Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

Mostrando entradas con la etiqueta Monstruos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Monstruos. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de octubre de 2019

El Monstruo del armario

El Monstruo del armario

Todo comenzó porque mi hijo de tres años lloraba por las noches a la mitad de la noche. Cuando iba a su cuarto a verlo, estaba histérico: por sus mejillas corrían lágrimas y lloraba diciendo que el coco lo había asustado. Lo dejaba dormir con mi esposa por la noche y pensaba que sólo había sido un mal sueño.
La siguiente noche él ni siquiera quería estar en su cuarto, pero lo convencí diciéndole que el coco era un invento de su imaginación. Me despertaron una vez más sus gritos. Corrí a su cuarto para encontrarlo lleno de lágrimas otra vez.
Para la tercera noche coloqué una cámara en su cuarto para mostrarle que no había monstruo. Esa noche no hubo gritos ni llanto. Fue agradable despertar en la mañana luego de mi primera buena noche en tres días. Sin embargo, mi hijo no se veía fatigado. Ni siquiera se quejó en la mañana cuando lo despertamos para ir al preescolar. Cuando mi esposa lo llevó, decidí revisar la cinta de la cámara para averiguar cómo había dormido. Nunca olvidaré lo que vi.

Al rededor de las dos de la madrugada mi hijo dormía, pero la puerta de su armario lentamente se abrió. De las sombras emergió una mujer pálida, desnuda y delgada con largo cabello negro y unos sólidos ojos negros. Su cuerpo era huesudo y frágil, como si hubiera sobrevivido un holocausto. Cuando se volteó, pude ver su espina que sobresalía de su espalda como si fuera un dinosaurio. Acercó sus manos anormalmente grandes a la cama de mi hijo y cubrió su boca. Él intentaba gritar, pero no podía.

La palma de una de sus manos fácilmente tapaba su cabeza y ahogaba sus gritos. Ella lo tomó con una facilidad que alguien con su frágil cuerpo no debería tener y caminó de regreso al armario con mi hijo en sus brazos. Una hora después regresó con lo que parecía un gusano que se convulsionaba del tamaño de una mochila y lo colocó en la cama de mi hijo antes de regresar de nuevo al armario.

Durante las siguientes dos horas lo vi torcerse y sufrir espasmos mientras crecía y mutaba hasta parecerse a mi querido hijo. Una vez que la transformación estuvo completa, salió de la cama, se puso una piyama, se volvió a meter y nos esperó. No sé qué es esa cosa que partió con mi esposa esta mañana, pero sé que no es mi hijo...

Historia de terror : El Monstruo del armario
Autor : Desconocido
Read More

miércoles, 10 de abril de 2019

Cuento del Lobo Feroz

Cuento de terror tomado de la red que es una especia de versión renovada del Lobo Feroz o el Hombre Lobo en la ciudad.

Cuento del Lobo Feroz

Cuento del Lobo Feroz

Carla era una joven estudiante que trabajaba en un bar para pagar sus estudios. Un día entró al bar un joven de aspecto desaliñado, pidió un café, pagó con una moneda vieja y se quedo dormitando en la mesa. Anochece y el encargado lo quiso echar pero Carla intercedió :afuera hace mucho frió, seguro no tiene donde pasar la noche". -"Me da igual, si quieres llévalo a tu casa" Ella despertó suavemente al joven y le pidió que se marchase, él se marchó sin percatarse que ella había introducido un billete de 10 euros en su bolsillo .

El bar cerró y Carla como ya no tenía dinero para el taxi, optó por caminar hasta su casa, hacía frió así que apuro el paso, pero se percató que alguien la seguía, podía escuchar sus pasos, ella caminó lo mas aprisa que pudo, todo estaba solitario no podía pedir ayuda a nadie...en eso vio un bar abierto, entró pensado allí llamar a su amiga para que la recoja en su carro, el bar estaba vació, sólo una joven que limpiaba el.mostrador, Carla le explicó su situación , - Entiendo que estas asustada, si quieres puedes pasar la noche en mi piso que queda cerca"

No, llamaré a mi amiga" pero no encontró su celular y no sabia su número de memoria, entonces de nuevo la camarera le ofreció su piso, Carla aceptó, la joven le parecía bondadosa. - "Voy a ver que todo esté en orden en la despensa y luego nos vamos" . Regresó y juntas abandonaron el bar y llegaron a un edificio destartalado, Carla lo miró sorprendida, pero la otra joven le dijo que aunque parecía viejo, por dentro no estaba mal, entraron y todo parecía ruinoso....pero no tuvo tiempo de decir nada más, cuando un hombre surgió de la sombra la agarró con fuerza tapándole la boca y la camarera en vez de ayudarla solo sonreía.

Ironías de la vida, por huir de un chico malo, caes en manos de otro peor, él es mi hermano gemelo y le gusta bomboncitos como tú, lo llamé mientras iba a la despensa, él te hará el amor y yo miraré , cosa que me gusta mucho y después lo siento por ti, no podemos dejar testigos. Entonces el hombre la arrastró hacía dentro dispuesto a violarla... Pero entonces pasó aquello, de las tinieblas surgió un enorme lobo negro ojos color sangre, la camarera al verlo salió huyendo aterrada, el hermano tiró a Carla y se enfrentó a la bestia sacando una navaja, pero un lobo gigante no es lo mismo que una chica indefensa, así que cayó al piso con la garganta destrozada, Carla al ver esto se desmayó de pánico.

Ya era de día cuando ella recobró el conocimiento, el cadáver del gemelo estaba ahí en un charco de sangre, pero el lobo había desaparecido, en eso Carla vio dos papeles bajo un fragmento de tela...uno era un billete de 10 euros, y el otro era un papel donde estaba escrito: Perdona que te siguiera anoche, pero quería devolverte el billete... Los lobos no necesitan dinero.

Autor : José Luis Ocampo
Read More

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel