El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía

Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

viernes, 7 de mayo de 2021

Poema de la epidemia del año 1800

Lean qué belleza de poema escrito hace más de dos siglos... Un Poema de la epidemia del año 1800 Hoy la historia se repite con la pandemia que nos azota en todo el planeta, pero estas palabras que leemos hoy, parece que hubieran sido escritas en estos tiempos que vivimos.

¿Ya leíste el poema de la pandemia de hace 220 años? Sigue leyendo esta obra de arte literaria que tiene mucho más de actualidad que de pasado lejano. Esta poesía es increíble por la atemporalidad de la misma. Que la disfruten y la compartan.

Poema de la epidemia del año 1800

Poema de la epidemia del año 1800

Cuando la tormenta pase

Y se amansen los caminos

y seamos sobrevivientes

de un naufragio colectivo.

Con el corazón lloroso

y el destino bendecido

nos sentiremos dichosos

tan sólo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo

al primer desconocido

y alabaremos la suerte

de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos

todo aquello que perdimos

y de una vez aprenderemos

todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia

pues todos habrán sufrido.

Ya no tendremos desidia

Seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos

Que lo jamás conseguido

Seremos más generosos

Y mucho más comprometidos

Entenderemos lo frágil

que significa estar vivos

Sudaremos empatía

por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo

que pedía un peso en el mercado,

que no supimos su nombre

y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre

era Dios disfrazado.

Nunca preguntaste el nombre

porque estabas apurado.

Y todo será un milagro

Y todo será un legado

Y se respetará la vida,

la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase

te pido Dios, apenado,

que nos vuelvas mejores,

como nos habías soñado.


K.O' Meara - Poema escrito durante la epidemia de peste en 1800

Leído en facebook

Read More

sábado, 24 de abril de 2021

Cuando los cadáveres llegan a la autopsia

Cuando los cadáveres llegan a la autopsia, llegan con la ropa con la que mueren y es trabajo del experto desnudarlo para iniciar la autopsia.

A menudo, los fallecidos llegan con las expresiones faciales que tuvieron en el último momento (miedo, tranquilidad, ira, tristeza) hasta a veces con lágrimas en los ojos.

Los forenses nos dan una explicación científica según lo exigido por su trabajo, pero a partir de experiencias personales tuve que combinar mis creencias científicas.

Recuerdo un caso en el que estaba bajo investigación, y un cuerpo de un profesor fue encontrado, había sido secuestrado, asesinado y enterrado hace tres semanas en un lugar lejano.

Cuando él fue exhumado, él todavía estaba con su uniforme escolar y estaba en una posición fetal y su cara reflejaba una profunda tristeza.

Para el trabajo de desnudarse sin cortar la ropa (la ropa se conserva para análisis) fue prácticamente imposible para los expertos, dada la rigidez cadaverica.

Fue cuando el doctor llegó y dijo:

- Te diré cómo es el camino correcto...

Todos pensamos que nos daría una solución técnica, científica, médica o profesional, pero sorpresa!!

Él empezó a hablar con el cadáver mientras él empezó a desnudarlo:

"Estás aquí, amigo"

"Tu familia ya te encontró"

"Ya no vas a estar solo"

"Todo lo que quieren es enterrarte para que puedas estar en paz"

Mira, nunca dejaron de buscarte"

"Ayúdame a terminar rápido para que vayas con tu familia"

Bueno, mientras tanto, nos hicieron ponernos escalofríos, cuando vimos que el cadáver, que había sido enterrado durante 3 semanas, comenzó a soltarse para que lo desnudaron fue muy fácil.

Lo dejamos en una posición como si estuviera acostado de espalda y su cara cambió, parecía tranquilo.

Este consejo es utilizado por buenos médicos que a pesar de vivir con la muerte todos los días, no perdieron la sensibilidad de saber que ante ellos tiene una persona que es padre, hijo, marido y debe ser tratada con respeto y dignidad.

Incluso los muertos merecen ser bien tratados!

Cuando los cadáveres llegan a la autopsia
Read More

sábado, 17 de abril de 2021

Manual para cogerte a un hombre

Manual para cogerte a un hombre 

Ellos no tienen que hacerlo todo, ellos necesitan de un sexo muy sucio, muy rico, un sexo delicioso con una puta, con su puta. Ellos necesitan de la indecencia fresca, de la mente más retorcida para volar en medio de unas piernas.

Ellos te miran y tú debes actuar, sigue ése instinto animal, llévatelo al auto, a un rincón donde lo puedas masturbar, regálale tu lengua en la punta de su más rica humedad, forma circulos y traga todo lo que tu boca desea probar.

Se una completa descarada, embarra tu cuerpo a él, enséñale que sabes moverte, que no te da pena ser una promiscua a causa de su tacto. Hazlo ge-mir con palabras en su oído, canta unas palabras excitantes. Hazle, hazte, háganse.

Baila, gime, respira acelerado, enséñale tus deliciosos senos ansiosos, fogosos. Danza, grita, alaben el momento que se tienen observándose.

Amarlo es cosa fácil, cogerlo como debe ser no es tan sencillo, no hagas la rutina en su cuerpo, hazte tuya en la yema de sus dedos, deja que se muera la decente y saca la hembra caliente que eres. Ellos merecen un sexo complaciente de una mujer que disfruta mojar sus tanguita, chupar sus dedos, tocar su vulva invitando a probar de su sexo.

Ellos no deben solo decirte cómo ponerte, sorprende a sus ojos empinando el cuerpo, arqueando la espalda, agarrando y abriendo tus antojables nalgas. Ellos merecen hagas de ti un festín montada en su cadera cabalgando hacía la felicidad de un orgasmo.

Besa su boca, besa su pecho, besa sus mejillas que se marcan. vibra, suda, causa un desastre de tu piel pegada a él.

Ellos no sirven solo para chorrearse, ellos son la causa perfecta para arrodillarse, acaba, pide más, hazlo frente al espejo, pide aún más duro, más suaves sube, baja, recorre su espalda, sus muslos.

Hazlo tuyo, hazlo de él, deja que camine por tu vientre con sus venas. Deja que se venga en tu garganta, en la cara, entre tus cejas, deja que sea libre de explotar.

Ellos no tienen que cogerte solo a tí, tú también tienes que cogertelos y acabar tendida en la cama junto a ellos, dejarlos con ganas de volver a probar lo maravilloso que posees en tu cerebro.
Read More

martes, 13 de abril de 2021

Biografía corta de Eduardo Galeano

Hace 6 años, fallecía el periodista y escritor Eduardo Galeano. En su homenaje, una Biografía corta de Eduardo Galeano tomada de History Latinoamerica.

Además de la biografía de este escritor, te invito a leer la reflexión de Eduardo Galeano y el miedo y también el texto de este escritor uruguayo Me caí del mundo y no sé por dónde regresar.

Además en la foto una hermosa frase de Galeano : Yo escribo para quienes no pueden leerme

frase de Eduardo Galeano : Yo escribo para quienes no pueden leerme

Biografía corta de Eduardo Galeano

Un día como hoy, un 13 de abril pero del 2015, en la ciudad de Montevideo, falleció el periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina (1971) y Memoria del fuego (1986), consideradas dos de las obras más influyentes de la izquierda latinoamericana.

Eduardo Germán María Hughes Galeano nació el 3 de septiembre de 1940, en Montevideo, Uruguay, en una familia católica de clase alta. Entre sus primeros trabajos se cuentan oficios tales como el de obrero, pintor, dibujante, mecanógrafo, o empleado bancario.

Se inició en el periodismo a principios de la década de 1960, trabajando en el semanario Marcha, fundado por Carlos Quijano, a quien Galeano siempre señaló como su referente. A partir de 1964, dirigió el diario Época, una publicación independiente de ideología izquierdista.

Exiliado, durante el golpe de Estado del 27 de junio de 1973, Galeano se instaló en Argentina, en donde fundó la revista cultural Crisis. Años más tarde, su libro Las venas abiertas de América Latina sería objeto de censura en Uruguay, Argentina y Chile.

En 1985, junto a otros exiliados como Mario Benedetti o Hugo Alfaro, Galeano regresó a Uruguay y fundó el semanario Brecha, del cual participó, aunque en funciones más bien políticas, hasta el día de su muerte.

Fuente : History Latam

Read More

domingo, 11 de abril de 2021

Relato erótico : Sexo con la cuñada

Relato erótico de sexo con la cuñada

Les voy a relatar como me cogí a mi segunda cuñada Lourdes o Lulu, como le decimos en mi casa, en ese entonces ella tenia 26 años, ya toda una mujer, yo tenia 18 años, acababa de terminar el Bachillerato Tecnológico y recuerdo perfectamente que esto sucedió en el mes de Julio del año 2003. Lulu ella fue mi 1er cuñada, se caso con mi hermano cuando yo tenia 10 años y a ella le empieza a dedicar mis primeras puñetas (masturbación) porque cuando empecé a ver con morbo a las mujeres, recuerdo que cuando hacia calor, usaba una blusa floreada muy pequeña y escotada, con la cual se le podían ver muy bien sus ricas tetas y una de las muchas veces que la pude ver que se agachaba, aun se le veían mas ese hermoso par de tetas colgando y recuerdo que la primera vez que la vi, tenia yo 12 o 13 años y se me paraba de tan solo imaginar, que había visto sus tetas colgando, con esa blusa cuando se agachaba y era inevitable dedicarle una puñeta. Les voy a describir a Lulu, hasta la fecha a sus 38 años, es muy guapa, mide aproximadamente 1.60 cm, siempre a estado llenita, sin llegar a estar gorda, a pesar de en ese entonces ya haber tenido a mis 2 de mis 3 sobrinos, tiene una cara hermosa y lo que mas me enloquece de ella, es esa gran boca que tiene con esos labios carnosos, tiene unas tetas muy generosas, sin llegar a ser tan grandes, pero eso si, tiene unos pezones muy grandes, que cuando se excita o le da frió, se dan a notar a través de la ropa, tiene un trasero grande, con esas nalgas duritas y hermosas que también me enloquecen, sus piernas me encantan son llenitas, nada flacidas y tiene unos pies hermosos, que gracias a ella, me hice un poco fetichista de pies de las mujeres, mas adelante se darán cuenta porque.
Un día anterior que lo hiciéramos mi cuñada y yo, fue un domingo del mes de Julio, un domingo familiar en el cual nos reunimos, mis padres, mis otros 2 hermanos mayores, sus esposas, o sea mis 2 deliciosas cuñadas Blanca (la de mi anterior relato) y Sara mi otra cuñada (la cual contare en mi próximo relato) con sus respectivos hijos, mi hermana menor, mi cuñada y mis mis 2 sobrinos, mi hermano el mayor su esposo, no la acompañaba porque tenia 9 meses, que se había ido a trabajar a USA, por lo cual Lulu se encontraba solita sin un hombre. Estando platicando todos en la sobremesa, me dice mi Madre:
- ¿Como le vas a hacer mañana para alcanzar a ir recoger los papeles después de tus practicas?
Es que como les vuelvo a repetir, recién había terminado el Bachillerato Tecnológico, pero aun no había terminado mis practicas en una pequeña empresa, solo me faltaba lo que restaba del mes de Julio y me entregaban el papel de liberación de practicas, ese es un tramite que me pedían para poder titularme y al día siguiente o sea el Lunes, tenia que ir a la escuela a una pequeña ceremonia y a la entrega de unos papeles, pero la ceremonia era a las 4:00 pm y yo salia de mis practicas a las 2:00 pm, pero hacia una hora de trayecto, de la empresa a mi casa y pues tenia que llegar a bañarme y arreglarme, aunque la escuela me queda cerca de mi casa, a unos 15 o 20 minutos caminando y le conteste a mi madre:
- Pues no se Mama, pero no te preocupes si alcanzo,
A lo cual pregunta la curiosa de Lulu:
¿A donde vas a ir cuñis?
Es que así es como ella me dice y le comente todo lo anterior y me respondió:
- ¿Porque después de tus practicas no llegas a mi casa, te bañas, te cambias y yo te llevo en mi coche a tu escuela?
La casa de mi cuñada está cerca de mi casa, pero están aún más cerca de la escuela y pues eso me hacía ahorrarme unos 20 minutos, que me caerían muy bien y le respondí a Lulu:
- Pues si yo creo que te voy a tomar la palabra.
- Mas tarde que me valla a mi casa te vas conmigo para que dejes tus cosas y mañana después de tus practicas llegues.
Así sucedió todo, se llego el Lunes fui a mis practicas, se llego la hora de la salida y me fui para la casa de mi cuñada, rápido sin perder tiempo, para que no se me hiciera tarde, llegue a la casa de mi cuñada toque la puerta y ella me abrió.
- Hola Lulu ya llegue ¿donde están los niños?
- Se los llevo Norma, a ellos y a sus hijos,

Norma es su hermana una muy puta, tiene 3 hijos y es soltera, la cual el tiempo que mi hermano estuviera ausente, trabajando en USA, vivió con mi cuñada haciéndole compañía, les digo que es una puta porque no mucho tiempo después, también me la cogí a ella.
- Nada mas rompí con tus planes Lulu, ahorita tu anduvieras con tu hermana, sobrinos e hijos divirtiéndote.
- Como crees, de todas maneras ando muy cansada, toda la mañana hice labores domesticas, termine, me bañe y me gano el cansancio.
- Bueno deja me baño, no se me valla a hacer tarde.
- Si el agua aun esta caliente, en mi cuarto te deje tu ropa lista, para que ahí te vistas y arregles.
- Gracias Lulu, por eso eres la consentida.
Subí a bañarme, tarde en el bañándome unos 10 minutos. Termine de bañarme, tome mi toalla me seque con ella y me la envolvi en la cintura, el cuarto de mi cuñada estaba frente al baño, o sea que al abrir la puerta del baño, se podía ver el cuarto, abrí la puerta y cual fue mi super gran y hermosa sorpresa, mi cuñada estaba acostada en su cama, desnuda, con las piernas abiertas, sobándose con su mano, de abajo hacia arriba su panocha y a la vez abriendo sus labios vaginales y después se paro un poco y se recargo a la cabecera de su cama, tomo sus tetas con sus manos y se lamió el pezón de la derecha y luego el de la izquierda, yo estaba inmóvil, entre el baño y el cuarto viéndola y me dijo:
- Ven a divertirte conmigo cuñis acércate.
Ella se puso de rodillas en la cama, ya estando yo frente a la cama y ella de rodillas, estando a mi altura me abrazo y me dio un beso en la boca, la verdad siempre había querido probar esos labios carnosos y estábamos saboreando nuestras lenguas de una forma apasionada, ella me besaba en una forma desesperada, cuando nos dejamos de besar me dijo:
- Tengo ya casi un año en agonía y desesperación por un hombre y mi cuñis me va quitar esas ganas ¿o no?
- Caro Lulu.
Le empece a acariciar las tetas.
-,Chupalas y muerdelas.
Se las empece a mamar, delicadamente, luego lamia esos grandes y erectos pezones.
Después me quite la toalla y deje ver mi muy erecta verga, estando yo parado, ella se bajo de la cama, se puso de rodillas y estando su cara frente a mi verga, empezó a masturbarme un poco, para después metersela a la boca y empezó a mamármela de una forma desenfrenada, se la metía y sacaba de la boca y me chupa la cabeza, dándome la mejor mamada que me han dado en mi vida, no quería que parara, pero mientras me daba esa rica mamada, le dije:
- Lulu detente.
-.¿Que sucede?
- Carate y acuéstate en la cama, quiero regresarte yo el favor y comerte ahí abajo.
Ella se acostó en la cama, abrió las piernas y las levanto y me dijo:
- Antes hazme un favor.
- Lo que quieras.
- Chúpame los pies eso me encanta, no te preocupes soy muy higiénica en mis pies y me hago pedicure regularmente.
Hacer eso se me hizo algo raro, pero no lo dude y tome sus 2 pies.
- Chupame los dedos de uno por uno, eso me excita demasiado y me vuelve loca,

Se los empeze a chupar empezando por el dedo grande, hasta el pequeño de cada uno de los pies y tenia razon, se apreciaba la limpieza y suavidad de ese hermoso par de pies, asi repeti lo mismo varias veces y me encanto, despues le empeze a chupar los talones y le encanto a ella mas, despues de ese dia me empeze a hacer un poco fetichista de pies, porque la mayoria de las veces que se lo hago a una mujer, le chupo los pies, pero sin llegar a ser un obsesivo en esto, volviendo con mi cuñada Lulu, cuando termine de chupar sus pies me fui subiendo poco a poco y besando sus piernas, hasta llegar a su ya muy humeda panocha y ella me dijo:
- Ya estoy bien mojada, cómeme.
Empece a lamer ese rico liquido que empapaba su rajita y luego empece a comerme su clítoris, lo lamia y lamia y mi cuñada gritaba de placer, después empecé a mordisquear, con mis labios, sus labios vaginales y lamia y lamia toda esa rica panocha de abajo hacia arriba, así como ella se volvía loca con la forma de comerme su panocha, yo era un loco comiéndome todo aquello, pasado un rato me dijo:
- Detente cuñis y pasame un condón del cajón de arriba de aquella cómoda.
Fui por el, me dijo:
- Amelo.
Lo abrió con los dientes y saco el condón, me lo puso.
- No puedo correr riesgo, con tu hermano tan lejos, me llegas a embarazar y luego que cuentas le doy.
Se fue a la cama se puso de perrito.
- Ahora si ya te quiero adentro.
Se la deje ir y tuve una sensación un poco extraña, porque al momento de metersela la sentí un poco apretadita.
- Cuñis esto es el resultado de ya casi un año sin un pito adentro,
Yo seguía metiendo y sacando y ambos gemíamos y gemíamos, ella me dijo:
- Quiero montarte.
Paramos me recosté en la cama y ella se subió arriba de mi de frente, tomo mi verga y se la fue introduciendo poco a poco, hasta que llego adentro entonces, ella brincaba y brincaba sobre mi, mientras yo alcanzaba con mis manos sus tetas y se las acariciaba y sobaba sus pezones y ella no dejaba de brincar y brincar y yo no dejaba de disfrutar esos ricos brincos, ambos empezamos a sudar, por el acto sexual y por el calor del mes de julio, aquí en SLP, México (por los que no saben donde sucedió esto) ambos nos cansamos de esa posición y ella se bajo de mi y me dijo:
- Te toca escoger la siguiente posición.
- Acuéstate a lado mio y recuéstate en tu hombro izquierdo.
Me puse detrás de ella y se la empecé a meter en su vagina, estando yo detrás se la empecé a bombear con desenfreno y ambos no paramos de gemir y gemir, se la bombeaba y bombeaba, hasta que sentí que me venia y sin avisar se la saque me quite el condón y me vine a chorros en su pierna, pasados unos segundos senti, chorros de ella por su orgasmo, ambos quedamos cansados y nos dimos un beso largo en agradecimiento el uno al otro, por el acto sexual, pasados unos minutos, recordé y le dije:
- ¿ Que hora es?
- Son las 5:15 pm
Me pare de la cama, rápido y le dije tenia que llegar a la escuela a las 5:00 pm.
- Perdóname por mi calentura no vas a llegar a tu ceremonia.
- No te preocupes por esto que me acabas de dar, vale la pena perder lo que sea.
- Pues vamos a bañarnos los 2 rápido.

Entramos al baño y nos bañamos de nuevo y nos volvimos a besar,
- Hay que detenernos porque tienes que ir a la escuela.
Salimos del baño, nos vestimos, me llevo a la escuela y entro conmigo y me llevaba del brazo por la escuela, yo me sentía orgulloso, de que me vieran mis amigos con aquel mujerón y yo presumiendo a mi Lulu, hasta eso llegue a las 5:45 pm y aun no empezaba la ceremonia, lo que me hizo pensar valió la pena llegar tarde, porque me lleve un gran regalo de hermosa cuñada Lulu.

Autor : Anónimo
Read More

Relato erótico : Sexo anal con la nuera

Relato erótico : Sexo anal con la nuera

Federico, un viudo sesentón, iba paseando a su perro por el monte cuando vio a Angelita, arrodillada y bebiendo en un regato que bajaba del monte. Tenía el trasero en pompa, y le dijo:

-Ese si que es un culito diez, Angelita.

La voz de Federico la sorprendió. Se puso de pie.

-¡Qué susto me metió, suegro!

Federico era un hombre de complexión fuerte, de estatura mediana, pelo cano y aún potable. Vio al lado de Angelita un saco mediado de piñas, y le dijo:

- ¿Cómo andas hoy a las piñas? A las piñas se viene después de un día de viento.

-Ya lo sé, pero me aburría en casa. ¿Qué decía de mi culo?

-Que lo tienes bonito.

Angelita se puso muy seria.

-¡¿Es que no tiene vergüenza?!

La miró, Angelita era una joven de 19 años, rubia, llevaba su largo cabello recogido en una trenza, lo que hacía resaltar su cara redondita y su largo cuello. Tenía los ojos castaños, las tetas medianas, y el cuerpo delgado. De los lóbulos de sus orejas colgaban dos aros de plata.

Federico, le respondió:

-La dejé en casa.

Angelita apoyó la espalda a un eucalipto.

-Ya veo, ya. Si se entera su hijo de que me tiró los tejos, se arma gorda.

-Mi segundo nombre es Peligro.

-¿Peligro? Viejo verde, diría yo.

Angelita echó a andar, Federico le preguntó:

-¿Quieres que te ayude a llenar el saco de piñas?

-Ayude. -Angelita comenzó a flirtear con su suegro- ¿Y qué más?

-¿Qué más, qué?

-¿Qué más le gusta de mí?

-Por gustar, de ti me gusta todo.

-Sólo le falta decir que soy como un cerdo, que se pueden aprovechar de mi hasta los andares.

-Y se podría.

Lo miró y parecía enfadada.

-¡¿Me acaba de llamar cerda?!

-Lo del cerdo lo dijiste tú, pero ya que te pones alta, te lo diré: Me gustas tanto que te echaría un polvo que te dejaría los ojos en blanco.

-Sueñe. Yo no soy como mi amiga Pilarita.

-¡¿Te contó lo del pajar?!

-Sí.

-¿Te contó también que yo estaba dormido cuando me cogió la polla?

-No.

-Lo que me contó fue unas cosas de usted que me cuesta creer.

-¿Qué cosas?

-Cosas.

-¿Son cosas que le hice?

-Sí. ¿Es verdad que le hizo cosas sucias?

-¿Te dijo que me mamó la polla y que yo le comí las tetas, el culo y el chocho?

-¡¿Le comió la almeja?!

-Claro. Le comí el coño y se corrió en mi boca. En un buen polvo debe haber de todo. ¿Mi hijo no te come el coño?

Angelita no salía de su asombro.

-¡No!

-Entonces es un idiota. Un coñito tan fresco como el tuyo se debe saborear.

-¡Lo que es su hijo es un señor!

-Lo que es mi hijo es un tonto del culo. No hay nada más rico que beber el jugo de la corrida de una mujer, y si es jovencita, eso ya es una delicia.

Angelita se agachó para coger una piña, giró la cabeza y vio para donde estaba mirando su suegro. Se incorporó. Metió la piña en el saco, y le preguntó:

-¿Me estaba mirando para el culo?

-Sí, ya te dije que lo tenías muy bonito.

-¡Váyase!

-Me voy, pero antes dime. ¿Qué te dijo Pilarita que le hice que te pareció tan sucio?

-¿Si se lo digo me deja en paz?

-Dejo.

-Que se la metió en los dos agujeros.

-¡Oh, oh!

-¿Qué?

-Si te contó que la folle por los dos lados fue con el fin de conseguir algo, esas cosas no se dicen gratuitamente.

Angelita, se ofendió.

-¡Siga su camino!

-Te hizo dos deditos. ¿A qué sí? Coño y culo.

Cogió una piña verde del saco y hizo amago de tirársela.

-¡Largo!

-Te lo hizo.

-¡Qué se largue, coño!

-¿Se los hiciste tú también a ella?

La piña verde salió de la mano de Angelita y voló por encima de la cabeza de Federico.

-Ya me voy, ya me voy. No le cuentes nada de lo que te dije a mi hijo.

-¿Ahora le viene el miedo a Peligro?

-Miedo, no, pero hay cosas que es mejor evitarlas.

Federico, se fue. El perro, un perro de raza desconocida, lo siguió.

Unos minutos después, estando Federico sentado sobre la roca del Venancio, una roca plana de unos 16 metros cuadrados, Angelita, arrastrando el saco de piñas llegó junto a la roca, apoyó la espalda a un pino, y le preguntó:

-¿De verdad que Pilarita se corrió en su boca?

-Sí, y yo me corrí en la suya. Se la llené de leche.

-¡Qué fuerte! ¿Sabe rica?

-¿Cuál?

-La suya.

-No sé, nunca la probé. ¿A que sabe la tuya?

-Sabe a... Si supiera que no lo iba a saber nadie...

-Puedes apostar mi vida a que si algo pasa entre nosotros quedará entre nosotros.

-Siendo así..

Federico se levantó, fue a su lado y la besó. Angelita comenzó a temblar como una niña. Berto, su marido, no la besaba con lengua, Federico lo supo porque no sabía besar. Enseguida aprendió. Le desabotonó la blusa. Ella se desabrochó el sujetador Tenía las tetas duras, con pequeñas areolas rosadas y bonitos pezones. Por su manera de gemir, le encantaba que se las comiera. Se le pusieron los pezones tiesos. Al bajarle las braga vio que las tenía empapadas. Arrodillado, -Angelita levantaba la falda con una mano- le cogió las duras nalgas, y le pasó la punta de la lengua por ambos lados del capuchón del clítoris y después alrededor. El clítoris salió del capuchón. Lo lamió de abajo arriba, lo chupó y giró su lengua sobre él. Angelita abrió las piernas, y le dijo:

-Me voy a correr.

-¡¿Ya?!

-Ya.

Le lamió la raja y le salió la lengua llena de babas. Le lamió los labios y fue bebiendo de ella. Le dio la vuelta y jugó con la punta de su lengua en su ojete. Al rato, le dijo:

-Así también me voy a correr.

Le volvió a dar la vuelta. Al lamer el coño de abajo arriba, las piernas de Angelita comenzaron a temblar y le llenó la boca a su suegro con una larga corrida, pastosa y blanquecina.

Cuando acabó de correrse, subió las bragas, y abotonando los botones de la blusa, le dijo:

-Lo que hicimos no estuvo bien. ¡Que vergüenza! ¡Cómo pude dejar que me hiciera una cosa así!

Federico la había cagado. Al correrse, a Angelita se le fueran las ganas y se iba a quedar empalmado y sin coño donde meter. Sacó la polla, y le preguntó:

-¿Y que hago yo con esto?

-Pélela.

Federico, le cogió una mano.

-Menéala. Me lo debes.

La cogió sin rechistar. La apretó y Federico le follé el círculo que hiciera con la mano dándole al culo hacia delante y hacia atrás. Poco después, al mojarle la mano de aguadilla, la besó y ya le dio ella hacia delante y hacia atrás. Federico le magreó las tetas y le metió dos dedos en el coño empapado con las bragas subidas. Masturbándolo, y ya caliente de nuevo, le dijo:

-Enséñeme.

-¿A qué?

-A mamar una polla.

-Ponte en cuclillas.

Al estar en cuclillas le dijo todo lo que le gustaba. Que le chuparan el glande, que le pasaran la lengua desde los huevos al frenillo... Le dijo como hacerlo y cuando... Lo que no le dijo fue que se iba a correr. Lo supo cuando la leche de su corrida llenó su boca, pero parecía estar esperándola, ya que se la tragó, y luego le dijo:

-Sabe raro, suegro.

-¿No sabe cómo la de mi hijo?

-A su hijo, en los dos meses que llevamos casados nunca se la mamé.

-Ahora ya sabes hacerlo, esta noche mámasela.

-¡Sí, hombre! Para que me pregunte quien me enseñó.

-También es cierto. Mejor que no se la mames.

Angelita le miró para la polla y vio que se le pusiera flácida.

-Se le bajó.

-Cosas de la edad.

-Y yo que quería...

Federico, guardó la polla, cogió el saco de piñas, lo echó al hombro, y le dijo:

-Lo que tú quieres es mejor hacerlo en tu casa. Berto no llega hasta la noche.

En la cocina de la casa de Angelita, bebiendo un par de limonadas, le preguntó Angelita a Federico:

-¿Ya está para otro, suegro?

Federico se acercó a ella, le cogió las nalgas, y la apretó contra él, Angelita rodeó con sus brazos el cuello de su suegro. Se besaron largamente, después, Federico, le preguntó:

-¿Como te gusta más, arriba, abajo, por detrás..?

-Sólo follé estando debajo, pero me gustaría correrme otra vez en su boca antes de que me la meta.

Se volvieron a besar.

-Tutéame.

-No, no vaya a ser que después, sin querer, lo tuteé delante de su hijo y empiece a desconfiar.

-Estás en todo.

-Hay que estar.

Federico le quitó la blusa, el sujetador, la falda y las bragas, Angelita se quitó los zapatos y las medias. La cogió en alto en peso y la sentó sobre la mesa, mesa a la que la cubría un mantel azul. La besó. La echó hacia atrás y le comió las tetas. Con dos dedos le abrió el coño. Le lamió un labio varias veces, después el otro, y acto seguido, con la lengua plana, se lo lamió de abajo arriba sin llegar a tocar el clítoris. Los gemidos de placer de Angelita y aquel coño tan fresco fueron empalmando a Federico. Se desnudó. Su polla ya miraba al frente. Le lamió el periné y el ojete. Se lo folló con la punta de la lengua y sintió como se la apretaba al abrirse y al cerrarse. Luego le folló la vagina con la lengua la tira de veces. Cuando ya Angelita no aguantaba más, le preguntó:

-¿Tienes mantequilla?

-Hay manteca en la alacena.

Federico cogió la manteca y untó su polla con ella. Le echó a Angelita en el ojete. La muchacha se asustó.

-¡Por el culo, no!

-Te va a gustar.

Le puso la punta en la entrada.

-¡No, suegro, no!

Empujó y entró el glande.

-¡Le dije que no!

Federico se la metió hasta la mitad, y suavemente le folló media docena de veces el culo. Angelita había parado de protestar. Se la metió hasta el fondo, despacito. Con dos dedos le acarició el clítoris. Al rato, magreándole las tetas con una mano, acariciándole el clítoris con la otra y follándole el culo, le preguntó:

-¿Te gusta?

Angelita, mintió.

-No.

-Mentirosa. Se que te gusta porque de tu coño no para de salir jugo.

-Fólleme y calle.

Federico la folló y le acarició el clítoris hasta que los gemidos de Angelita lo alertaron que se iba a correr. Se la quitó.

-¡No! Métala en el culo otra vez.

Federico, cogiéndola por la cintura, metió todo el coño de Angelita en la boca y le metió la lengua en la vagina. Angelita movió la pelvis de abajo arriba y le llenó la boca de babas, diciendo:

-¡Me corro, suegro, me corro!

Al acabar de beber aquella inmensa corrida. Federico, al estilo troglodita, se echó al hombro a Angelita, -iba sonriendo- y la llevó a la habitación. La puso en la cama, se echó boca arriba a su lado, y le dijo:

-Folla al hombre de las cavernas.

-Prefiero que me siga follando. -se puso a cuatro patas- Así nunca me folló su hijo, y además estoy indefensa.

Con eso le había dicho que se la podía meter en el culo cuando quisiese.

Federico, que había visto una zapatilla debajo de la cama, se estiró, la cogió, se puso detrás de Angelita, levantó la mano y le largó.

-¡Plas, plas -Angelita se estiró sobre la cama, plas, plas, plas!

-¡Me está haciendo daño!

-Esto es por por puta. Mira que meterle los cuernos a mi hijo...

Le volvió a largar en las dos nalgas.

-¡Plas, plas, plas, plas!

-¡Se los metí con usted, hijo de...!

Le dio con más fuerza.

-¡¡Plas, plas, plas, plas!!

-¿Hijo de qué, guarra?

-¡Hijo de puuuuuuta!

Le volvieron a caer, ya con menos fuerza.

-¡Plas, plas, plas plas!

Después de darle, Federico, le besó las nalgas coloradas, y le pasó la lengua por el periné y el ojete, Angelita levantó el culo y abrió las piernas. Le lamió el coño empapado. La muchacha, gimiendo, se volvió a poner a cuatro patas, y le dijo:

-Dame un poquito más con la zapatilla.

Federico, le dio.

-Plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas.

Después de darle, tiró con la zapatilla, la cogió por las tetas y le clavó la polla en el coño.

Angelita, exclamó:

-¡¡Oooooooooooh, qué gustazo!

Al rato largo, sintiendo las pelotas de Federico chocar contra ella y sus manos magreando sus tetas, le dijo:

-Métamela un poquito en el culo.

-Y tú mete dos dedos el en coño y fóllalo.

Angelita hizo lo que le dijo. Federico se la metió y le folló el culo.

No tardo ni cinco minutos en decirle:

-¡Córrase conmigo, suegro!

Angelita, al correrse, sintió tanto gusto que Federico, llenándole el culo de leche, tuvo que taparle la boca con una mano. Si no lo llega a hacer se iban a enterar en los vecinos del pueblo y los de los pueblos de al lado de lo que estaba haciendo por sus escandalosos gemidos.

Angelita, tuvo que esperar a otra ocasión para montar a su suegro. El pájaro era de picha floja, pero eso sí, lo que hacía lo hacía bien.

Fin

Autor : Desconocido
Read More

Más cuentos, poesías y relatos

Etiquetas

10 poesías para Navidad 100 Poesias con A 1800 1984 2016 2020 2021 4 Poemas Para Martita Aborigen Abuelos Accion Noetica Ahijada Alemania Alicia en el país de las maravillas Amantes Amiga Amistad Amor Anal Ano Anónimo Antiguo Año Nuevo Apodos Árboles Argentina Armando Manzanero Arte Asesinatos Asesinos seriales Astral Atletismo Audio Autopsia Autos Avión Bailando por un Sueño Baño Barack Obama Barcelona Basada en hechos reales Bebés Bersuit Vergarabat Bicicleta Biografía Bizarras Bob Dylan Bob Esponja Bodas Boxeo Brasil Brujas Caca Cádiz Café Calafate Canadá Canciones Cantantes Cánticos de Tribuna Carpe Diem Cartas Casos Cataluña Ceibo Celda Celebridades Celos Celulitis Cementerio Centroamérica Chaparrita Charles Bukowski Charrúas Chile Chiste Chris Namús Ciencia Cine Circo Ciudades Clásicos Colas Colegiala Colombia Comida Compositores Confesión Consejos Coquena Cordoba Cornudo Coronavirus Corrientes Cosas Curiosas Costa Rica Creencias Cristianismo Croacia Cuba Cuentos Cuentos cortos Cuerpo Culos Cumbia Cuñada Cura Curiosidades Datos Curiosos Deborah Rodriguez Declaración Delincuente Deportes Deportistas Derecho Derechos Humanos Desmotivaciones Desubicados Día Día de la mujer Día Internacional del Orgasmo Diablo Dibujos Animados Dichos Diego Maradona Dios Disney Divorciada Doctor Duendes Edad Eduardo Galeano Educación El hombre del sombrero El Poeta Gabriel Empleada Enfermeras Entes Entre Ríos Erección Esclavitud Escritores Escuela España Espejo Espíritus Esposa Esposo Estados Unidos Europa Ex Exorcismo Expresiones Facebook Familia Familia Jodida Famosos Fantasmas Fantásticos Farándula Farmacia Felicidad Femenino Feminismo Filosofía Florencia Peña Flores Forense Fotos Frases Freddy Krueger Frida Kahlo Fuego Fútbol Gabriel García Márquez Gabriel Marquez Garcia Gargamel Gárgolas Gauchos Gay George Orwell GIF Gigantes Gorditos Gordos Graffitis Gramática Guadalajara Guaraní Hablo de mi Hermanas Hermanos Hija Hijastra Hijo Historia Historias Holanda Hombre lobo Homero Simpson Horror Hospital Hot Humor Iglesia Imagenes Incesto Indios Infancia Infidelidad Información Inglaterra Internet Interracial Inventos Invierno Jacobo Winograd Jaimito Japón Jeepers Creepers Jefe JJOO Jovencitas Juana de Ibarbourou Juegos Olimpicos Justicia Karma La catrera La Cenicienta La guillotina La huérfana La poesía y el fútbol un solo sentimiento La Telesita Latinoamérica Laura Ingals Lengua Lenguaje Inclusivo Lesbianas Letra Leyenda Leyendas Leyendas Urbanas Leyes Libros Literatura Lluvia Lobo Lobo feroz Londres Los Pitufos Los Rugrats Luchona Lucifer Luz Machismo Madre Madre Soltera Madrid Mala Fama Malasia Malasya Airlines Maldición Mamá Marido Marihuana Masturbación Matrimonio Medicina Médico Memes Mendoza Mensaje Positivo Menstruación Messi Mexico México Miedo MILF Militar Misiones Mitología Griega Mitología Hebrea Mitos Mónica Farro Monjas Monstruos Moraleja Morgue Motivacional Motumbo Muerte Mujer Mujeres Muñecas Música Nalgas Navidad Necrofilia Negro Beto Nickelodeon Niños Noche Noticias Novia Nuera Oda Orfanato Orgasmo Origen Orto Ouija OVNIs Padrastro Padres Padrino Palabras Pandemia Papá Papas Fritas Para Mujeres Paraguay Paranormal Pareja Pasado Pastor Patagonia Payadas Pedo Pelado Cordera Película Pelirroja Pene Pensadores Perros Pesadillas Pete Pinocho Piratas Piropos Piropos para Hombres Playa Pobreza Poema Poemas para esa orto Poemas para ese orto Poemas para la fiestera de tu hermana Poesía Urbana Poesiando desde Miami Poesías Poesías de estación Poesías para Tu Hermana Poesías Varias Poetas Policía Policiales Política Pombero Popol Vuh Porno Presidente Preso Prima PRIME Prisión Prisionero Profesor Prohibido Prostitutas Punta del Este Puta Racismo Redes Sociales Reencarnación Reflexiones Relatos Relatos Eróticos Religión Responsabilidad Rio 2016 Roberto Carlos Rubias Rusia 2018 Sabés como le dicen Salamanca Salta Salud San Valentin Santiago de Chile Sexo Sexo oral Sexualidad Sobrina Sobrino Suegra Sueños Swinger Tamaño Tango Taxi Te doy Te doy hasta que Terror Tesis Texto Tía Tío Tips Titanic Trabajo Traseros Trío Tu hermana Tu mamá Tu novia Tumba Tuteo Umita Universidad Uruguay Usain Bolt Vacaciones Vagina Vecina Vecino Veneno Venganza Ventrículo Verano Verídicas Vibrador Videos Viejas Viejos Villera Violación Virgen Virus Vomito Walt Whitman Xuxa XXX

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel