El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía

Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

martes, 15 de noviembre de 2022

El príncipe Aegon Targaryen de niño - Fuego y Sangre, George RR Martin

La crueldad de los niños es de todos sabida. El príncipe Aegon Targaryen tenía trece años; la princesa Helaena, once; el príncipe Aemond, diez, y el príncipe Daeron, seis. Tanto Aegon como Helaena eran jinetes de dragón.

Por entonces, Helaena volaba con Fuegoensueño, la hembra que en tiempos había transportado a Rhaena, la Novia de Negro de Maegor el Cruel,mientras que se dice que el joven Fuegosolar de su hermano Aegon era el dragón más bello jamás visto sobre la faz de la tierra. Hasta el príncipe Daeron tenía un dragón, una preciosa hembra azul llamada Tessarion,aunque aún no había montado a su lomo. 

Tan solo el hijo mediano, el príncipe Aemond, carecía de dragón, pero su alteza tenía la esperanza de ponerle remedio y propuso que la corte se quedase un tiempo en Rocadragón tras las exequias. Bajo Montedragón había una plétora de huevos, y varias crías también; el príncipe Aemond podría elegir, «si el mozo tiene bastante osadía».

Aun a sus diez años, Aemond Targaryen no andaba corto de audacia. La mofa del rey lo picó, de modo que decidió no aguardar a llegar a Rocadragón. ¿Para qué quería una pobre cría o un dichoso huevo? Allí mismo, en Marea Alta, había una dragona digna de él: Vhagar, la más anciana, la más grande, la más terrible del mundo. 

Por más que se sea de linaje Targaryen, aproximarse a un dragón siempre entraña sus peligros, sobre todo tratándose de un dragón viejo y de mal talante que acaba de perder a su jinete. Sus padres jamás le permitirían ni arrimarse a Vhagar, eso bien lo sabía, y mucho menos tratar de montarla,así que procuró que no se enteraran; se levantó al alba mientras aún dormían y salió a hurtadillas al patio, donde Vhagar y los demás dragones comían y estaban estabulados. 

Llamadlo audacia, llamadlo necedad, llamadlo suerte, la voluntad de los dioses o el capricho de los dragones. ¿Quién aspira a saber qué pasa por la mente de tales bestias? Lo que sabemos es que Vhagar rugió, se puso en pie, se sacudió violentamente…, se liberó de sus cadenas y voló. Y el joven príncipe Aemond Targaryen se convirtió en jinete de dragón al trazar dos círculos sobre las torres de marea Alta. 

Fuego y Sangre, George RR Martin

El príncipe Aegon Targaryen a los trece años
Read More

martes, 8 de noviembre de 2022

Cuento corto de terror : El último suspiro

Cuento de terror : El último suspiro

Íbamos a la ciudad por la carretera federal, eran casi alrededor de las 2 de la mañana. Me había entretenido platicando con mi familia (a la que teníamos rato sin visitar) Salimos muy tarde. Me encontraba cansado, con sueño. Sin embargo, teníamos que regresar porque a la mañana siguiente había trabajo que hacer.

Mi novia Adilene también venia cansada, la notaba cabecear y por momentos le veía cerrar los ojos luchando por no quedarse dormida. La música en el auto nos mantenía poco alertas, la imagen era de una película de espantos: los cerros escoltaban nuestro camino nocturno, las nubes desfilaban por el cielo, iluminadas tenuemente por la luna imponente en lo alto, no veíamos más allá de lo que las luces del auto nos permitían. Fue en ese momento cuando la vimos, nunca voy a olvidar esa expresión entre melancolía y preocupación que nos aterró a mí y a Adilene.

En ese instante aplasté el freno del auto, incluso el coche se ladeó estando a punto de caer al voladero, que yo calculo unos 25 metros para abajo. Ella estaba toda ensangrentada de su camisón blanco, nos miraba desesperadamente con el alma en un hilo, sus ojos brillaron cuando nos vio pasar por la carretera, y gritó, ¡Dios! Si qué gritó con todas sus fuerzas que nos detuviéramos.

Cuando volteamos para atrás, la mujer ensangrentada desesperadamente nos hizo señas para que bajáramos al voladero. Adilene y yo nos quedamos mirando, no dijimos ni una palabra, pues nuestras miradas lo decían todo: Bajar o no. Al fin de cuentas corrimos a auxiliar a la pobre joven. Ella se nos perdió entre las rocas, no obstante, al final pudimos divisar mucho humo, polvo y las luces de un automóvil que también había caído al voladero.

Rápidamente bajamos, ya no nos importó nada, solo queríamos ayudar a quienes estuvieran en aquel carro. En el fondo y aquí debo decir que es donde dudo de todo lo que nos han platicado hasta ahora, dudo de la ciencia, dudo de la maldad de las personas, dudo de lo que me enseñaron de niño, dudo de la realidad en sí. Al final entre los fierros retorcidos de aquel auto, se encontraba la mujer ensangrentada, estaba sentada del lado del piloto, tenía puesto el cinturón de seguridad y la mitad de su cara estaba descompuesta, su cuello también se encontraba fuera de su lugar, era imposible que hubiera salido viva de aquel fatídico accidente.

Más increíble aún, (y es aquí donde la piel se me eriza) entre sus brazos tenía una pequeña niña de 7 años, con su cuerpo la había protegido, logrando que ella saliera ilesa. La niña lloraba desconsoladamente entre los brazos de su madre, pues ella le decía mami…mami…no te vayas…

Quiero pensar que la mujer ensangrentada salió a pedir ayuda a la carretera para que alguien salvara la vida de su adorada hija, lo hizo con su último suspiro.

ESCRITO POR L.R.R. 

Read More

martes, 25 de octubre de 2022

¡El Rey en el Norte! Juego de Tronos, George RR Martin

  —Decidáis lo que decidáis, un Lannister nunca será mi rey —declaró Marq Piper. 

—¡Ni el mío! —gritó el pequeño Darry—. ¡Ni el mío tampoco! 

La gritería empezó de nuevo. Catelyn se sentó, sin esperanza. Había faltado poco. Casi la habían escuchado, casi... pero el momento oportuno había pasado ya. No habría paz, ni tiempo para curar las heridas, ni seguridad. Miró a su hijo, observó cómo escuchaba las discusiones de los señores, con el ceño fruncido, preocupado, pero comprometido con la guerra. Había accedido a casarse con una hija de Walder Frey, pero Catelyn veía bien claro que su verdadera novia era la espada que reposaba sobre la mesa. Pensó en sus hijas, se preguntó si volvería a verlas, y en aquel momento el Gran Jon se puso en pie. 

—¡Mis señores! —gritó con una voz que hizo temblar las vigas—. ¡Ved lo que opino de esos dos reyes! —Escupió al suelo—. Para mí Renly Baratheon no significa nada, y Stannis menos aún. ¿Por qué van a reinar sobre mí y sobre los míos, desde un trono florido en Altojardín o Dorne? ¿Qué saben ellos del Muro, o del Bosque de los Lobos, o de los primeros hombres? ¡Si hasta adoran a otros dioses! Y que los Otros se lleven también a los Lannister, ¡estoy harto de ellos! —Se echó la mano a la espalda por encima del hombro, y desenvainó el inmenso espadón—. ¿Por qué no volvemos a gobernarnos a nosotros mismos? Juramos lealtad a los dragones, y los dragones están todos muertos. —Señaló a Robb con la espada—. Éste es el único rey ante el que pienso doblar la rodilla, mis señores —rugió—. ¡El Rey en el Norte! —Y se arrodilló, y puso la espada a los pies de Robb. 

—En esos términos sí firmaré la paz —dijo Lord Karstark—. Que se queden con su castillo rojo, y con su silla de hierro. —Sacó la espada de la vaina—. ¡El Rey en el Norte! —exclamó, arrodillándose junto al Gran Jon.

—¡El Rey del Invierno! —dijo Maege Mormont levantándose y poniendo la maza de púas junto a las espadas. 

También los señores del río se levantaron, Blackwood, Bracken, Mallister, Casas que Invernalia nunca había gobernado, pero Catelyn vio cómo se levantaban, 

desenfundaban las armas, doblaban las rodillas y gritaban los antiguos lemas que no se habían escuchado en el reino desde hacía más de trescientos años, desde que Aegon el Dragón unificara los Siete Reinos... Pero en aquel momento volvían a escucharse, retumbando entre las vigas de la sala de su padre.

—¡El Rey en el Norte! 

—¡El Rey en el Norte! 

—¡El Rey en el Norte! 

Juego de Tronos (Game of Thrones), George RR Martin

¡El Rey en el Norte! Juego de Tronos, George RR Martin

Read More

jueves, 29 de septiembre de 2022

Relato Erótico : Un cliente más

Relato Erótico : Un cliente más

Era... Feo, no muy feo, pero feo, un prominente estomago y una cara triste, un poco tímido, pero seguro que no era su primera vez, entró al cuarto del motel, estaba acostumbrada ya a no sentir nada, ni asco ni placer, un trabajo como cualquier otro, ella entregaría el cuerpo y él, el dinero.

-¿Te puedo dar un masaje?
Pregunta él
-Si
Contesta ella con indiferencia

El sabe de indiferencia, la vive cada noche en su casa, casado con una mujer que no lo ama, pero enamorada de su mejor posición social, qué al igual que ella entrega su cuerpo sin pasión.

-Recuéstate, por favor
Ella obedece, se quita la ropa sin ningún gesto, sin deseo, sin nada, él esperaba más, pero sabe que por lo que paga no obtendrá la fantasía completa del amor.

Con la mirada perdida en la almohada siente sus manos que acarician su espalda con aceite, al principio nada, el simple roce de su piel no hace nada, pero poco a poco las caricias se suavizan, el gordo sabe lo que hace, su respiración se acompasa

-Eres hermosa.
Su voz tranquila suena enamorada
-Gracias
Contesta algo apenada, el cumplido suena sincero, más que sentido, le acaricia el alma y el hielo que debe poner a su trabajo comienza a derretirse, él la besa en la espalda, pero es un beso sentido, ni romántico, ni erótico es casi el beso de un niño.

Apenas escapando a la timidez y ella lo siente así, inhala su aroma, ella escucha su respiración al oído, la respiración de un enamorado que huele a su amada y eso la enciende por dentro, hacía tanto que no sentía eso, las perlas de rocío mojan sus labios y ella no lo puede creer, el gordito sabe lo que hace.

Los besos bajan por su espalda, con ternura con amor, cada uno un poco mas erótico que el anterior, sin darse cuenta ella se encuentra relajada, sus piernas no están tensas como de costumbre y el olor de su sexo comienza a inundar la habitación, el tipo es feo, pero la ha despertado de una manera genial, su sexo lo quiere y puede sentir que el de él también la busca, juega con su pelo, besa su espalda, la acaricia y poco a poco se atreve y su miembro roza su piel aceitada.

-¿Puedo?
Pregunta el mientras su mano baja suavemente de la espalda
-Sí
Contesta ella intentando ser tan fría como antes, pero con el deseo ardiente vivo.

Acaricia sus piernas y poco a poco se desliza más cerca, por fin sus labios, comienzan a sentir el roce deseado, suaves pero intensos, cada uno más perverso y atrevido que el anterior, sus labios se abren y sus dedos entran, el sabe que no debe ser violento, ella se da permiso de sentir como antes no lo hacia, su alma se vuelve líquida y sus dedos la encuentran jugando con su clítoris, abre bien sus labios y busca el punto que ambos desean que encuentre.

Ella se entrega y deja que los movimientos involuntarios la controlen, él hace contacto y ella brinca y grita al encuentro, hace tanto que lo escondía que se siente liberada cuando ocurre el encuentro, él es amoroso, dedicado, intenso, cada caricia, cada movimiento, todo en él está dedicado a generarle placer...

No lo puede creer, que le paguen por eso. Uno, dos, tres, el palpitar en su cuerpo lo encendió él, tan feo el gordito... ella se siente enamorada y puede sentir como él se entrega por amor, la bomba explota y ella derrama en sus manos el alma escondida, él la deja explotar, se acurruca en su vagina y le regala besos suaves, ella se siente enamorada y ve como cada beso que le da es de amor.

Se abrazan y la deja descansar...
Lo quiere, no sabe cuánto ha pasado, pero seguro su tiempo termino, lo besa, acaricia su miembro que se encuentra dormido, pero al sentir su mano vuelve a la vida, es una puta, solo es trabajo, pero ella quiere más, lo despierta, sus manos le queman, tiene ansiedad por sentirlo, lo quiere sentir a fuego vivo llenando sus entrañas y él despierta, potente, erguido, caliente.

Es solo uno más, pero es y será el único así en cuanto tiempo...
-Hazme tuya
-Susurra a su oído

Él es fuego, le entrega el alma y ella lo recibe entre sus piernas como hacía tanto no recibía un miembro caliente, sus cuerpos se unen a piel desnuda, ella se agita una vez más, este sexo sabe a amor...

Él termina...
Se sabe feo, se sabe imperfecto, tan lleno de amor pero tiene que pagar.

Él se queda enamorado, como de tantas otras atrás, ella se queda enamorada, pero solo es un cliente mas,

Él volverá a entregar amor y dinero a alguna más, ella tendrá que volver a trabajar.
Read More

Más cuentos, poesías y relatos

Etiquetas

10 poesías para Navidad 100 Poesias con A 1800 1984 2016 2020 2021 4 Poemas Para Martita Aborigen Abuelos Accion Noetica Ahijada Aleister Crowley Alemania Alicia en el país de las maravillas Amantes Amiga Amigo Amistad Amor Anal Anarquía Animales Ano Anónimo Antiguo Antoine de Saint-Exupery Año Nuevo Apodos Árboles Argentina Armando Manzanero Arte Asesinatos Asesinos seriales Astral Atletismo Audio Autopsia Autos Avión Bailando por un Sueño Baño Barack Obama Barcelona Basada en hechos reales Bebés Beneficios Bersuit Vergarabat Bicicleta Biografía Bizarras Blancanieces Bob Dylan Bob Esponja Bodas Boludos Booktubers Boxeo Brasil Brujas Caca Cadáveres Cádiz Café Calafate Canadá Canciones Cantantes Cánticos de Tribuna Caperucita Roja Carpe Diem Cartas Casos Cataluña Ceibo Celda Celebridades Celos Celulitis Cementerio Centroamérica Chaparrita Charles Bukowski Charrúas Chile Chiste Chris Namús Ciencia Ciencia Ficción Cine Circo Ciudades Clásicos Colas Colegiala Colombia Comediante Comida Compadre Compositores Confesión Consejos Coquena Cordoba Cornudo Coronavirus Corrientes Cosas Curiosas Costa Rica Creencias Cristianismo Croacia Cuba Cuentos Cuentos cortos Cuentos de hadas Cuerpo Culos Cumbia Cuñada Cura Curiosidades Datos Curiosos Deborah Rodriguez Declaración Delincuente Deportes Deportistas Derecho Derechos Humanos Desmotivaciones Desubicados Día Día de la mujer Día Internacional del Orgasmo Diablo Dibujos Animados Dichos Diego Maradona Dios Disney Divorciada Doctor Duendes Edad Eduardo Galeano Educación Egipto El hombre del sombrero El Poeta Gabriel El Principito El Señor de los Anillos Empleada Enfermeras Entes Entre Ríos Erección Esclavitud Escribir Escritores Escuela España Espejo Espíritus Esposa Esposo Estados Unidos Europa Ex Exorcismo Expresiones Facebook Fake News Familia Familia Jodida Famosos Fantasmas Fantásticos Farándula Farmacia Felicidad Femenino Feminismo Filosofía Fin de año Florencia Peña Flores Forense Fotos Frases Freddy Krueger Frederick Kruger Frida Kahlo Fuego Fuego y Sangre Fútbol Gabriel García Márquez Gabriel Marquez Garcia Game of Thrones Gargamel Gárgolas Gatos Gauchos Gay George Orwell George RR Martin GIF Gigantes Gorditos Gordos Graffitis Gramática Guadalajara Guaraní Hablo de mi Hans Christian Andersen Hansel y Gretel Harry Potter Hermanas Hermanos Hija Hijastra Hijo Historia Historias Holanda Hombre lobo Homero Simpson Horror Hospital Hot Humor Iglesia Imagenes Incesto Indios Infancia Infidelidad Información Inglaterra Instagram Internet Interracial Inventos Invierno Jacobo Winograd Jaimito Japón Jeepers Creepers Jefe JJOO Joanne Rowling John Sladek Jovencitas Juana de Ibarbourou Juego de Tronos Juegos Olimpicos Julio Cortázar Justicia Karma La Bella Durmiente La catrera La Cenicienta La guillotina La huérfana La poesía y el fútbol un solo sentimiento La Sirenita La Telesita Latinoamérica Laura Ingals Lectura Leer Lengua Lenguaje Inclusivo Lesbianas Letra Leyenda Leyendas Leyendas Urbanas Leyes Libros Literatura Lluvia Lobo Lobo feroz Londres Los Pitufos Los Rugrats Luchona Lucifer Luz Machismo Madre Madre Soltera Madrid Magia Mala Fama Malasia Malasya Airlines Maldición Mamá Marido Marihuana Masaje Mascotas Masturbación Matrimonio Medicina Médico Memes Mendoza Mensaje Positivo Menstruación Messi Mexico México Miedo MILF Militar Misiones Mitología Griega Mitología Hebrea Mitos Mónica Farro Monjas Monstruos Moraleja Morgue Motivacional Motumbo Muerte Mujer Mujeres Muñecas Música Nalgas Navidad Necrofilia Necropsia Negro Beto Nickelodeon Niños Noche Noticias Novia Nuera Ocultista Oda Orfanato Orgasmo Origen Orto Ouija OVNIs Padrastro Padres Padrino Palabras Pandemia Papá Papas Fritas Para Mujeres Paraguay Paranormal Pareja Pasado Pastor Patagonia Payadas Pedo Pelado Cordera Película Pelirroja Pene Pensadores Perros Pesadillas Pete Pinocho Pintores Piratas Piropos Piropos para Hombres Playa Pobreza Poema Poemas para esa orto Poemas para ese orto Poemas para la fiestera de tu hermana Poesía Urbana Poesiando desde Miami Poesías Poesías de estación Poesías para Tu Hermana Poesías Varias Poetas Policía Policiales Política Pombero Popol Vuh Porno Presidente Preso Prima PRIME Prisión Prisionero Profesor Prohibido Prostitutas Punta del Este Puta Racismo Rafael Barrett Rapunzel Raymond Queneanu Redes Sociales Reencarnación Reflexiones Relatos Relatos Eróticos Religión Responsabilidad Rio 2016 Roberto Carlos Rubias Rusia 2018 Sabés como le dicen Salamanca Salta Salud San Valentin Santiago de Chile Sapos Series Sexo Sexo oral Sexualidad Sobrina Sobrino Suegra Sueños Swinger Tamaño Tango Taxi Te doy Te doy hasta que Tecnología Tennesse Terror Tesis Texto Tía Tik-Tok Tinder Tío Tips Titanic Trabajo Traseros Trío Tu hermana Tu mamá Tu novia Tumba Tuteo Twitter Umita Universidad Uruguay Usain Bolt Vacaciones Vagina Vecina Vecino Veneno Venganza Ventajas Ventas Ventrículo Verano Verídicas Vibrador Videos Viejas Viejos Villera Vincent van Gogh Violación Virgen Virus Vomito Walt Whitman Whatsapp Xuxa XXX Youtube

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel