se tambaleaba por lo mareada, le dije a Karla que la acompañara para que no pasara nada, entonces le dijo

Karla: mejor has por aquí al cabo que nadie está por aquí y ni se ve nada.

Carolina: ok de todos modos ya habrás visto mucho de esto no primo

Se alejaron unos metros de donde estábamos y se bajó su pescador no se podía ver mucho pero se notaba su figura, empecé a fantasear con ella pero no dejaban de ser mis primas y decidí borrar eso de mi mente, ya cuando regresaron empezamos a hablar de temas relacionados con el sexo Y pude notar como se les endurecían los pezones, eso me éxito mucho

Oscar: a mí lo que me excita mucho es cuando se mojan y siento sus fluidos

Carolina: ora Karla tú que te mojas un buen jajaja

Karla: cállate si tu eres igual jeje, y que mas te gusta de las mujeres, hay primo ps que les das?? Que se mojan tanto jajaja

Oscar: nada prima yo no hago nada jajaja!!

Karla: y que paso con tu ex?? Ya no la buscaste??

Oscar: no ya no ella es la que me busca pero no hago caso

Carolina: ya vez y dices que no les haces nada

Oscar: no pues solo hay que hacer buenas cosas jeje!!

El clima empezó a refrescar pues por ser invierno se sentía frio, decidimos ir a dormir y cada quien se fue a su casa de campaña, ya acostados y a punto de dormir se empezaron a oír risas y murmullos.

Karla: primo como estas??? Tienes frio??(se escucho desde su casa de campaña)

Oscar: si primas hace frio y ustedes??? De seguro no verdad, ustedes si pueden quitárselo jeje (conteste)

Carolina: ps vente para aca y te lo quitamos jajaja

Oscar: hay si como no, se aguitan

Karla: no, enserio vente para aca

Tome las cobijas y me las lleve a la casa de campaña de mis primas, total que podría pasar, nada, aunque mi mente fantaseaba demasiado con estar cogiéndome ese par de culitos.

Oscar: si hace frio eh, bueno pues donde me acomodo?

Carolina: en la orilla no querrás estar entre las dos verdad?? No vayas a encajarnos a las dos jajaja

Oscar: no como cres jeje

Me acomode a un lado de Karla pero de espaldas para que no pasara nada, aunque podía sentir ese culito paradito en mis nalgas.

Oscar: hay prima pues que comes??

Karla: oh ya vez, que como las vez???

Oscar: no pues están muy bien, quien fuera tu novio para tener esas grandes nalgas

Carolina: ya cállense y dejen dormir, no empiecen con sus cosas

Oscar: huy prima que enojona pues si tu también estas buena

Karla: bueno a dormir pues

Pasaron como 10 minutos y no podía dormir, tan solo en pensar que mi prima estaba aun lado, con ese shorsito, excitada y lista para que se la metiera, pero no podía arruinar el momento, podían ser alucinaciones mias, estaba dispuesto a dormir cuando empezó a moverse, juntando cada vez mas su culito hacia mí, decidí voltearme hacia ella haciendo me el dormido como si lo hiciera inconscientemente y quedamos justo como quería, ella lo noto y empezó a restregar sus nalgas hacia mi pene que ya estaba bastante parado, estoy seguro que lo noto.

La abrase y me pegue a ella lo mas que pude, empecé un leve movimiento para que pudiera sentir toda mi verga en medio de sus nalgas, luego le acaricie sus pechos por encima de la blusa, ninguno de los dos decía nada, solo nos dejamos llevar por el deseo, empecé a jugar con sus pezones, no lo podía creer, estaba con mi prima a punto de cogérmela y su hermana a un lado de nosotros, no se si dormida o no pero no me importo, me chupe mi dedo índice y metí mi mano debajo de la blusa para acariciar su pezón, era algo sumamente placentero, sentir sus tetas suaves.

Estaba seguro que ella deseaba tanto o más que yo que le metiera mi miembro hasta el fondo, estaba acariciando sus pechos con mi mano izquierda, decidí dar el siguiente paso, saque mi mano debajo de su blusa y me dirigí directamente bajo esa pequeña prenda, al sentir con mis dedos lo mojada que estaba casi eyaculo de la excitación, no podía más, empecé a jugar con si clítoris ese botoncita tan hinchado por la excitación y ella se retorcía de placer, me lleve un dedo a la boca y probé ese manjar, sabia tan rico que quería lanzarme a mamarle su rica panochita pero no podía, al menos no ahí, continúe con mi trabajo y de un solo empujón le metí un dedo ella soltó un leve gemido, me quede helado pensando que podía despertar Carolina pero no fue así, empecé a meter y sacar mi dedo de su conchita que estaba súper mojada y dilatada para ese entonces, le baje el short y sobaba mi cuerpo contra el suyo, el ambiente estaba impregnado de su aroma tan exquisito.

Me baje mi prenda y quede al fin piel a piel con ella, me sentí con honor al poder tener esa gran oportunidad.

Si decir palabras, es como si nos comunicáramos con el pensamiento y se acomodó para que se la metiera, tome mi pene y lo apunte a la entrada de su conchita, el primer contacto que tuve me dejo un escalofrió que me recorrió todo el cuerpo, fui empujando poco a poco y sentía como sus paredes cubrían mi verga erecta, ya cuando la tuvo toda adentro ella misma comenzó a moverse, estaba perdida por la excitación de estar unidos como uno solo, quería frotar nuestros cuerpos y me pegue a ella, estábamos tan excitados y ya no nos importaba si Carolina se despertaba o no, lo que queríamos era apagar ese fuego que nos embargaba.

Estuvimos así un rato, se me hacía casi imposible no gemir del placer que estaba sintiendo, creo que ella sentía lo mismo pues solo se oía la respiración entrecortada, ella fue la primera en romper el silencio.

Karla: me anda del baño.

Oscar: no, espera un poco

No quería que terminara ese gran momento y sentía que ya no podríamos continuar, e incluso pensé que se había arrepentido y ponía eso de pretexto

Karla: anda acompáñame que ya me anda

Con ese tono de voz comprendí que lo que quería en realidad era salir de ahí e irnos a otro lugar

Oscar: ok vamos yo te acompaño para que no te pase nada

Salimos de la casa de campaña y nos dirigimos a los baños, entramos en el de mujeres y nos fuimos al último, ahí nos empezamos a besar de los mas rico, nuestras bocas se juntaron y las lenguas se entrelazaban, me agarra con sus manitas la verga y la subía y bajaba mientras yo le acariciaba las nalgas, estábamos poseídos por la excitación, la separe un poco y le quite la blusa, al fin podía ver esos pechos tan enorme que me ofrecía para mi solito, los empecé a mamar, primero muy tierno, luego apasionadamente y los sobaba como si la vida se me fuera en ello.

No podía desperdiciar esa oportunidad que tal vez no volvería a suceder, enseguida me agache, le alce una pierna para que las pusiera en la taza del baño, así me ofreció su conchita con poco bello, esta deliciosa, le estaba dando una mamada de campeonato, lo sabía porque a pesar de que no hacia ruidos altos, jadeaba y me agarraba la cabeza con fuerza para que no parara, yo por mi parte estaba disfrutando de ese momento, no pude mas y me detuve.

Oscar: agáchate para metértela, quieres??

Karla: si primo me encanta como me metes tu verga, esta riquísima

Antes que pudiera decir otra cosa se agacho, tomo con una mano mi verga y se la introdujo en la boca, esa sensación fue indescriptible, su boca tan suave me hacía sentirme como en la luna, me sobaba los huevos mientras con la otra me hacia una chaqueta.

Estaba a punto de venirme cuando la retire.

Oscar: anda ven que quiero meterte la verga hasta el fondo

Karla: ok primo hazme tuya

La recargue en la taza y se la metí de un solo golpe, seguía con el movimiento, me olvide de donde estábamos y empecé a gemir, era de los más placentero sentir como su vagina envolvía todo el tronco de mi verga, que estaba a punto de estallar.

Oscar: te gusta cómo te cojo prima??? Quieres mi verga hasta el fondo??

Karla: si primo cógeme que soy toda tuya, soy tu puta, hazme gozar, cógeme, cógeme!!

Oscar así prima?? Así te gusta?? Mientras le daba más rápido, los dos a punto de venirnos y estallar en un gran orgasmo.

Karla: ahhh. Ahh que rico primo si, así, así!!!!

Oscar: oh si, así nena, así prima, oh que rico!!

Estallamos los dos al mismo tiempo mientras sacaba mi pene aun erecto de la panochita de mi prima

Lo tomo y me lo mamo hasta dejarlo limpio, lo disfrutaba tanto, el sentir esos labios suaves recorriendo mi tronco enseguida nos vestimos, salio primero para ver si no había nadie afuera, enseguida Sali yo y juntos caminamos hacia la casa de campaña.

Cuando llegamos Carolina estaba aun dormida, entramos y nos acostamos, la abrase como si fueramos novios y descanzamos después de una rica cogida, al otro dia al amanecer desperté y solo estaba Karla, me asome y Carolina estaba fuera preparando el desayuno, desperté a Karla con una rica mamada en su panochita pues le había recorrido el short ella me tomo de la cabeza y la undio lo mas que pudo, yo no podía respirar pero ese olor inpregnante me fascinaba, solo duramos un par de minutos pues podía llegar Carolina.

Karla: vamos a salir que nos pueden cachar

Oscar: que tiene, si quiere a ella también le doy, mira como me tienes

Le tome la mano y sintió la dureza de mi miembro

Karla: Primo pues por eso te siguen todas las mujeres, eres todo un semental y sabes como hacer gozas a las mujeres

Oscar: hay prima pues de eso se trata de que gocen también de un buen sexo

En eso llego Carolina y nos invito al desayunar

En el transcurso del día le agarraba las nalgas o ella me tocaba el pene, de repente nos dábamos un beso mientras teníamos oportunidad, la gente nos veía pero seguro que pensaban éramos novios jajaja

Karla: es lo bueno de tener un primo como tu, puedes entrar a mi casa y mis padres no sospecharía que cogemos de lo mas rico

Oscar: si verdad? Hay que gozar de estas visitas jajaja, pero y Carolina??

Karla: ella se sale con sus amigas, anda en sus asuntos no hay problema con ella

Oscar: bueno pues por mi encantado de cogerte cuantas veces quieras, me encanta que seas así de caliente, yo soy igual jajaja

Y asi empezaron una relación donde nadie sospecha que cogen de los mas rico, solo de contarme e imaginarme me excito, espero les guste este relato.

Fuente: Facebook
Read More

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel