Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

Mostrando entradas con la etiqueta Padrino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Padrino. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de mayo de 2019

Relato Erótico : Padrino abusa de su ahijada

Padrino abusa de su ahijada (Video Porno)

Mi historia pasó hace tres años, apenas después de esa etapa de la vida donde todas las chicas sueñan con bailar su vals junto a sus chambelanes y recibir su ultima muñeca, tenía apenas 18 años y aún recursaba el 3° de secundaria. Perdí a mis padres en un accidente automovilístico, ellos habían salido de viaje ya que se dedicaban al comercio y yo me había quedado a cargo de mi hermanito de 5 años, al enterarme de su muerte sentí que mi mundo se acababa, no tenia familia que me ayudara ni tíos y menos abuelos ellos ya habían fallecido mucho antes, únicamente conocía a mis padrinos quienes nos visitaban muy de vez en cuando, ellos se llaman Jaime y Marta, tienen dos hijos Hugo de 22 años quien ya vivía independientemente y Migue de 8 años, después de los funerales mi madrina me dijo
"Hija, le voy a pedir permiso a tu padrino para que se vengan a vivir con nosotros, están muy chicos para estar solitos”
Le dije “Está bien madrina, ojala no se enoje mi padrino, sería mucha carga para él”
Al poco rato regresó mi madrina diciéndome que mi padrino estaba de acuerdo y que al día siguiente pasaba por nosotros para llevarnos a su casa.
Al día siguiente me levante muy temprano y preparé mis cosas y las de mi hermanito, ni bien terminaba y había llegado mi padrino por nosotros, me dijo; “Ya están listos? Tenemos que irnos porque se me hace tarde para ir a mi trabajo”
Nos fue a dejar a su casa, ya nos habían preparado una habitación, era muy bonita y mas amplia que la mía y la cama mucho mas suave!! Mi madrina hacia todo lo posible por hacernos la vida mejor ella atendía a mi hermanito y yo iba a la escuela, de regreso le ayudaba en casa lo que mas podía.
Con mi padrino el trato era mas distante, siempre me llamaba por mi nombre únicamente, en las mañanas mi obligación era atenderlo, preparar su baño, planchar su traje, darle de desayunar y mientras el desayunaba yo me alistaba para ir a la escuela, me iba a mi habitación, me ponía mi uniforme me peinaba y maquillaba ligeramente, al salir el ya estaba esperándome para darme ride a mi escuela... Esa rutina fue todos los días durante un mes, yo nunca sentí algo extraño de su parte, solo que era muy cortante en su trato para mi.
En uno de esos días mi madrina se ausentó de la casa se había ido a otra ciudad a ver a su Mamá quien se encontraba muy grave, me dejo encargado a mi padrino, mientras ella se llevaba a mi hermanito y su hijo mas chico.

Al día siguiente me había levantado tarde por ver una película hasta muy noche, así que con mi pijama que era un top de color blanco con un ligero escote que dejaba al descubierto la parte superior de mis senos, un short rosa, cortito y ajustado con el cual lucían mis piernas que se notaban suaves y frescas por la crema que me había acabado de poner y a la vez marcaba perfectamente el bikini que llevaba puesto, ademas de una batita algo transparente que dibujaba mi figura, preparé el desayuno y lo serví en la mesa donde ya estaba mi padrino esperando y me senté a desayunar con él ya que era sábado y ese día no iba a la escuela.
Para romper el hielo comente;

“Padrino les agradezco mucho a Usted y mi madrina por ayudarnos en estos momentos tan difíciles sobre todo por mi hermanito que esta muy pequeño y es quien mas extraña a mis papás”

El solo me observaba de pies a cabeza sin decir una sola palabra y eso hacia que me pusiera mas nerviosa .

“No se como pagarles todo lo que han hecho por nosotros”

Sin dejarme hablar mas él dijo;

“Pues no es mala idea, debería cobrarte la renta, la verdad es que nada en esta vida es gratis y estaria bien que hicieras algo en esta casa, no puedes estar de mantenida!!”

Las palabras de mi padrino me sorprendieron porque yo era quien siempre lo atendía!! Pero en realidad tenia razón, solo estábamos como arrimados en su casa así que le respondí “Hoy mismo voy a buscar un trabajo y en cuanto me paguen le daré lo del mes Padrino”

Pero de aquí a que consigas un empleo y te paguen vas a tardar mucho, y pues yo no puedo esperar tanto” me contestó.

Entonces que quiere que haga, no tengo dinero para pagarle, Le contesté enojada.

“A mi no me vas a alzar la voz Pendeja!!!" Me respondió al mismo tiempo que me daba una cachetada tan fuerte que me tiró de la silla en la que estaba sentada.
Caí al piso y al reaccionar y sentir el ardor en mi cara, las lagrimas comenzaron a rodar por mis mejillas acompañados de sollozos.
“Ya deja de lloriquear, eso te pasa por contestarme mal, solo no me hagas enojar para que no te pase lo mismo, De ahora en adelante cuando te pregunte algo solo me dirás “Sí Señor, o No señor” entendiste!!??
“Si señor” conteste con cierto miedo de que me volviera a golpear.

“Muy bien!!! Vez que fácil es? Ya se me ha ocurrido que hacer... Ponte de pie” me ordeno y sin mas agrego, “Quiero que me des tu bikini que tienes bajo tu short, es con el que dormiste verdad??

Yo no sabia que contestar, había quedado sin palabras con lo que me dijo, me puse de todos colores por la vergüenza ya que el me miraba fijamente, hasta que finalmente respondí; “Esta Usted Loco?! Esta bromeando verdad?!” Ni bien terminaba de hablar, nuevamente me dio otra cachetada, con mas fuerza que la anterior.

“Bueno.. Tu no entiendes verdad?? ya te dije que me digas solo Si Señor!! o No señor!! Y que no me alzes tu voz!! Que aqui no eres nadie”

“Estoy hablando en serio, no es ninguna broma y si no te parece pues las puertas están abiertas cuando quieras irte, nadie te esta obligando a quedarte, eso si, te iras tu sola porque tu hermanito se queda con nosotros, ya hable con mi abogado y estoy tramitando su custodia, ademas si piensas volver a tu casa ya me encargue de venderla, así que te iras a la calle si así quieres, que de ti no me importa lo que te pase”

NO podía creer lo que el me estaba diciendo!! Pensé salir corriendo de ahí pero no quería dejar a mi hermanito, èl era TODO para mi.

“Entonces que respondes, mira que no tengo tu tiempo y se me hace tarde, si me vas decir que no, vete recogiendo tus miserias y te me LARGAS que al volver no te quiero ver aquí”

Pasaron por mi mente muchas cosas, Yo quería decir que no!!! Que se fuera al carajo con su propuesta!!
Pero sabia que si lo hacia no volvería a ver a mi hermanito otra vez!!

Así que tragándome mi orgullo y el dolor físico y emocional que sentía en ese momento le respondí “Esta bien señor, si eso quiere, se lo daré, me lo voy a quitar!”

“Esperate chamaca!!, yo mismo te lo voy a quitar” Grito!! Acercándose hacia donde yo estaba.

Cuando estuvo frente a mi, cerré mis ojos, tenia mucho miedo porque no sabia que iba a pasar.
Sentía su respiración agitada y como ponía sus manos sobre mi cintura mientras decía “ ya vez que si te portas bien no pasa nada malo” arrodillándose para poder bajar mi short con mas facilidad, solo sentí cuando metió sus dos pulgares dentro de el y poco a poco fue bajándolo hasta que sin mayor esfuerzo cayó a mis pies. Sus manos recorrían lentamente de abajo hacia arriba mis muslos, podía sentir sus dedos tocándome hasta llegar a mis nalgas donde con sus dos manos les dio un fuerte apretón.
Yo seguía sin abrir mis ojos, solo deseaba que ese momento ya terminara, me sentía con tan impotente!!

Sentí como acercó su rostro a mi entrepierna ya que su respiración chocaba con mi piel

¡¡¡Aaaaaahh, que deliciosa hueles chamaca!!! Dijo el, mientras sus dedos tomaban las orillas de mi bikini y lo jalaban hacia abajo lentamente, los sentía nuevamente rozar mis piernas hasta bajar totalmente. Levante un pie y luego el otro para que el pudiera sacar mis ropas, mientras yo seguía con los ojos cerrados

“Abre tus ojos!! Ni que te fuera a coger!!” Dijo “Bueno... Aun no” agregó con tono burlón.
Poco a poco los fui abriendo y mientras lo hacia alcancé a ver como se llevaba mi bikini a su nariz para respirar profundamente su aroma, el seguía de rodillas con sus ojos fijos en los míos, guardó mi bikini en el bolsillo de su pantalón, después con sus manos empezó a acariciar mis piernas terminando en mis nalgas donde no perdía oportunidad de apretármelas, mientras me decía; “pinche chamaca, que suave y lisita tienes tu piel, ademas tus nalgas están bien duritas y redonditas... desde cuando me moría de ganas de agarrarlas” al mismo tiempo que me daba una fuerte nalgada, dejándome colorada y ardiendo la parte en que se estampó su mano.

Se puso de pie frente a mi y sujetando mi barbilla me dijo, “si te portas bonito conmigo no tienes de que preocuparte, pero si no..... Pues ya me conociste como soy, así que tu decides como quieres que te trate, en mi cuarto deje algo para ti así que cuando regrese quiero que estés bien arregladita para recibirme de lo contrario ya conoces las consecuencias, entendiste???

Aun con algunas lagrimas en mi cara, solo respondí “Si señor”

Después de eso el por fin se había ido, levanté mi short, me lo puse y me fui a mi cuarto donde lloré de impotencia, de rabia mas que de dolor!!!

Pensaba que pasaría conmigo ahora, aunque nunca hubiera imaginado lo que me pasaría.

Sin darme cuenta el sueño me venció, dormí profundamente intentando escapar de esa realidad que irónicamente se había convertido en una pesadilla.

Desperté casi 5 horas después motivada por el hambre ya que desde la mañana no había probado alimento, bajé a la cocina, me preparé un sándwich y una malteada, los cuales comí sin mucha ilusión, mas bien pensando en que sería de mi suerte ahora.
Recordé lo que me había dicho ese viejo asqueroso y motivada por la curiosidad subí a su habitación para ver que era lo que había dejado, entré al cuarto y pude ver algo sobre la cama, me acerqué, observé un traje de enfermera de esos que venden en las sex shop y pensé para mí;
“este viejo sí necesita una enfermera, pero en un psiquiátrico donde debería de estar encerrado, está loco de remate si piensa que me voy a poner esa ropa y menos para él”

Salí de ahí, me fui a mi cuarto donde me dispuse a darme un baño me quité mi ropa y entré a la regadera; el agua comenzó a caer mojando primero mi cabello, deslizándose por mis pechos hasta bajar a mi abdomen, sentía como pasaba por entre mis piernas y finalizaba en mis pies, quiera que el agua se llevara todos mis problemas... Al terminar de bañarme me dispuse para vestirme, era verano y el calor estaba insoportable, por mí me hubiera puesto un sueter y pantalón para no dejar nada a la imaginación de ese viejo, pero la verdad es que me hubiera muerto de calor en unas horas, opté por una blusita de color amarillo y un short de mezclilla... Al menos me sentiría mas cómoda.

Para ese momento ya eran casi las seis de la tarde y sabia que ese viejo no tardaría en llegar por lo que preferí encerrarme en mi habitación para no tener que verlo a su regreso, me acosté en mi cama y prendí la televisión para distraerme.
Pasó el tiempo ya había anochecido y con alegría vi que no llegaba, pero poco me duró el gusto porque al poco rato escuché un auto estacionarse, apague la luz del cuarto y me asome por la ventana, vi que bajó de un auto, tambaleante y con una cerveza en la mano, pero no venia sólo, lo acompañaban otros tres hombres, hablaron entre ellos pero no alcancé a escuchar que decían solo vi que se despidieron.

En cuanto vi que Entró a la casa inmediatamente apague la tele y le puse seguro a la puerta de mi cuarto, no tardó mucho en que subiera tratando de abrir la puerta, al no abrirse empezó a gritar “HEEY LORENA, ABREME MOCOSA, SI NO YA SABES QUE TE VA A PASAR!!!
Sabia que si no le hacía caso, me volvería a golpear, así que aún con miedo decidí abrir.
“Si padrino, perdón me había dormido, no escuché cuando llegó” dije mintiendo para evitar algún castigo.
“Eso!! Así me gusta que respondas, de modo bonito” me dijo con su aliento a cerveza.

De repente y Sin motivo alguno levantó su mano dándome una cachetada al mismo tiempo que me gritaba
“RECUERDO QUE TE DIJE QUE ESTUVIERAS ARREGLADA PARA CUANDO LLEGARA”

Sentí que mi sangre hervía de coraje y le contesté “USTED ESTA LOCO SI PIENSA QUE ME VOY A PONER ESE TRAJE, NI EN SUEÑOS LO VOY A HACER”

Sin darme oportunidad de huir, me sujetó con fuerza del cabello diciéndome;
“AUN NO ENTIENDES VERDAD?? a ti te gusta que te traten mal, te voy a enseñar a obedecerme por la mala.”

Pero Esta vez estaba dispuesta a no dejarme golpear por él, así que le dí una patada en su pié lo que hizo que me soltara.
Entré corriendo a mi cuarto y le puse seguro, él empezó a azotar la puerta gritándome que le abriera si no sería peor para mí, comenzó a patearla, yo adentro estaba aterrada cuando veía como la puerta iba cediendo con cada golpe, hasta que pasó lo que temía, La chapa no aguantó mas y se rompió dejando que el entrará.

“AHORA SI TE VOY A ENSEÑAR A RESPETARME” gritó, sacándose el cinturón de su pantalón mientras se acercaba a mí, sin que yo pudiera moverme paralizada por el miedo, solo pude alzar mis manos en un vano intento de detenerlo.
Fueron tantas las veces que su cinturón golpeaba mi cuerpo que ya no pude mas y le suplique que parara.
“Por favor padrino!!!!! Ya no me pegue!!!! Me duele mucho!! Yaaa por favor!!!”

Después de muchas súplicas por fin se detuvo, yo tirada en el piso sentía que todo mi cuerpo me ardía por los golpes, el jadeando de tantos cintarazos que me había dado me decía “Que esto te sirva de lección, conmigo no quieras pasarte de lista y ahora levántate” me ordenaba y yo sumisamente obedecí me paré y con sus manos me jalaba hacia él “ahora vamos a continuar lo que quedó pendiente en la mañana, ni creas que ya me he cobrado todo lo que me debes” decia mientras sus manos tomaban mi blusa del cuello y con un violento jalón la desgarró por la mitad, haciendo que mis Senos brincaran quedando al descubierto ya que no tenia puesto mi sostén, rompió lo que quedaba de mi blusa y jalandome de un brazo me tiró sobre mi cama, se abalanzó sobre de mi donde empezó a deleitarse con mis Senos los cuales estrujaba con sus manos, pasando en repetidas ocasiones sus pulgares sobre mis pezoncitos cafés. Con la poca fuerza que me quedaba intentaba empujarlo para que se quitara de encima de mí, pero por mas que lo intentaba no lo lograba, si no por el contrario el parecía excitarse aun más
“Así me gusta, que te hagas la difícil, pero ya veras que te voy a domar Lorenita!!” decía él al mismo tiempo que con una de sus manos agarraba las mías, mientras sus labios sujetaban uno de mis pezones dentro de su boca y con su lengua jugaba con el pasándola encima y alrededor una y otra vez de una forma lenta y rítmica.
A causa de la humedad de su saliva, el calor de su boca y las caricias que me daba con su lengua sentía como mi pezón comenzaba a erectarse y se doblaba cada vez que su lengua pasaba encima de él, cosa que el notó de inmediato diciéndome burlonamente; “No que no Zorrita!! Yo sabia que te iba a gustar!! Ahora vamos con el otro!”
Despegó su boca para poder empezar a besar mi otro pecho acariciándolo de la misma forma que el primero. Era una sensación extraña la que experimentaba, por un lado sentía su saliva refrescarse encima de mi pezón y por el otro sentía lo caliente de su boca, lo que ocasionaba que mis pezones se pusieran duros como pequeña piedras.
Ahora pasaba de un pecho a otro besándolos y chupándolos como si se fueran a escapar de su mano.

Mi voluntad comenzaba a ceder, solo le decía “Yaaa!! Por favor... Ya no sigaa..”, pero mi cuerpo empezaba a responder a las caricias de un modo que no quería que pasara.
Mi entrepierna se iba humedeciendo y el aroma que producía no le fue indiferente.

Con un pedazo de mi blusa Amarró mis manos a la cabecera de la cama para que no pudiera escapar y Desabotono mi short para quitármelo junto a mi ropa interior, mientras yo le decía “Nooo!! Que va a hacerme?? Déjemeee, sueltemeee!!!”.

Pero mis súplicas fueron en vano, con sus dos manos fue despojándome de mi short y Ahora estaba totalmente desnuda y a su merced!!

“Vas a ver que te va a gustar lo que te voy a hacer, hasta me vas a pedir mas!!” me dijo en tanto él se quitaba toda su ropa.

Por mas que me resistí, usando sus dos manos que metió entre mis piernas logró separarlas, para poder meter su cabeza y empezar a besar la parte interna de mis muslos, mientras subía poco a poco hasta llegar a mi vagina.

Con las pocas fuerzas que me quedaban me retorcía de un lado a otro con el fin que se quitara de entre mis piernas; pero el pasó sus brazos alrededor de mi cadera para abrazar mis muslos y sujetarme con sus manos para que ya no pudiera moverme tanto.

Ahora su boca casi chocaba con mi vagina, así que estampó sus labios en ella para besarla y con su lengua empezó a lamerla de abajo hacia arriba recogiendo todos mis jugos que habían brotado antes, por mas que deseaba no sentir nada entre mas me lamia y me chupaba la vagina mas me mojaba.
Con su lengua se abría paso entre mis pliegues hasta llegar a mi clitoris una y otra vez, en donde cada vez que chocaba su lengua yo sentía un escalofrío que me recorría desde la cabeza, pasando por la columna hasta llegar a mi conchita!!!

En verdad se estaba deleitando conmigo cada vez que me lamia y chupaba porque yo sentía tener entre mis piernas a un perro sediento tratando de calmar su sed.

Mi respiración se había vuelto mas agitada, solo podía decir “Aaaaah!! Aaaaah!!! Yaaa padrinooo!! Por favooor!!! Ya noo!!. Empecé a sentir un extraño calor dentro de mi, como si tuviera temperatura!!, pero el muy desgraciado no se detenía, seguía entre mis piernas torturándome con su boca.

No se comparaba en nada con lo que había hecho antes con mis novios, con ellos solo eran besos y algún manoseo, pero nunca había llegado a más.

Llegó un momento donde con su boca rodeó mi clitoris y no se separó de ahí, comenzó a chuparlo de la misma manera que lo había hecho con mis pezones, mientras con su lengua lo jugaba y lamia , no quería admitirlo pero el placer que me estaba haciendo sentir era indescriptible.

Mis pensamientos se fueron nublando, ya solo jadeaba de tanto placer que estaba sintiendo, el calor que sentía iba aumentando, empecé a sentir que algo iba a explotar dentro de mí, acompañado de una sensación incontrolable de querer orinar.
El empezó a chocar su lengua con mi clitoris muy rápidamente, yo ya no podía aguantar mas y algo ESTALLÓ dentro de mi cabeza, algo que bajaba por mi vientre y terminaba en mi vagina y sentía como un líquido tibio salía de adentro de mí y se escurría en toda mi entrepierna y yo solo decía; “NOOOO, NOOOO, AAAAAHGG, AAAAAAH”

“AAAAH!!!! QUE RICO TE ESTAS VINIENDO LORENITA!!!!” me decía él mientras todo mi cuerpo se estremecía sin que yo pudiera detenerlo!!

Y Mientras aun seguía teniendo ese tremendo orgasmo, el por fin salió de entre mis piernas con su boca escurriendo de mi jugos, apoyando sus dos manos en mis costados quedando encima de mi, mirando sus ojos a los míos, lo que evite bajando mi vista solo para ver que su verga erecta apuntaba a la entrada de mi vagina y empujándola con un movimiento de su cadera chocó en mí sin poder entrar, causándome dolor “AAAAH!!! NOOOO POR FAVOR, ME DUELE” Le dije.
El al darse cuenta me dijo “ Así que eres quintito eeeeeh!! Lorenita!!! No te preocupes, yo te lo voy a quitar!! Agarró su verga con su mano derecha dirigiéndola a la entrada de mi vagina y Volvió a empujar pero ahora con mas fuerza, yo solo sentía que algo se desgarraba mientras su verga grande y dura entraba en mí “AAAAAAY ME DUELE... YAAA POR FAVOR” le decía en tanto aun sufría los espasmos producidos por el orgasmo anterior.
Poco a poco su miembro llenaba mi vagina hasta estar completamente dentro y con movimientos lentos entraba y salía de mí, el muy maldito sabia lo que hacia porque el sentirlo moverse adentro de mí hacia que mi orgasmo se prolongara aun mas, comenzó a besarme todo mi cuello mientras me cogía cada vez mas rápido, iba perdiendo la razón por tanto placer que recibía mi cuerpo de sentir como su verga entraba y salía rápidamente de mi y como sus pelotas se mojaban en mis jugos al chocar con mi piel produciendo un chasquido al estrellarse, bajé la vista nuevamente y vi como su verga brillaba totalmente empapada de mis jugos ahora de color rojizo por mi virginidad arrebatada, entraba y salía de mí con fuerza y sin piedad.
No tardé mucho en que comencé a sentir que toda mi piel se erizaba, mi respiración se hacía mas profunda e inevitablemente sentía la venida de otro orgasmo, me mordí mis labios y entre gemidos que intentaba callar me empecé a venir de tal forma que sentía como la cama abajo de mis nalgas se mojaba por tanto que salia de mi conchita, lo que hacía aun mas delicioso ese momento era que él no paraba de penetrarme y al darse cuenta que me estaba viniendo comenzó a cogerme mas rápido, involuntariamente abracé sus piernas con las mías atrayendolo mas a mí, de pronto se detuvo quedándose dentro de mi vagina, vi que arqueo su espalda y su rostro se descompuso en un gesto de placer absoluto, mientras sentía como su verga daba pequeños latigazos dentro de mí bañándome por dentro de su leche calentita.
Se desplomó encima de mí susurrándome al oído “Te dije que te iba a gustar Lorenita!!” yo no respondí nada, pero dentro de mi sabia le daba la razón, él se quedó encima hasta que poco a poco su verga se hacia flácida, muy lentamente la saco de mí y se dio la vuelta quedando acostado a mi lado.
Después de ese Éxtasis sexual a ambos nos fue ganando el sueño hasta quedar absolutamente dormidos.
Read More

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel