Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

Mostrando entradas con la etiqueta Relatos Eróticos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relatos Eróticos. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de mayo de 2021

Relato Erótico : Mi mamá en Tinder

tinder

Hola amigos soy Manuel de 23 años y mi mamá es Paty de 41, descrita ella es blanquita, cabello negro corto hasta los hombros, muy delgada, labios algo gruesos rosas voz aguda y es bajita mide 1.50 y yo un chico que mide 1.60 y vivo con mi mamá, los dos nos contamos todo ya que nos tenemos confianza desde siempre, ella me platica de sus amores y gustos y yo también le confieso mis gustos..
La verdad es que mi mamá andaba soltera y llevaba un par de meses de no salir con nadie y es que a ella le gusta el relajo y que la inviten a tomar cerveza, así que le bajé Tinder y le dije que subiera una foto guapa y conociera amigos o incluso una pareja. Paty subió fotos, una de cara sonriendo, otra tomada en una plaza donde vestía de mezclilla y tacones, otra en su cuarto con un shortsito y tenis y la última mostrando su trasero volteada y viendo a un espejo.
Nos pusimos a ver perfiles ella y yo ayudandole a escoger chicos atractivos, por lo que estábamos muy divertidos mi mami y yo.
Para nuestra sorpresa mi mamá empezó a tener muchas conexiones y la mayoría comenzaba a filtrear con ella, coquetearle y algunos a decirle obscenidades, a lo que mi mamá se empezó a reír y contestarles:
Hector: Hola Paty, como me gustaría llevarte al motel y darnos un bañito, ¿como ves?
Paty: jaja y ¿me vas a tallar la espalda?
Hector: no solo la espalda mamita, te enjabonaría todita mientras te acaricio rico, como ves?
otro match:
Julio: que onda Patricia, ¿que haces?
Paty: hola, con mi hijo Manuel jugando a ver lo mejor de Tinder.
Julio: aah, oye y ¿a Manuel no le gustaría tener un hermanito nuevo? Dile que yo podría ser su nuevo papá jajaja, ¿como ves?
Paty: jaja, yo creo que si, pero dice que lo invites a la feria primero...
Julio: dile que te voy a cuidar y hacerte mamasita otra vez y que su hermanito va a ser muy guapo jejeje.
otro:
Victor: mi Paty, que carita tienes eh? De niña que no rompe ni un plato, la verdad pareces una niña porque estas bajita, me gustaría sacarte a pasear y que vayas peinada de colitas y vestido de niña como ves? Y te llevo a chupar un dulce rico como ves?
La verdad me daba un poco de celos y calor los comentarios que le escribían a mi mamá, pero confieso que me gustó ver la cara de felicidad de mi mamá al platicar con ellos y conocerlos. Total que me fui a dormir y ella siguió en su cuarto platicando con los chicos.
Así fue una semana después normal, ella se iba a trabajar ya que es maestra de ingles y llegó el sábado siguiente, nos levantamos a desayunar y ella deja su celular sin claves ni candados en la casa, ni me esconde sus mensajes ni nada ya que nos tenemos toda la confianza, así que me dio mucha curiosidad abrir su Tinder y me sorprendió ver que ella ya había publicado fotos más atrevidas, acostada en su cama de su cuarto, modelando con ropa intima y vistiendo tacones altos, entonces abrí uno de sus ultimos match y leí la conversación:
Alejandro: Hay Paty me tienes impresionado, la verdad es que te me haces que te mueves bien rico en la cama y has de apretar bien rico, con esa carita pffff como para cumplirte bien eh?
Paty: hay mi amor, tu te me haces un niño muy guapo, a poco si te gusta mi cara?
Alejandro: no solo tu cara de niña, sino esas nalgas y tetas que te cargas, eres mi princesa Paty eh?
Paty: hay Ale que lindo eres, ¿sabes? me gustaría salir contigo ¿como ves? ¿puedes el sábado?
Alejandro: Si mi amor, ¿donde te veo y a que hora?
Paty: en la plaza del aeropuerto a las 5 ¿va?
Alejandro: Oye pero quiero que llegues vestida bien mami eh? Me gustaría verte de falda y tacones o unos jeans bien entallados con unos tacones altísimos, llegas con un escote eh? No se te olvide
Paty: ay niño que curioso eres ¿eh?
Alexandro: Lleva a Manuel, quiero conocerlo, no te gustaría ver que me lo cogiera? ¿Como ves? Hasta me dan ganas de cogermelos a los dos, ¿no te gustaría Patricia?
Paty: si que eres un perverso niño jaja, te confieso que si me da morbo lo que dices, mi hijo tu y yo solitos...que morbo.
Me quedé impresionado al leer eso de mi mamá y deje su celular de inmediato en la mesa, a lo que mi mamá desde su cuarto me dijo:
Paty: mi amooor, acompáñame con un amigooo, ¿si bebé? es que no quiero ir sola, ándale..
Yo: ¿ya te gustó algún chico verdad mamá?
Paty: ay esta bien guapo ese niño, tiene barbita y se ve papi baby, anda ¿me acompañas? ... ayúdame a escoger mi ropa ven.. ¿que ropa me pongo?
Me acerque a su cuarto y obvio ella estaba en panty y sostén, y todas sus faldas y vestidos tirados en la cama, ella despeinada y desmaquillada, a lo que le empece a buscar una ropa entallada o algo que dejara lucir bien su figura. Mi mamá se pone unos leggings negros y una blusa blanca y unos flats, a lo que le dije que debía verse más sexy con su nuevo hombre. Después se probó un vestido largo y no nos encantó, por lo que le pasé una minifalda de mezclilla azul claro y unos tacones de aguja altísimos color negros y un top de algodón color blanco apretado que dejaba ver sus grandes tetas apretadas, le ayude a peinarse con un cepillo y a limpiar sus tacones, le abroche su minifalda que tenia un cierre por detrás, me encantaba ver como ella se veía al espejo hermosa. Me vestí rápido bien vestido zapatos y camisa y ella antes de salir me dijo:
Paty: mi amor nos sacamos una selfie va? Quiero mandarsela a Ale de que ya vamos para allá..
Nos sacamos la foto y ella se la manda por Whatsapp, a lo que el le contesta:
Alejandro: Te tengo una sorpresa, te va a gustar y a Manuel también jeje.. par de pillines, se ven guapos los dos.
Paty: me encantas guapo, ahorita nos vemos que quiero mi sorpresa!! Jajaja
Llegamos al aeropuerto, a la plaza en el lugar que mi mamá había acordado con Alexandro y no llegaba, por lo que mi morbo crecía cada vez más por conocer a ese hombre que tanto deseaba conocernos. Pasaron 20 minutos, media hora, hasta que llegaron 2 personas, uno era Alejandro 45 años, 1.90, robusto, rubio con mucha barba y vestido casual y venia acompañado de su hijo de 27 años, era alto de 1.80, la verdad se veía un poco malencarado. Ellos saludaron a mi mamá de beso y su hijo casi la besa en la boca y al abrazarla pone una de sus manos en su cintura, cargándola un poco. Mi mamá se reía con los dos emocionada:
Paty: aaaay que guapos, quien es este niño bebé eh?
Alejandro: es mi hijo Enrique, te gusta mi pony?
Enrique: A mi me gusta la potra jajaja, habrá que cabalgar un rato jajaja
Paty: jajajaja ay niñoo que cosas ¿no?
Alejandro: Si que te ves buena, estás flaquita como me gustan Paty, que aprieten jajajaja, a poco no Manuel
Yo: si jeje, claro que mi mamá es muy linda
Enrique: ¿linda? Es un culo .. véla nada más, date una vueltecita Paty
Enrique le da la mano a mi mamá y le da la vuelta modelandola a su papá y a mi, me daba mucho morbo lo deshinibidos que se estaban portando con ella y lo feliz que estaba mi mamá con ellos...
Caminamos hacia un bar donde nos sentamos los 4 en una mesa y ordenamos cervezas todos, en lo que comenzó la música y Alejandro se levanto y sacó a mi mamá a la pista, comenzaron a bailar super pegaditos, salsa, cumbia.. ella y Alejandro estaban riendo y bailando, ella reconociendo a su nuevo macho... después pusieron reggaeton y obvio mi mamá y Enrique pasaron a la pista, era increíble ver como el se le pegaba a mi mamá con el ritmo, el la agarraba de la cintura y le pegaba su aparato a el de Paty, al ritmo de Bad Bunny, ella ya sudando y dejándose llevar por el hijo de su nuevo amor...
Se sentaron todos de nuevo en la mesa y tomamos cerveza de nuevo, a lo que mi mamá se paró de la mesa diciendo que iba al baño.. a lo que Alejandro me dijo:
Alejandro: que onda wey, me gusta un buen tu mamá, te voy a ser bien honesto, se me antoja un buen culearla y la verdad a mi hijo igual le gustó tu mamá, ¿que no hijo?
Enrique: Está bien rica la Paty we, me dan ganas de manosear a tu mamá toda la noche como ves Manuel?
Alejandro: Si canijo, a mi me dan ganas de tratarla como puta canijo, le enseñé las fotos de tu mamá en el trabajo y media empresa ya anda preguntando por ese culo, como ves Manuel, nos vamos a un hotelito y te invitamos las chelas, nos culeamos a tu mamá bien rico, a poco no te dan ganas de ver a tu mamá bien cogida, se merece la verga ¿que no?
Yo estaba super nervioso con sus palabras, eran unos patanes pero me daba mucho morbo que todos viviéramos esa fantasía, la música estaba muy fuerte en el bar.
Yo: vamos pero que mi mamá diga que si... ¿va?
Paty regresa del baño y yo comienzo a platicar con Enrique y mi mamá con Alejandro.. Alejandro parecia querer convencerla a lo que mi mamá dudaba algo
Paty: me va a dar pena que mi hijo esté contigo y tu hijo en el hotel, no se..
Alejandro: No te sientas mal, si quieres nos metemos tu y yo y ellos que esperen en la cochera del motel...
Paty: ay pobrecito Enrique, el tambien quiere conocerme a fondo, que Manuel nos espere mejor ¿no?
Alejandro: como a ti te guste mi amor, me gustas mucho Paty y quiero hacerte el amor.
Nos levantamos, ellos pagaron todo y nos fuimos a un mercedes plateado, a lo que Alejandro me dijo que manejara y que el GPS me llevaría..
Se sienta Paty y Alejandro detrás del coche y adelante de copiloto su hijo. Encendí el coche y pusimos música mientras el GPS me indicaba a donde ir, ya en el camino el empezaba a besar a mi mamá primero en la boca y luego su cuello, se escuchaba la lengua y boca de Alejandro sobre mi mamá mientras manejaba, yo veía el retrovisor y veía como el le besaba el cuello y la chupeteaba mientras su hijo volteaba a verlos riéndose:
Enrique: jajaja está re caliente tu mamá, mi papá se la va culear bien rico, ¿a poco no te gusta la idea Manuel?
Yo: tu papá se pasa jaja, está bien grandote al lado de mi mamá no inventes..
Enrique: Así enanita tu mamá está bien, jajajaja no se agacha ni nada y la mama.
Volteaba al retrovisor y Alejandro ya le estaba metiendo mano a sus tetas...
El coche ya olía a hormonas de mi mamá y aún ni llegábamos al motel...
Por fin, el GPS me ordenó dar vuelta y ahí estaba un motel, el de la entrada no dijo nada en absoluto y nos dio el paso, Alejandro me dijo que buscara el número 18 que tiene jacuzzi y tubo para baile, lo encontré y estacioné el coche.
Alejandro sale del coche y ayuda a Paty a salir del coche, y sin decir nada ni voltear a verme mi mamá sube las escaleras hacia el cuarto, sonando el eco de sus tacones sobre los escalones y detras de ella subiendo Alejandro y cierra el cuarto...
Enrique y yo nos quedamos anonadados, ellos se metieron solos, total no quedaba de otra seguimos tomando cervezas en el coche y platicando tonterías, pasó un rato y se empezaron a escuchar gemidos desgarradores de mi mamá, durisimos, como si la estuvieran desgarrando pero al mismo tiempo diciéndole de cosas a Alejandro:
Paty: aaaaaay perrooooo, eres un perro Alejandrooo, mmmmm que ricoooo, que pesado estás perro cabron, aaaaay no tan durooo Alejandrooo, aaay esperatee tantito, bajale tantitooooo, esperateeeee
Alejandro: Afloja Paty, mmmm, aflojaa Patricia, mmmmm te gusta mi amor? Mmm que rico aprietas Patricia oooooohm...
Paty: me duele Alejandrooo, mmmm, la tienes muy grandotaa, aaay mmm
Sus palabras y gemidos de mi mamá y su novio eran una bomba para mi.... era una sensación natural de querer proteger a mi madre, pero al mismo tiempo el placer de saber que ella estaba siendo llenada de placer por un hombre de verdad.
Enrique empezó a decirme que la traía bien parada y me confeso que:
Enrique: Me gusta un buen tu mamá quiero andar con Paty y ser su pareja, en verdad te lo digo Manuel, si mi papá anda con tu mamá, yo también hablaría con ella para salir y llevarmela al cine y al hotel, obvio yo te mandaría mensajes de donde me ando culeando a Paty, mmm como se me antoja... ahorita que acabe mi papá me voy a meter haber si se quiere bañar conmigo...
Yo: ¿de verdad andarían tu y tu papá con mi mamá?
Enrique: obvio, igual hasta nos dormimos los 3 en la misma cama...
pasó un rato y ya no se escuchaba nada.. Enrique se sale del coche y sube rapido y toca 3 veces, obviamente le abrieron y el entró y todo quedó en silencio de nuevo...
Era obvio que Enrique cumplió con su palabra,se estaba bañando con Paty... me llega un mensaje por Whatsapp de Alejandro con fotos de mi mamá, y videos... en las fotos mi mamá estaba abierta de piernas y amarrada de brazos en la cama, otra con su tanga puesta, otra con sus tetas de fuera y un video después ella en 4 y grabandole las nalgas mientras el se la culeaba. Luego me escribe: aguántate un ratito, ahorita entras, ando convenciéndola, si quiere nada más que se hace del rogar. Luego me mandó otra foto de unos chupetones que le hizo en los muslos, tetas y cuello, a lo que me dijo:
Alejandro: parece puta, mueve bien rico su culito, ahorita va mijo, esperate un rato, se están bañando.
Pasó una hora después y en esa hora escuché a mi mamá gemir y gemir, gritar de placer, se escuchaba Enrique gimendo junto con ella, era un morbo y miedo al mismo tiempo que me daban ellos hacia lo que fueran a hacer con mi mamá. Después se calmó todo de nuevo.
Después de un largo rato, estaba un poco desesperado por saber que había pasado, le escribía a Paty por el Whatsapp y no entraban ni los mensajes, le escribía a Alejandro y me dejaba en visto... Después de un rato salió mi mamá vestida con su tanga blanca con encaje, rosten y sus tacones, y me dijo desde arriba: Manuel, ¿quieres entrar un ratito conmigo, Alejandro se está bañando y Enrique se quedo dormido...
A lo que me subí muerto de curiosidad de lo que pasaba,
Paty: ¿quieres platicar un ratito? Acuéstate, ahí hay cigarros y cerveza.
Yo estaba sorprendido del olor y sabanas llenas de leche, las latas tiradas en el piso, la minifalda de mi mamá tirada por un lado, su blusa batida por otro lado. Mi mamá prendió un cigarro, Enrique estaba en calzones durmiendo boca arriba y roncando, comenzamos a reírnos mi mamá y yo de sus locuras... se despierta Enrique y abraza a Paty, tocándole las tetas y apretándolas:
Enrique: ¿eres mi novia mami? Mmmm te di bien rico mami mmmm ¿te gustó?
Paty: si bebé, estás rico como tu papá, jajaja (nos reímos los tres)
El la besa en su cuello y le dice cosas cachondas en el oído:
Enrique: mmm mami, me encantó hacerte el amor, mmm
En eso sale Alejandro del baño y se le ve su gran pene, gordo y largo, con razón mi mamá gritaba con el...
Alejandro: Manuelito, dice tu mami que nos va a bailar en el tubo, ¿verdad Patricia?
Paty: ay noooo jajajaja ¿como crees? Nooo, no se bailar esooo
Enrique: siii tu dijistee mi amor, anda tu sabes como... recuerda tus tiempos de bailarina, no te hagas mi amor
Yo: jaja andale mami, enséñanos (sonriendole y ella a mi)
en el cuarto había un tubo de table, mi mamá se paró al lado de el, le pusimos la de Guayna - Rebota y mi mamá comenzó a bailar riéndose tímidamente solo agarrándolo con su mano, su cuerpo se veia hermoso, ella sola moviéndose para nosotros 3 y riéndose y bailando, caminando alrededor del tubo, caminando... se quita tímidamente su tanga agachándose, enseñando sus nalgas y aventando la tanga con su pierna, al final no se quito su sostén, y ellos le aplaudieron cuando acabo la canción..como si fuera una bailarina.
A Alejandro se le para su verga y la invita a mamarsela, la jala del brazo y le acerca su boca poco a poco a la pelona de Alejandro,
Alejandro: aaaaah mmmm así mamala Patricia, mmmm tu sabes como hacerlo mmmmm, que rico mama Manuel, mmmmm ( el me voltea a ver y me fija su mirada mientras mi mamá le chupa la pura cabeza del pene...) mmmmm que boquita tiene tu madreee, eres un hijo de puta Manuel jajajaja (Enrique y el riendose de mi)... mmmm mira que boquita, aaaay que labios... mamasela a mijo puta, ve y quitale los calzones...
el avienta a mi mamá hacia Enrique y ella se ve timida conmigo y ellos, Alejandro le empieza a gritar duro y grosero:
Alejandro: Andale Patriciaa, te estoy diciendo que le bajes los calzones a mi hijo.. andaleee guarra rapidoo ( mi mamá seria y temerosa va con Enrique y lo desnuda, quitando le su truza, saliendo disparada la verga de Enrique igual grande) .
Enrique: mamale mi amor, mmmm, que ricooo putita, tienes una lenguita...mmm
Alejandro: Esoooo, mamasela bien puta, trágatela toda.... todaaa, tragatela toda... Patriciaaa hazme caso!!! Carajo!
Ella se le salían las lagrimas y tosía de repente...
Alejandro me ordenó que le bajara los calzones a mi mamá mientras el se la jalaba, después me ordeno: sobale la verijita a la puta de tu madre, rápido wey, quiero que la mojes, sobale la verijita....(toqué con miedo a mi mamá, primero la abracé su cintura y Alejandro me seguía gritando que lo hiciera rápido, por lo que por primera vez en mi vida toque su vagina de mi mama, ella con su rimel barrido y ojos llorosos de tragar verga, le toqué su clitoris y comencé a sobarle su panochita, Enrique se empezó a jalar la verga, Paty cerraba sus ojos mientras yo la masturbaba, de pronto padre e hijo se estaban masturbando enfrente de mi y quien me dio la vida, Alejandro me seguia gritando que le mamara las tetas:
Alejandro: no seas wey y regresa a mamarle las tetas, acuérdate cuando te amamantaba wey... muerdela weeey (mi mamá gemía y comenzaba a sentir que si se mojaba mientras la masturbaba)...Si no la muerdes te madreo wey, chupale las tetas yaa ( me asustaba el con sus gritos y tuve que chupar sus pezones y morderlos ) Duro wee, muerde..
Yo siento a mi mamá empapada y se para Alejandro y me quita... carga a mi mamá y la avienta en la cama....
Alejandro: dile a Manuel que ya te la voy a meter, dicelo ( el se acuesta encima de allá y comienza a chuparle los hombros y cuello) anda Patricia, dile a tu hijo que ya te la van a meter, mmmm dicelo...
Paty: ya me la van a meter..
Alejandro: dile quien te la va a meter, dile quien va a ser tu macho, dile y velo a los ojos, quien va a ser tu nuevo hombre.. cuéntale quien va a andar encuerado en su casa...
Paty: bebé, tu nuevo papi Alejandro será el hombre de la casa, lo voy a llevar a la casa... mmmmm ya me lo va a meter Alejandro Manuelito,. ( el la penetra, ella cierra sus ojos y abre la boca viéndome )
Mi mamá tuvo un orgasmo de inmediato y le empezaron a temblar las piernas , era increíble como mi mamá parecía que se estaba convulsionando frente a ese hombre...
El se sale de ella y ella sigue espasmandose de placer gimiendo agudo: ooooy mmmmmmmm aaaaaaay perrooooo....
Enrique me ordena: ve y chupale su verijita, quiero que esté bien mojada, voy yo...rápido maricón.
yo con nervios sin ver a mi mama a los ojos, me acerco a su vagina rasurada y paso mi lengua rápido sintiendo su clítoris y el sabor masculino de su novio, ellos comienzan a reírse de nuevo de la escena.
Enrique: saliste buen chupa chupa Manuelito, mojala rico... (continuo chupándole suavemente y tomo su mano, ella me aprieta con su bella mano mientras cumplo la orden de Enrique) , ponla en 4 Manuel, Patricia, ponte en 4.. rápido..( ella se voltea y me muestra el culo) .. ese culo es mio Manuel, Paty dile de quien es ese culo... Manuel acuéstate boca arriba y ella en 4 arriba de ti, quiero que veas mi verga entrando en tu madre...( mi cara quedó viendo la vagina de mi mamá y Enrique comenzó a penetrar a mi mamá, yo viendo la vagina de mi mamá ser penetrada una y otra vez por la verga blanca de Enrique, sus huevos de repente golpeaban mi frente, ellos estaban cogiendo y mi mamá gimiendo : mmmm ay bebé, mmmmmm como me coges marrano, mmmmmmm, eres un cerdooo que ricooooo. (jamás olvidaré esa imagen humillante frente a mi de la vagina y el pene de esos amantes...
Mi mamá gemía: mmmmmm Ay mi amooor, no te pares aaaah ahhh no vayas a paraar, mmmmm aaaaaaay aaay bebé, no pares por favor... (otro orgasmo de Patricia) : mmmmmmmmm aaaaaaay mmmmffff, aaaay que ricoooooo, (el seguia penetrandola y empezo a gemir cada vez mas duro...) y comienza a eyacular adentro de mi mamá: mmmmmmmmm aaaaaaaaaaaaay Patyyyyy mmmmmmmm , aaaaaaay. Yo veía como inyectaba su semen en verija y como palpitaban sus testículos, él se estaba descargando todo adentro de la mujer que me dio la vida....
Enrique y mi mamá estaban exhaustos y terminaron por acostarse abrazados y dándose besitos de enamorados
Alejandro: Manuel, quítate la ropa, (recordé las palabras que le escribió a mi mamá en Tinder: “si quieres me los cojo a los dos”) desnúdate Manuel, es en serio, te estoy hablando en serio...no juegues conmigo,
yo riéndome nerviosamente le decía que no con la cabeza, Enrique y mi mamá se empezaban a sonreír y balbucear entre ellos...
Enrique: Creo que Manuelito hoy va a ser Manuelita jejeje
Paty: Quítate tu ropa mi amor, no pasa nada.. no tengas miedo.. no duele.
Alejandro: Pero rápido Manuelita...
Veía a los ojos a mi mamá mientras me comencé a desnudar y Alejandro comenzó a jalarse la verga, el se levanta hacia mi, el es un monstruo al lado mio me termina de desnudar y me rompe los calzones enfrente de Paty y Enrique, los 3 se empezaron a carcajear de la risa de mi...


Read More

viernes, 14 de mayo de 2021

Relato Erótico : Del Whatsapp al trio con el amigo de mi marido

Relato Erótico : Del Whatsapp al trio con el amigo de mi marido

Últimamente, la vida sexual de mi marido y mía mejora por momentos. La verdad es que de hace un tiempo hasta ahora, hemos decidido salirnos de lo tradicional y probar cosas nuevas, cosas que nunca imaginé que llegaría a hacer, pero que ahora creo que son imprescindibles para darle “vidilla” a la relación. Por supuesto que muchas veces mantenemos relaciones sexuales normales, y son perfectas gracias a los momentos que pasamos con otras personas, juguetes, o simplemente calentándonos a distancia.

Hoy me gustaría contar lo que pasó hace un mes, más o menos. Tanto mi marido como yo, salimos de vez en cuando separados, cada uno con sus amigos, pero ese día, él se fue de cena y fiesta con ellos y yo me quedé en casa. Después de cenar, me eché un rato en el sofá para ver la televisión, en ese momento estaba empezando una película que parecía no tener mala pinta, así que decidí verla, en efecto, no me equivocaba, durante la peli hubieron algunas escenas subidas de tono, tengo que confesar, que este tipo de películas a mi me ponen muchísimo, cuando las veo, me imagino a mi marido y a mí en esa situación y siempre termino mojadísima.

La película terminó y me fui a la cama, llevaba un calentón enorme y empecé a enviarle a mi marido whatsapps con frases calientes y fotos de mi coño mojado. A él le encanta que haga esto, y siempre me sigue el juego.

- Saca el consolador y mastúrbate, quiero que te corras pensado en la follada que te voy a dar cuando llegue a casa, me envió mi marido.

No lo dudé ni un momento, me fui hasta el cajón de los juguetes y entre todos los juguetitos que tenemos, elegí el consolador que más se parece a una polla real. Me acosté en la cama, totalmente desnuda y puse el consolador a la entrada de mi coño para hacerle una foto que iría directa al whatssap de mi marido, estaba muy cachonda, y deseando meterme esos 21cm.

- Introdúcelo poco a poco dentro de tu coño. Siente como va abriéndote por dentro mientras te frotas el clítoris muy rápido. Me dijo mi marido.

Le hice caso, y con la mano derecha fui clavando el consolador dentro de mi coño. Estaba completamente mojada y notaba como se deslizaba dentro de mí sin ningún problema. Con la mano izquierda alternaba frotar mi clítoris a gran velocidad y enviarle fotos a mi marido para que viviera el momento a tiempo real.

- Imagínate que ahora te metes todo esto en la boca. Era un whatsapp de mi marido, acompañado de una foto de su polla empalmada. He tenido que meterme en el baño, para que mis amigos no se dieran cuenta.

No hace falta decir, lo caliente que me ponía ver su polla dura en esa foto. La velocidad con la que me metía el consolador iba en aumento, así que le dije a mi marido que soltaba el móvil, porque notaba que me iba a correr y quería disfrutar del momento, pero no lo hice, dejé el móvil fijo en un sitio y puse el modo video, para poder grabar el momento del orgasmo.

Al cabo de un momento, entre entradas y salidas del consolador en mi coño, junto con el roce de mi clítoris con mis dedos, llegué al orgasmo. Un calambre me subió por la espalda, algo que hizo contorsionarme del gusto, mientras un líquido ligeramente espeso iba saliendo de mi coño. No me corté a la hora de disfrutar del momento, y seguramente mis vecinos fueron partícipes de mis gritos, cosa que me encanta.

Quedé exhausta en la cama, y al momento me levante me limpié y limpié el consolador. Le envié el video a mi marido.

- Me encanta verte correr así, me ha puesto a mil y lo he tenido que compartir con Carlos, dice que ahora vamos a pegarte una buena follada. Me contestó mi marido.

La verdad que no hice mucho caso a ese mensaje, siempre me contesta algo similar, aunque en ese momento, deseé que fuera real. Carlos es el mejor amigo de mi marido, es un tío fuerte y alto, con una barbita de una semana que me pone muchísimo. Hace un tiempo se folló a una amiga mía, y lo que me contó ella, solo fueron cosas buenas, dijo que era un crack en la cama y que chupa el coño de forma espectacular. Por eso y más cosas de las que me fui enterando poco a poco, siempre me ha atraído y no me importaría compartir una noche de sexo con él. A mi marido se lo he dicho muchas veces, y siempre me contesta que “todo llegará”. Hemos hecho algún trío y orgía, aunque nunca con gente que conocíamos, aunque por Carlos, yo hago una excepción. jijiji

Pensado en esas cosas, me quedé en la cama. Aún no había cogido el sueño, cuando escuché la puerta. En un principio, pensaba que era marido, pero de repente, escuché una voz que me resultaba familiar. No dudé ni un momento, eran mi marido y Carlos, habían venido a tomarse la última a casa, así que me levanté de la cama, y me puse una bata que tengo cortísima encima de mi cuerpo desnudo, ya que solo había vuelto a ponerme unas braguitas de encaje después del momento de la masturbación. Salí al salón, allí estaban los dos manteniendo una conversación de lo más animada, cuando Carlos me vio aparecer me echó un vistazo de arriba abajo, repasó con su mirada mis largas piernas hasta quedarse mirando fijamente como se marcaban mis pezones en esa bata de color crema, yo era consciente que no dejaba nada a la imaginación, pero sabía que a mi marido le encantaba que me exhibiese de esa manera.

- Joder cariño, que sexy no has recibido, dijo mi marido cuando se percató de mi presencia.

- ¿Qué pasa, nos estabas esperando?, dijo Carlos.

En ese momento me entraron unas ganas enormes de contestarle la verdad, que sí, que estaba deseando que aparecieran los dos, pero me contuve y me senté al lado de mi marido. Creí que sería buena idea tomarme una copa con ellos, y así lo hice, me serví un Gin-tonic y me uní a la conversación.

Cuando nos dimos cuenta, ya eran más de las tres de la mañana, Carlos hizo intención de irse, aunque se notaba que no tenía muchas ganas, que se sentía muy a gusto charlando con nosotros. La conversación fue subiendo de tono, yo iba poniéndome a mil, y veía como mi marido también, así que me senté encima de él para darle un beso, en el cual nuestras lenguas jugaron durante un buen rato intercambiando fluidos.

- Ya está bien, ¿no?, dijo Carlos.

- Puedes unirte si quieres, le dije, seguro que a Mario no le importa.

Estaba completamente segura que Mario también estaba deseando que Carlos se uniera al juego, y lo pude comprobar cuando le miré y me correspondió con una sonrisa.

Carlos se levantó y se acercó a mí, en ese momento me plantó un besó en toda la boca que me dejó sin palabras, poco a poco fui reclinándome en el sofá sin parar de besarle y en ese momento noté como mi marido me subía ligeramente la bata y me bajaba lentamente las braguitas. Empezó a masajearme el clítoris con el dedo índice de su mano derecha, solo él sabe cómo hacerlo y le encanta ver cómo se va mojando mi clítoris. Carlos paró de besarme, y fue bajando lentamente su boca hasta mis pechos sin separar sus labios de mi piel. Me comió los dos pezones lentamente mientras mi marido iba introduciendo poco a poco sus dedos dentro de mí, alternando mis dos agujeros. Mi respiración cada vez era más agitada, estaba totalmente cachonda y quería tener sus pollas dentro de mi boca, así que, me incorporé y le bajé los pantalones a mi marido, iba notando su polla dura bajo del bóxer, cuando se lo quité salieron esos 16cm que me vuelven loca, y poco a poco fui metiéndomelos en la boca. Iba impregnándola de mi saliva, cada vez era más brillante, me la metía entera, hasta llegar a tocar mi barbilla con sus huevos.

Al momento, vi que Carlos se había quedado completamente desnudo y estaba sentado en el sofá masturbándose, le hice un gesto con la mano para que se acercara, y allí estaba yo, con una polla en cada mano, las cuales iba alternando con masturbación o mamada. La polla de Carlos mediría unos 20cm, era igual de gruesa que la de mi marido, pero en ella podía notar sus venas mucho más marcadas.

Después de pasar un rato jugando con las dos pollas, mi marido se sentó en el sofá y me invitó a sentarme encima de él, me puse de espaldas a él y poco a poco fui introduciendo su polla dentro de mi coño mientras no paraba de mamársela a Carlos. Subía y bajaba encima de la polla de mi marido mientras Carlos marcaba el ritmo de la mamada y me follaba la boca a su gusto. Mi saliva iba cayéndome por mis pechos, mientras mi marido me los masajeaba y me apretaba los pezones.

Mario invitó a Carlos a meterme su polla dentro de mi coño, y así lo hizo, se sentó en el sofá y me senté encima de él. Me la introduje entera y empecé a cabalgarle brutalmente, hasta que me pidió que parara o se corría. Cuando bajé la intensidad de mis movimientos mi marido aprovechó para estimularme mi agujero estrecho, primero me lo chupó y me lo llenó de saliva, y poco a poco fue metiendo sus dedos hasta que llegó a dilatármelo lo suficiente como para meterme su polla. Ellos dos gritaban de placer y yo estaba al borde del orgasmo.

- Eres una perra muy guarra, y sabes que me encanta, me dijo mi marido al oído.

Ese fue el detonante para que me corriera, empecé a gritar y a retorcerme del placer, ellos seguían reventándome el culo y el coño hasta que noté como mi marido echaba su leche caliente dentro de mi culo. Cuando sacó su polla, noté como el semen bajaba por mis partes íntimas hasta los huevos de Carlos. Seguí cabalgándole fuerte, hasta que noté como se corría dentro de mí, él también gritaba de placer, un placer que le dejó exhausto en el sofá.

Saqué su polla casi flácida de dentro de mí y me senté al lado de mi marido en el sofá, aprovechando para darle un beso que hacía que su polla volviera a ponerse tan dura como antes. Invitamos a Carlos a tomarse una ducha y él accedió. Cuando él se fue de casa, mi marido y yo nos duchamos juntos volviendo a mantener relaciones sexuales bajo la ducha, esta vez más relajadas pero con el mismo final placentero.

Read More

domingo, 11 de abril de 2021

Relato erótico : Sexo con la cuñada

Relato erótico de sexo con la cuñada

Les voy a relatar como me cogí a mi segunda cuñada Lourdes o Lulu, como le decimos en mi casa, en ese entonces ella tenia 26 años, ya toda una mujer, yo tenia 18 años, acababa de terminar el Bachillerato Tecnológico y recuerdo perfectamente que esto sucedió en el mes de Julio del año 2003. Lulu ella fue mi 1er cuñada, se caso con mi hermano cuando yo tenia 10 años y a ella le empieza a dedicar mis primeras puñetas (masturbación) porque cuando empecé a ver con morbo a las mujeres, recuerdo que cuando hacia calor, usaba una blusa floreada muy pequeña y escotada, con la cual se le podían ver muy bien sus ricas tetas y una de las muchas veces que la pude ver que se agachaba, aun se le veían mas ese hermoso par de tetas colgando y recuerdo que la primera vez que la vi, tenia yo 12 o 13 años y se me paraba de tan solo imaginar, que había visto sus tetas colgando, con esa blusa cuando se agachaba y era inevitable dedicarle una puñeta. Les voy a describir a Lulu, hasta la fecha a sus 38 años, es muy guapa, mide aproximadamente 1.60 cm, siempre a estado llenita, sin llegar a estar gorda, a pesar de en ese entonces ya haber tenido a mis 2 de mis 3 sobrinos, tiene una cara hermosa y lo que mas me enloquece de ella, es esa gran boca que tiene con esos labios carnosos, tiene unas tetas muy generosas, sin llegar a ser tan grandes, pero eso si, tiene unos pezones muy grandes, que cuando se excita o le da frió, se dan a notar a través de la ropa, tiene un trasero grande, con esas nalgas duritas y hermosas que también me enloquecen, sus piernas me encantan son llenitas, nada flacidas y tiene unos pies hermosos, que gracias a ella, me hice un poco fetichista de pies de las mujeres, mas adelante se darán cuenta porque.
Un día anterior que lo hiciéramos mi cuñada y yo, fue un domingo del mes de Julio, un domingo familiar en el cual nos reunimos, mis padres, mis otros 2 hermanos mayores, sus esposas, o sea mis 2 deliciosas cuñadas Blanca (la de mi anterior relato) y Sara mi otra cuñada (la cual contare en mi próximo relato) con sus respectivos hijos, mi hermana menor, mi cuñada y mis mis 2 sobrinos, mi hermano el mayor su esposo, no la acompañaba porque tenia 9 meses, que se había ido a trabajar a USA, por lo cual Lulu se encontraba solita sin un hombre. Estando platicando todos en la sobremesa, me dice mi Madre:
- ¿Como le vas a hacer mañana para alcanzar a ir recoger los papeles después de tus practicas?
Es que como les vuelvo a repetir, recién había terminado el Bachillerato Tecnológico, pero aun no había terminado mis practicas en una pequeña empresa, solo me faltaba lo que restaba del mes de Julio y me entregaban el papel de liberación de practicas, ese es un tramite que me pedían para poder titularme y al día siguiente o sea el Lunes, tenia que ir a la escuela a una pequeña ceremonia y a la entrega de unos papeles, pero la ceremonia era a las 4:00 pm y yo salia de mis practicas a las 2:00 pm, pero hacia una hora de trayecto, de la empresa a mi casa y pues tenia que llegar a bañarme y arreglarme, aunque la escuela me queda cerca de mi casa, a unos 15 o 20 minutos caminando y le conteste a mi madre:
- Pues no se Mama, pero no te preocupes si alcanzo,
A lo cual pregunta la curiosa de Lulu:
¿A donde vas a ir cuñis?
Es que así es como ella me dice y le comente todo lo anterior y me respondió:
- ¿Porque después de tus practicas no llegas a mi casa, te bañas, te cambias y yo te llevo en mi coche a tu escuela?
La casa de mi cuñada está cerca de mi casa, pero están aún más cerca de la escuela y pues eso me hacía ahorrarme unos 20 minutos, que me caerían muy bien y le respondí a Lulu:
- Pues si yo creo que te voy a tomar la palabra.
- Mas tarde que me valla a mi casa te vas conmigo para que dejes tus cosas y mañana después de tus practicas llegues.
Así sucedió todo, se llego el Lunes fui a mis practicas, se llego la hora de la salida y me fui para la casa de mi cuñada, rápido sin perder tiempo, para que no se me hiciera tarde, llegue a la casa de mi cuñada toque la puerta y ella me abrió.
- Hola Lulu ya llegue ¿donde están los niños?
- Se los llevo Norma, a ellos y a sus hijos,

Norma es su hermana una muy puta, tiene 3 hijos y es soltera, la cual el tiempo que mi hermano estuviera ausente, trabajando en USA, vivió con mi cuñada haciéndole compañía, les digo que es una puta porque no mucho tiempo después, también me la cogí a ella.
- Nada mas rompí con tus planes Lulu, ahorita tu anduvieras con tu hermana, sobrinos e hijos divirtiéndote.
- Como crees, de todas maneras ando muy cansada, toda la mañana hice labores domesticas, termine, me bañe y me gano el cansancio.
- Bueno deja me baño, no se me valla a hacer tarde.
- Si el agua aun esta caliente, en mi cuarto te deje tu ropa lista, para que ahí te vistas y arregles.
- Gracias Lulu, por eso eres la consentida.
Subí a bañarme, tarde en el bañándome unos 10 minutos. Termine de bañarme, tome mi toalla me seque con ella y me la envolvi en la cintura, el cuarto de mi cuñada estaba frente al baño, o sea que al abrir la puerta del baño, se podía ver el cuarto, abrí la puerta y cual fue mi super gran y hermosa sorpresa, mi cuñada estaba acostada en su cama, desnuda, con las piernas abiertas, sobándose con su mano, de abajo hacia arriba su panocha y a la vez abriendo sus labios vaginales y después se paro un poco y se recargo a la cabecera de su cama, tomo sus tetas con sus manos y se lamió el pezón de la derecha y luego el de la izquierda, yo estaba inmóvil, entre el baño y el cuarto viéndola y me dijo:
- Ven a divertirte conmigo cuñis acércate.
Ella se puso de rodillas en la cama, ya estando yo frente a la cama y ella de rodillas, estando a mi altura me abrazo y me dio un beso en la boca, la verdad siempre había querido probar esos labios carnosos y estábamos saboreando nuestras lenguas de una forma apasionada, ella me besaba en una forma desesperada, cuando nos dejamos de besar me dijo:
- Tengo ya casi un año en agonía y desesperación por un hombre y mi cuñis me va quitar esas ganas ¿o no?
- Caro Lulu.
Le empece a acariciar las tetas.
-,Chupalas y muerdelas.
Se las empece a mamar, delicadamente, luego lamia esos grandes y erectos pezones.
Después me quite la toalla y deje ver mi muy erecta verga, estando yo parado, ella se bajo de la cama, se puso de rodillas y estando su cara frente a mi verga, empezó a masturbarme un poco, para después metersela a la boca y empezó a mamármela de una forma desenfrenada, se la metía y sacaba de la boca y me chupa la cabeza, dándome la mejor mamada que me han dado en mi vida, no quería que parara, pero mientras me daba esa rica mamada, le dije:
- Lulu detente.
-.¿Que sucede?
- Carate y acuéstate en la cama, quiero regresarte yo el favor y comerte ahí abajo.
Ella se acostó en la cama, abrió las piernas y las levanto y me dijo:
- Antes hazme un favor.
- Lo que quieras.
- Chúpame los pies eso me encanta, no te preocupes soy muy higiénica en mis pies y me hago pedicure regularmente.
Hacer eso se me hizo algo raro, pero no lo dude y tome sus 2 pies.
- Chupame los dedos de uno por uno, eso me excita demasiado y me vuelve loca,

Se los empeze a chupar empezando por el dedo grande, hasta el pequeño de cada uno de los pies y tenia razon, se apreciaba la limpieza y suavidad de ese hermoso par de pies, asi repeti lo mismo varias veces y me encanto, despues le empeze a chupar los talones y le encanto a ella mas, despues de ese dia me empeze a hacer un poco fetichista de pies, porque la mayoria de las veces que se lo hago a una mujer, le chupo los pies, pero sin llegar a ser un obsesivo en esto, volviendo con mi cuñada Lulu, cuando termine de chupar sus pies me fui subiendo poco a poco y besando sus piernas, hasta llegar a su ya muy humeda panocha y ella me dijo:
- Ya estoy bien mojada, cómeme.
Empece a lamer ese rico liquido que empapaba su rajita y luego empece a comerme su clítoris, lo lamia y lamia y mi cuñada gritaba de placer, después empecé a mordisquear, con mis labios, sus labios vaginales y lamia y lamia toda esa rica panocha de abajo hacia arriba, así como ella se volvía loca con la forma de comerme su panocha, yo era un loco comiéndome todo aquello, pasado un rato me dijo:
- Detente cuñis y pasame un condón del cajón de arriba de aquella cómoda.
Fui por el, me dijo:
- Amelo.
Lo abrió con los dientes y saco el condón, me lo puso.
- No puedo correr riesgo, con tu hermano tan lejos, me llegas a embarazar y luego que cuentas le doy.
Se fue a la cama se puso de perrito.
- Ahora si ya te quiero adentro.
Se la deje ir y tuve una sensación un poco extraña, porque al momento de metersela la sentí un poco apretadita.
- Cuñis esto es el resultado de ya casi un año sin un pito adentro,
Yo seguía metiendo y sacando y ambos gemíamos y gemíamos, ella me dijo:
- Quiero montarte.
Paramos me recosté en la cama y ella se subió arriba de mi de frente, tomo mi verga y se la fue introduciendo poco a poco, hasta que llego adentro entonces, ella brincaba y brincaba sobre mi, mientras yo alcanzaba con mis manos sus tetas y se las acariciaba y sobaba sus pezones y ella no dejaba de brincar y brincar y yo no dejaba de disfrutar esos ricos brincos, ambos empezamos a sudar, por el acto sexual y por el calor del mes de julio, aquí en SLP, México (por los que no saben donde sucedió esto) ambos nos cansamos de esa posición y ella se bajo de mi y me dijo:
- Te toca escoger la siguiente posición.
- Acuéstate a lado mio y recuéstate en tu hombro izquierdo.
Me puse detrás de ella y se la empecé a meter en su vagina, estando yo detrás se la empecé a bombear con desenfreno y ambos no paramos de gemir y gemir, se la bombeaba y bombeaba, hasta que sentí que me venia y sin avisar se la saque me quite el condón y me vine a chorros en su pierna, pasados unos segundos senti, chorros de ella por su orgasmo, ambos quedamos cansados y nos dimos un beso largo en agradecimiento el uno al otro, por el acto sexual, pasados unos minutos, recordé y le dije:
- ¿ Que hora es?
- Son las 5:15 pm
Me pare de la cama, rápido y le dije tenia que llegar a la escuela a las 5:00 pm.
- Perdóname por mi calentura no vas a llegar a tu ceremonia.
- No te preocupes por esto que me acabas de dar, vale la pena perder lo que sea.
- Pues vamos a bañarnos los 2 rápido.

Entramos al baño y nos bañamos de nuevo y nos volvimos a besar,
- Hay que detenernos porque tienes que ir a la escuela.
Salimos del baño, nos vestimos, me llevo a la escuela y entro conmigo y me llevaba del brazo por la escuela, yo me sentía orgulloso, de que me vieran mis amigos con aquel mujerón y yo presumiendo a mi Lulu, hasta eso llegue a las 5:45 pm y aun no empezaba la ceremonia, lo que me hizo pensar valió la pena llegar tarde, porque me lleve un gran regalo de hermosa cuñada Lulu.

Autor : Anónimo
Read More

Relato erótico : Sexo anal con la nuera

Relato erótico : Sexo anal con la nuera

Federico, un viudo sesentón, iba paseando a su perro por el monte cuando vio a Angelita, arrodillada y bebiendo en un regato que bajaba del monte. Tenía el trasero en pompa, y le dijo:

-Ese si que es un culito diez, Angelita.

La voz de Federico la sorprendió. Se puso de pie.

-¡Qué susto me metió, suegro!

Federico era un hombre de complexión fuerte, de estatura mediana, pelo cano y aún potable. Vio al lado de Angelita un saco mediado de piñas, y le dijo:

- ¿Cómo andas hoy a las piñas? A las piñas se viene después de un día de viento.

-Ya lo sé, pero me aburría en casa. ¿Qué decía de mi culo?

-Que lo tienes bonito.

Angelita se puso muy seria.

-¡¿Es que no tiene vergüenza?!

La miró, Angelita era una joven de 19 años, rubia, llevaba su largo cabello recogido en una trenza, lo que hacía resaltar su cara redondita y su largo cuello. Tenía los ojos castaños, las tetas medianas, y el cuerpo delgado. De los lóbulos de sus orejas colgaban dos aros de plata.

Federico, le respondió:

-La dejé en casa.

Angelita apoyó la espalda a un eucalipto.

-Ya veo, ya. Si se entera su hijo de que me tiró los tejos, se arma gorda.

-Mi segundo nombre es Peligro.

-¿Peligro? Viejo verde, diría yo.

Angelita echó a andar, Federico le preguntó:

-¿Quieres que te ayude a llenar el saco de piñas?

-Ayude. -Angelita comenzó a flirtear con su suegro- ¿Y qué más?

-¿Qué más, qué?

-¿Qué más le gusta de mí?

-Por gustar, de ti me gusta todo.

-Sólo le falta decir que soy como un cerdo, que se pueden aprovechar de mi hasta los andares.

-Y se podría.

Lo miró y parecía enfadada.

-¡¿Me acaba de llamar cerda?!

-Lo del cerdo lo dijiste tú, pero ya que te pones alta, te lo diré: Me gustas tanto que te echaría un polvo que te dejaría los ojos en blanco.

-Sueñe. Yo no soy como mi amiga Pilarita.

-¡¿Te contó lo del pajar?!

-Sí.

-¿Te contó también que yo estaba dormido cuando me cogió la polla?

-No.

-Lo que me contó fue unas cosas de usted que me cuesta creer.

-¿Qué cosas?

-Cosas.

-¿Son cosas que le hice?

-Sí. ¿Es verdad que le hizo cosas sucias?

-¿Te dijo que me mamó la polla y que yo le comí las tetas, el culo y el chocho?

-¡¿Le comió la almeja?!

-Claro. Le comí el coño y se corrió en mi boca. En un buen polvo debe haber de todo. ¿Mi hijo no te come el coño?

Angelita no salía de su asombro.

-¡No!

-Entonces es un idiota. Un coñito tan fresco como el tuyo se debe saborear.

-¡Lo que es su hijo es un señor!

-Lo que es mi hijo es un tonto del culo. No hay nada más rico que beber el jugo de la corrida de una mujer, y si es jovencita, eso ya es una delicia.

Angelita se agachó para coger una piña, giró la cabeza y vio para donde estaba mirando su suegro. Se incorporó. Metió la piña en el saco, y le preguntó:

-¿Me estaba mirando para el culo?

-Sí, ya te dije que lo tenías muy bonito.

-¡Váyase!

-Me voy, pero antes dime. ¿Qué te dijo Pilarita que le hice que te pareció tan sucio?

-¿Si se lo digo me deja en paz?

-Dejo.

-Que se la metió en los dos agujeros.

-¡Oh, oh!

-¿Qué?

-Si te contó que la folle por los dos lados fue con el fin de conseguir algo, esas cosas no se dicen gratuitamente.

Angelita, se ofendió.

-¡Siga su camino!

-Te hizo dos deditos. ¿A qué sí? Coño y culo.

Cogió una piña verde del saco y hizo amago de tirársela.

-¡Largo!

-Te lo hizo.

-¡Qué se largue, coño!

-¿Se los hiciste tú también a ella?

La piña verde salió de la mano de Angelita y voló por encima de la cabeza de Federico.

-Ya me voy, ya me voy. No le cuentes nada de lo que te dije a mi hijo.

-¿Ahora le viene el miedo a Peligro?

-Miedo, no, pero hay cosas que es mejor evitarlas.

Federico, se fue. El perro, un perro de raza desconocida, lo siguió.

Unos minutos después, estando Federico sentado sobre la roca del Venancio, una roca plana de unos 16 metros cuadrados, Angelita, arrastrando el saco de piñas llegó junto a la roca, apoyó la espalda a un pino, y le preguntó:

-¿De verdad que Pilarita se corrió en su boca?

-Sí, y yo me corrí en la suya. Se la llené de leche.

-¡Qué fuerte! ¿Sabe rica?

-¿Cuál?

-La suya.

-No sé, nunca la probé. ¿A que sabe la tuya?

-Sabe a... Si supiera que no lo iba a saber nadie...

-Puedes apostar mi vida a que si algo pasa entre nosotros quedará entre nosotros.

-Siendo así..

Federico se levantó, fue a su lado y la besó. Angelita comenzó a temblar como una niña. Berto, su marido, no la besaba con lengua, Federico lo supo porque no sabía besar. Enseguida aprendió. Le desabotonó la blusa. Ella se desabrochó el sujetador Tenía las tetas duras, con pequeñas areolas rosadas y bonitos pezones. Por su manera de gemir, le encantaba que se las comiera. Se le pusieron los pezones tiesos. Al bajarle las braga vio que las tenía empapadas. Arrodillado, -Angelita levantaba la falda con una mano- le cogió las duras nalgas, y le pasó la punta de la lengua por ambos lados del capuchón del clítoris y después alrededor. El clítoris salió del capuchón. Lo lamió de abajo arriba, lo chupó y giró su lengua sobre él. Angelita abrió las piernas, y le dijo:

-Me voy a correr.

-¡¿Ya?!

-Ya.

Le lamió la raja y le salió la lengua llena de babas. Le lamió los labios y fue bebiendo de ella. Le dio la vuelta y jugó con la punta de su lengua en su ojete. Al rato, le dijo:

-Así también me voy a correr.

Le volvió a dar la vuelta. Al lamer el coño de abajo arriba, las piernas de Angelita comenzaron a temblar y le llenó la boca a su suegro con una larga corrida, pastosa y blanquecina.

Cuando acabó de correrse, subió las bragas, y abotonando los botones de la blusa, le dijo:

-Lo que hicimos no estuvo bien. ¡Que vergüenza! ¡Cómo pude dejar que me hiciera una cosa así!

Federico la había cagado. Al correrse, a Angelita se le fueran las ganas y se iba a quedar empalmado y sin coño donde meter. Sacó la polla, y le preguntó:

-¿Y que hago yo con esto?

-Pélela.

Federico, le cogió una mano.

-Menéala. Me lo debes.

La cogió sin rechistar. La apretó y Federico le follé el círculo que hiciera con la mano dándole al culo hacia delante y hacia atrás. Poco después, al mojarle la mano de aguadilla, la besó y ya le dio ella hacia delante y hacia atrás. Federico le magreó las tetas y le metió dos dedos en el coño empapado con las bragas subidas. Masturbándolo, y ya caliente de nuevo, le dijo:

-Enséñeme.

-¿A qué?

-A mamar una polla.

-Ponte en cuclillas.

Al estar en cuclillas le dijo todo lo que le gustaba. Que le chuparan el glande, que le pasaran la lengua desde los huevos al frenillo... Le dijo como hacerlo y cuando... Lo que no le dijo fue que se iba a correr. Lo supo cuando la leche de su corrida llenó su boca, pero parecía estar esperándola, ya que se la tragó, y luego le dijo:

-Sabe raro, suegro.

-¿No sabe cómo la de mi hijo?

-A su hijo, en los dos meses que llevamos casados nunca se la mamé.

-Ahora ya sabes hacerlo, esta noche mámasela.

-¡Sí, hombre! Para que me pregunte quien me enseñó.

-También es cierto. Mejor que no se la mames.

Angelita le miró para la polla y vio que se le pusiera flácida.

-Se le bajó.

-Cosas de la edad.

-Y yo que quería...

Federico, guardó la polla, cogió el saco de piñas, lo echó al hombro, y le dijo:

-Lo que tú quieres es mejor hacerlo en tu casa. Berto no llega hasta la noche.

En la cocina de la casa de Angelita, bebiendo un par de limonadas, le preguntó Angelita a Federico:

-¿Ya está para otro, suegro?

Federico se acercó a ella, le cogió las nalgas, y la apretó contra él, Angelita rodeó con sus brazos el cuello de su suegro. Se besaron largamente, después, Federico, le preguntó:

-¿Como te gusta más, arriba, abajo, por detrás..?

-Sólo follé estando debajo, pero me gustaría correrme otra vez en su boca antes de que me la meta.

Se volvieron a besar.

-Tutéame.

-No, no vaya a ser que después, sin querer, lo tuteé delante de su hijo y empiece a desconfiar.

-Estás en todo.

-Hay que estar.

Federico le quitó la blusa, el sujetador, la falda y las bragas, Angelita se quitó los zapatos y las medias. La cogió en alto en peso y la sentó sobre la mesa, mesa a la que la cubría un mantel azul. La besó. La echó hacia atrás y le comió las tetas. Con dos dedos le abrió el coño. Le lamió un labio varias veces, después el otro, y acto seguido, con la lengua plana, se lo lamió de abajo arriba sin llegar a tocar el clítoris. Los gemidos de placer de Angelita y aquel coño tan fresco fueron empalmando a Federico. Se desnudó. Su polla ya miraba al frente. Le lamió el periné y el ojete. Se lo folló con la punta de la lengua y sintió como se la apretaba al abrirse y al cerrarse. Luego le folló la vagina con la lengua la tira de veces. Cuando ya Angelita no aguantaba más, le preguntó:

-¿Tienes mantequilla?

-Hay manteca en la alacena.

Federico cogió la manteca y untó su polla con ella. Le echó a Angelita en el ojete. La muchacha se asustó.

-¡Por el culo, no!

-Te va a gustar.

Le puso la punta en la entrada.

-¡No, suegro, no!

Empujó y entró el glande.

-¡Le dije que no!

Federico se la metió hasta la mitad, y suavemente le folló media docena de veces el culo. Angelita había parado de protestar. Se la metió hasta el fondo, despacito. Con dos dedos le acarició el clítoris. Al rato, magreándole las tetas con una mano, acariciándole el clítoris con la otra y follándole el culo, le preguntó:

-¿Te gusta?

Angelita, mintió.

-No.

-Mentirosa. Se que te gusta porque de tu coño no para de salir jugo.

-Fólleme y calle.

Federico la folló y le acarició el clítoris hasta que los gemidos de Angelita lo alertaron que se iba a correr. Se la quitó.

-¡No! Métala en el culo otra vez.

Federico, cogiéndola por la cintura, metió todo el coño de Angelita en la boca y le metió la lengua en la vagina. Angelita movió la pelvis de abajo arriba y le llenó la boca de babas, diciendo:

-¡Me corro, suegro, me corro!

Al acabar de beber aquella inmensa corrida. Federico, al estilo troglodita, se echó al hombro a Angelita, -iba sonriendo- y la llevó a la habitación. La puso en la cama, se echó boca arriba a su lado, y le dijo:

-Folla al hombre de las cavernas.

-Prefiero que me siga follando. -se puso a cuatro patas- Así nunca me folló su hijo, y además estoy indefensa.

Con eso le había dicho que se la podía meter en el culo cuando quisiese.

Federico, que había visto una zapatilla debajo de la cama, se estiró, la cogió, se puso detrás de Angelita, levantó la mano y le largó.

-¡Plas, plas -Angelita se estiró sobre la cama, plas, plas, plas!

-¡Me está haciendo daño!

-Esto es por por puta. Mira que meterle los cuernos a mi hijo...

Le volvió a largar en las dos nalgas.

-¡Plas, plas, plas, plas!

-¡Se los metí con usted, hijo de...!

Le dio con más fuerza.

-¡¡Plas, plas, plas, plas!!

-¿Hijo de qué, guarra?

-¡Hijo de puuuuuuta!

Le volvieron a caer, ya con menos fuerza.

-¡Plas, plas, plas plas!

Después de darle, Federico, le besó las nalgas coloradas, y le pasó la lengua por el periné y el ojete, Angelita levantó el culo y abrió las piernas. Le lamió el coño empapado. La muchacha, gimiendo, se volvió a poner a cuatro patas, y le dijo:

-Dame un poquito más con la zapatilla.

Federico, le dio.

-Plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas.

Después de darle, tiró con la zapatilla, la cogió por las tetas y le clavó la polla en el coño.

Angelita, exclamó:

-¡¡Oooooooooooh, qué gustazo!

Al rato largo, sintiendo las pelotas de Federico chocar contra ella y sus manos magreando sus tetas, le dijo:

-Métamela un poquito en el culo.

-Y tú mete dos dedos el en coño y fóllalo.

Angelita hizo lo que le dijo. Federico se la metió y le folló el culo.

No tardo ni cinco minutos en decirle:

-¡Córrase conmigo, suegro!

Angelita, al correrse, sintió tanto gusto que Federico, llenándole el culo de leche, tuvo que taparle la boca con una mano. Si no lo llega a hacer se iban a enterar en los vecinos del pueblo y los de los pueblos de al lado de lo que estaba haciendo por sus escandalosos gemidos.

Angelita, tuvo que esperar a otra ocasión para montar a su suegro. El pájaro era de picha floja, pero eso sí, lo que hacía lo hacía bien.

Fin

Autor : Desconocido
Read More

Relato erótico : Tía y sobrino teniendo sexo

 

Relato erótico : Tía y sobrino teniendo sexo

Relato erótico Le fui infiel a mi marido con su sobrino...

Buenos días! necesito desahogarme y debo confesarlo la verdad es que no me siento bien conmigo misma hasta me siento sucia de haber accedido a un incesto con el sobrino de mi esposo y antes que nade necesito su opinión realmente no soy nada atractiva pero para su opinión les cuento como soy físicamente: soy llenita, mis tetas están caídas por la edad, mi trasero no es prominente no me considero bonita, tengo el cabello largo ya un poco lleno de canas soy bastante madurita tengo 58 años y realmente no me explico cómo caí en la tentación, no me considero una mujer cachonda ni muy caliente pero todo empezó cuando me di cuenta que mi vida se ésta escapando y yo no he tenido los orgasmos ni el placer que una mujer insatisfecha sexualmente necesita.

Hubo un tiempo en que el sobrino de mi marido frecuentaba a sus tíos que son mis cuñados y en varias ocasiones coincidíamos, yo notaba que él no quitaba la mirada de mi cuerpo realmente podía sentir que me deseaba, es un hombre realmente deseable, es soltero, muy educado y es profesionista de vez en cuando hace ejercicio tiene unos 45 años.

Una tarde que coincidimos en la casa de sus tíos nos quedamos por un momento solos y empezamos a platicar nuestras intimidades y le pregunte que por que no se había casado o que si no le gustaban las mujeres y que me contesta algo que nunca lo esperaba: -Tía; porque siempre me decía así, la verdad es que tengo ganas de estar haciendo cositas con usted en una cama, a lo cual me hizo ponerme roja de la pena que me daba escuchar eso y él siguió y que me pregunta tía seamos sinceros cuanto hace que mi tío no le hace el amor, o no la complace sexualmente y era verdad parecía que estaba leyendo mis pensamientos tenía razón hacía años que mi marido no me daba el sexo que necesitaba, el parecía sexólogo porque todo lo que me decía parecía que lo estábamos viviendo o que ya se lo había contado, pues seguía insistiendo que le gustaba y que mi experiencia quería disfrutarla si yo le daba la oportunidad y pues me ponía muy incómoda ya que siempre he sido fiel a mi marido y a mis buenas costumbres y la verdad aunque estaba insatisfecha sexualmente no podía pensar en otra relación fuera de mi matrimonio además si mis hij@s se daban cuenta sería algo muy fuerte para la familia, en fin mi sobrino seguía y seguía insistiendo de pronto todo mundo tuvo que salir a un evento y nos preguntaron que si no íbamos y yo me apresure y les dije que iría al baño para asearme un poco y que los alcanzaría más tarde y mis sobrino pregunto cuanto tardaría el evento ellos dijeron que como 2 horas pero que igual se quedarían un rato más, yo salí del baño realmente fui a secar un poco mi vagina porque estaba ya muy húmeda mi sobrino realmente me estaba llevando a sentir cosas que nunca nadie me había hecho sentir y eso que aún no me había tocado es más yo no estaba convencida de pasar mas allá de las palabras en eso cuando ya estaba a punto de irme me tomo del brazo y me metió a un cuarto que estaba vacío y que solo tenía una cama ahí me empezó a susurrar al oído que si no me daban ganas de coger yo no entendía muy bien su lenguaje pero me di cuenta que lo intuyo y me empezó a explicar con palabras más amenas cambio su vocabulario y me volvió a preguntar que si no tenía ganas de tener relaciones sexuales con él yo le dije que no podía fallarle a mi marido, se puso un poco triste y eso me movió el tapete y le dije que tratara de entenderme pero que nunca se había visto una infidelidad en la familia él era muy insistente y me pidió permiso para tocarme y darme un beso a lo cual le dije que solo me tocaría y me daría el beso el dijo si tía le voy a tocar todo su cuerpo por debajo de su ropa realmente era un coscolino calenturiento y le dije como crees eso no lo podemos hacer, me dice claro que podemos tía y que me empieza a tocar el cuerpo por encima de la ropa parecía un pulpo yo sentía que sus manos no dejaban una sola parte de mi cuerpo sin tocar eso me empezó a excitar bastante y me recogió el cabello y me empezó a dar besos en la boca, besaba de una manera que nunca había sentido y por un momento no supe de mi yo creo que fue por el deseo que me estaba haciendo sentir y empezó por levantarme el vestido y me lo quito yo traté de detenerlo y le dije esto no ésta bien, y él seguía no daba tregua, si estaba cumpliendo lo que me había dicho que quería tocar mi cuerpo sin ropa y cuando menos acorde efectivamente ya no tenía el vestido solo mi brasier cubría mis senos y la tanga tipo hilo dental cubría mi vagina y realmente solo un poco ya ven que un hilo dental es prácticamente no traer nada le volví a decir que no estaba bien y que me dice quiero besar tus tetas y tu vagina tía pero tu ropa interior no me deja y le dije que parara que hasta ahí lo dejáramos pero la verdad es que yo estaba muy caliente para esa hora lo dije por hacerme la victima pero él al verme así obviamente no iba a dejar perder la oportunidad siguió tocándome no paraba y me tomo por la parte de atrás y que me dice te puedo quitar el brasier tía necesito besarte las tetas y que le digo si, ya casi me viste totalmente desnuda por que no pasar a tocar mis chichis pero la verdad esa parte no la conocía de mi cuerpo no sabía cómo iba a reaccionar a lo cual cuando me toco y empezó a besar mis senos ya no pude parar estaba yo muy excitada y paso de ahí a de un solo tirón quitar mi hilo dental y dejarme totalmente desnuda como él quería totalmente a su disposición mis senos con mis pezones bien parados por la excitación y mi vagina lista para una penetración totalmente lubricada.

El me pregunto que como me sentía y le dije mira como me tienes totalmente desnuda y excitada aunque todavía yo estaba consciente que no estaba bien lo que estábamos haciendo y le dije que me iba a vestir ya para irme a alcanzar a mi familia y él me dice tía no quieres ver de lo que te estás perdiendo y se subió a la cama y me dice apoco no tienes curiosidad por quitarme este short y ver que sorpresa hay para ti yo le dije que eso sería lo último que haría y lo hice le quite el short y pude ver un bulto debajo de sus calzoncillos que crecía y me dice tía te gusta lo que estas viendo y que le digo que sí que me encantaba pero que no podíamos pasar a más y me dice tía quítame el calzoncillo para que veas de lo que te estás perdiendo y le dije que se descubriera su miembro y me dice hazlo tú, un poco temerosa le descubrí su miembro realmente no era un pene muy grande pero estaba bastante carnoso con muchas venas a punto de explotar y estaba muy velludo y me pregunta que más quieres hacer con el pene le dije que sería todo lo que haríamos y que me pregunta tía apoco no lo quieres tocar con tus manos y le dije claro que quiero pero si lo toco no voy a poder parar y efectivamente no aguante más y se lo toque con mis manos y después de ahí lo empecé a besar como una desesperada ya no pude parar lo estuve chupando, le besaba los huevos me volví loca con ese pedazo de carne, después de volverme loca con su pene me levanto y me dice tía ahora si estamos listos quiero hacerte el amor y que le digo no sobrino eso es ya llegar muy lejos entonces me tiro en la cama no dejaba de tocarme y empezó a abrirme las piernas y empezó a besarme hasta que llego a mi vagina yo ya estaba muy caliente y que me doy la mejor corrida de mi vida tuve el mas grande orgasmo que una mujer puede pedir después de eso me dijo que si me podía penetrar y le dije que si pero que no me echara la leche adentro y el dijo lo que tu me pidas tía Felipa y que empieza a acomodarme en la esquina de la cama me incorpore porque quería ver cómo me introducía todo ese hermoso pedazo de carne y si casi sin poder respirar llegue a un segundo orgasmo era tan placentero y empecé a gemir como una verdadera puta no pude parar hasta que note que estaba a punto de correrse y me desprendí de su miembro y le pedí bañar mis senos con su semen quería tenerlos bien enlechaditos y así lo hicimos fue un placer sexual que nunca podré olvidar me puso en varias posiciones y de todas formas me hacia el amor como queríamos por lo pronto les dejo este que fue mi primer relato sexual para desahogarme, saluditos.
Read More

Relato erótico : Chica de Amazon tiene sexo con su hermano y el amigo

Relato erótico : Chica de Amazon tiene sexo con su hermano y el amigo

La noche anterior había sido más ajetreada que nunca y había hecho planes de ir al club saliendo a las 8 am para conseguirme con mis amigas desde temprano, pero fue más o menos a las 4 am que logre quedarme dormida después de un día bastante extraño con Daniel mi hermanito.

Cuando abrí los ojos en mi cama eran las 11 de la mañana, bajo la sábana vi el reloj en mi mesa de noche, mis planes del club ya no existían. Ayer me había masturbado tres veces, sin contar todo inicio sexual de mi hermanito conmigo, aparte de el material porno que ahora tenía en mi poder.

"Las películas y las revistas!!" Me levanté de golpe sin recordar donde las había puesto, mira rápidamente por el cuarto y la carátula del DVD porno de la película Taboo estaba a un lado del teclado de mi computadora en el escritorio. Sólo esperaba que nadie hubiese pasado a mi cuarto temprano porque estaba claramente visible.

Luego buscaba la bolsa, no estaba en ningún lugar, me agache bajo la cama sobre la punta de mis pies y ahí estaba.

Al ponerme de rodillas con las piernas separadas, los labios de mi vagina se separaron un poco, sentí un hormigueo en mi entrepierna, estaba tan sensible después de haberme masturbado tanto ayer, que lo más mínimo lo sentía el triple. Me incline para revisarme moviendo mi abdomen hacia atrás y sacando mi pelvis, estaba perfecta, sólo mis labios internos un poco más rojitos de lo normal, tome con cada mano mis labios y los estire un poco para revisarme y así sentir cuán sensible estaba. Lejos de dolor se sentía divino, aunque no estaba excitada, estaba bastante mojada y me quede unos segundos pensando en todo lo del día anterior, fue un incesto divino.

Reaccione me coloque el pantalón de algodón de mi pijama sin nada debajo, guarde el video en la bolsa que coloque en el closet escondida muy bien y salí al baño.

Al salir del cuarto el silencio en la casa era total, habían salido todos dije en mi cabeza, eche una ojeada rápida en los cuartos y no había nadie y continúe mi camino al baño.

Con toda la calma del mundo cepille mis dientes y al verme al espejo comencé a dialogar en mi mente conmigo misma, no podía creer todo lo que había hecho con mi hermanito el día anterior, era muchísimo más de lo que podía haber imaginado jamás, yo me había convertido a su tan temprana edad en su profesora sexual y la verdad ahora no lo veía tan mal, sentía que el al ver mi cuerpo lo disfrutaba y me encantaba ver que sea yo, siendo su hermana mayor la que no sólo causara ese cariño de hermanitos, también causaba pensamientos muy ricos, podía educarlo a mi gusto y hacerlo con calma. Ahora sentía que este incesto era lo que me gustaba.

Me senté en el inodoro para orinar, luego a darme una lavadita refrescante con la ducha de mano que se encuentra a un lado. Se sentía divino el agua fría llenando mis labios por dentro y por fuera, no era algo morboso pero se sentían cosquillitas suaves que me recorrían por dentro.

Me tome unos minutos y me percate que no había traído paño y que tampoco había en el baño. Frustrada me termine de quitar mi pantalón del pijama para no mojarlo y me levanté, salí del baño tranquilamente y en mitad del pasillo sin que me lo esperara, venían caminando desde la sala de la casa mi hermanito y su amiguito que hoy venía a la casa.

Terror y desesperación estaba desnuda y sólo cubrían mis pechos un top blancos, pero en esos 3 o 4 segundos pudieron los dos detallarme completamente sin nada frente a ellos. Sus caras eran indescriptibles y sus ojos tan abiertos parecía que se saldrían de su cabeza.

Sólo alcancé a taparme mi cadera con el pantalón que tenía en mis manos y salí disparada a mi cuarto tirando la puerta y gritando como si viera un fantasma.

Mis orejas estaban hirviendo y roja de la pena, me tire en la cama y mi cerebro sólo decía una oración que repetía sin parar "QUE PENA", me puse el pantalón de la pijama volando y me senté en la cama. Sentía vergüenza de que me vieran desnuda, no tanto por mi hermanito, pero el y su amiguito juntos era demasiado.

No sabía que hacer, no quería salir del cuarto ahora, me reía y me preguntaba con que cara los vería a los dos. Abrí sólo un poco la puerta y llame a Daniel para que viniera a mi cuarto con un grito fuerte, inmediatamente salió al pasillo:

-- Ven entra acá un segundo.- su cara fue como si lo fuera a regañar y no dijo una sola palabra.-- Dime que no se vio nada.
-- Si se vio todo.- respondió inmediato y de inmediato se comenzó a reír.
-- Cállate no te rías, baja la voz.- también me daba risa pero eso no eliminaba mi pena.
-- A que hora se va?.
-- Acaba de llegar.- es decir que debía enfrentar el momento con ese niño.-- Pero no le pares, más pena tenía el cuando te vio que tu, además no va a decir nada, no seas tonta.

Era normal pensé, un niño de 17 años más bien se sentiría intimidado al verme desnuda, creo que me había calmado por unos segundos hasta que mi hermanito dijo:

-- Además el esta enamorado de ti.- se reía más al decir eso.- El es el que no quiere salir del cuarto ahora.
-- Que estas diciendo como va a estar enamorado de mi si es un niño.
-- Y que importa que sea menor que tu, no le pares a eso hermanita, yo siempre le hago bromas pero el tiene siempre mucha pena contigo y nunca quería que te lo dijera.

Era verdad, era notorio que siempre al estar ellos en casa y yo pasar cerca, el actuaba muy callado, no decía nada, sólo respondía lo justo. Pero claro siendo tan pequeño era normal.

Hice una pausa en mis pensamientos y recordé que según mi hermanito, parte de lo que estaba en la bolsa llena de revistas y vídeos pornográficos le pertenecía a Rubén, el amiguito de mi hermano. Lo que quería decir que no era tan santo como podía esperar de un niño de su edad.

Ahora llego a mi mente que estos dos bebés de 17 y 16 años eran dos adictos al sexo desde pequeños, y si yo era la enamorada de su amiguito, cuantas veces seguramente estaría en la imaginación de este chiquito cada vez que se masturbaba, sin querer quizás había cumplido su fantasía.

Haber tenido ese encuentro sexual con mi hermanito realmente me había cambiado la forma de pensar drásticamente con respecto a las cosas que en mi cabeza sería capaz de pensar en el sexo.

-- Bueno ya ni modo, sal de mi cuarto que tengo que vestirme, me quede dormida y ya no voy al club.

Su cara cambio con un gesto de asombro y frustración. Giró antes de salir del cuarto y me pregunto retóricamente:

-- Ya no vas a ir al club?
-- No estas viendo la hora, me quede dormida por tu culpa.- y acercándome le agarré un gluteo como para a verlo sonreír y apurarlo.
-- Por mi culpa?.- salto fuera del cuarto.
-- Claro que sí o no te acuerdas todo lo de ayer?.

Se quedo en la puerta sonriendo viéndome por unos segundos y antes de cerrarla dijo en voz muy baja casi suplicando:

-- Hermanita tu me puedes dar la bolsa que te la quedaste tu y tengo que devolver una de... - antes que terminara la oración lo interrumpi.
-- Ya va ahora no, esta decomisada.

Y con una sonrisa picara cerré la puerta. Era yo ahora la chica de los sueños de mi hermanito y ahora de su amiguito.

Me reía porque sentía que no era posible que los niños me vieran así, serán todos los pendejos adolescentes así?, tendré que cuidarme entonces, como han cambiado las cosas.

Me detuve en mitad del cuarto y pensé: " Y si le cuenta a su amiguito algo de anoche?". Inicie un dígalo conmigo misma, "No vale no creo que le cuente", "Pero que va a pensar cuando le diga que la bolsa la tengo yo?", "Pues ahora si le va a dar pena".

Mientras me quitaba el pantalón de la pijama y el top, pensaba en si yo misma entraba al cuarto y se la entregaba ahí a los dos, así podría ver la cara de esos dos niños al recibirla. La de mi hermanito ya me la imaginaba, pero la de su amiguito Rubén me causaba risa pensarla.

Buscaba ropa interior que ponerme mientras me reía sola imaginando la conversación y al verme desnuda frente al espejo pensé, "Y si voy con algo chiquito y los sorprendo?".

Saque una panty de Victoria Secret rosada, tiene una banda elástica de encajes muy suave y delicada, por delante es un triángulito pequeño y por detrás es hilo dental. Me la coloque y me pare frente al espejo, apenas tapaba los labios de mi vagina envolviéndolos y marcando la línea que los separa.

Me imagine entrando al cuarto así sin nada arriba, pero no, era demasiado loco hacer algo así. Volví a buscar en mi gaveta de ropa interior y saque una panty tipo short pequeño, también Victoria Secret, es de líneas blancas y moradas con bordes de encaje pequeños. Se marcaban mis nalgas perfectamente dejando la mitad de ellas al aire, por delante hacia la silueta perfecta de mi vagina, se notaban mis labios y su separación claramente, llegaban hasta el inicio de mis muslos definidos.

Me puse una camisa holgada de tiras color blanco que dejaba ver parte de mi abdomen dejando al aire mi ombligo, muy elegante como para usar de noche, y nuevamente frente al espejo me imagine entrando a su cuarto y esos dos niños excitados viéndome.

Hice una pausa, realmente me excitaba pensar en que ellos me vieran, en provocar a esos chiquitos dejándolos apreciar un cuerpo real de mujer.

Mirando mi cara en el espejo me dije: "No puedo creer que te excita provocar a esos niños" pero es que realmente sentía como me mojaba pensándolo, "Eso ya no es incesto, eso es pedofilia".

Haciendo un gesto de negación con mi cabeza trataba de sacarme eso de mi mente, pero de verdad quería hacerlo. Debo pensarlo mejor puedo hacerlo pero no así tan evidente, debe ser más recatada, " Que te pasa Vanessa?", me estaba volviendo loca.

Debía ser algo que les dejara ver pero disimuladamente, me pare frente al closet tratando de buscar una idea y ahí estaba, mis licras de hacer ejercicios.

Tenía dos una negra y una blanca, de algodón, con un corte a la cadera y llegaban un poco más abajo de las rodillas marca Adidas. Me quite la ropa interior y me puse la licra blanca, la subí bien para que se notará los labios de mi vagina y luego arremangue la licra a la altura de la cadera un poco para que quedara bien abajo, tan abajo que era casi el inicio de mi pubis, así se vería más provocativa. Se veía el inicio de mis nalgas claramente y se marcaban los dos agujeros al final de la espalda.

Tome la bolsa y salí del cuarto rumbo a la habitación, mi reflejo en el espejo del pasillo que estaba entre los cuartos, dejaba verme de pies a cabeza, vestida toda de blanco realmente me veía muy linda. Me pare frente a la puerta del cuarto de mi hermanito que estaba abierta, no podía faltar mi cerebro diciéndome "Estas loca" y entre sin avisar.

Los dos estaban sentados en la cama con un montón de juegos de PlayStation sobre el colchón hablando de eso me imagino y al verme, los dos se quedaron callados, fijamente viéndome. La cara de Rubén, el amiguito de mi hermanito era indescifrable.

-- Hola buenos días.- rompí el silencio.
-- Hola / Hola.- respondieron a destiempo los dos.

Seguí en dirección a Rubén quien se acomodo en la cama al verme ir hacia el sin pausa, se puso tan tenso que al acercarme encogió sus hombros como esperando algo desagradable, me causo risa y haciendo una pausa parada justo frente a el dije:

-- Oye cálmate no te voy a morder.

Me incline y lo salude con un beso en el cachete, deje mi cara suavemente recostada a su mejilla y luego coloque mis labios completos para que sintiera mi boca, un beso de esos que no se le dan a cualquiera. Su cara se puso roja que parecía algo raro, mi hermanito se comenzó a reír de el y yo le reproché que no se burlara.

Me separe de la cama quedando de pie frente a los dos. La mirada de ambos fue directa a la bolsa que sujetaba en mis manos, los dos sabían cual era el contenido.

-- Así que van a hacer intercambió de pornos.- levanté ligeramente la bolsa.

Los dos se vieron y se rieron juntos, pero no decían usa sola palabra.

-- Así que esto es tuyo Rubén.
-- Nooo eso es de Daniel.- dijo echándole la culpa a mi hermanito.

Comenzaron a discutir sobre el contenido y de quien era, me daba risa verlos así, se notaba que a Rubén le da a muchísima pena que yo supiera eso, así que debía calmarlo.

-- Ya va cálmense!!.- dije levantando la voz para que se callaran.-- No tengo problema con que sea de los dos o tuya Rubén, sólo que deben tener cuidado con esto porque no son cosas para adolescentes.

Los dos simplemente movían la cabeza de forma afirmativa, los do estaban rojos con la pena. A pesa de lo que había pasado entre mi hermanito y yo el aún le causaba pena estar en una situación así.

Coloque la bolsa sobre la cama y dije:

-- A ver Rubén que fue lo que trajiste nuevo.- inmediatamente el volteo a mirar a mi hermano en busca de una señal, ahora estaba pálido.
-- Nada nada.- dijo Rubén con un temor a que los siguiera descubriendo.
-- Saca las cosas no le pares, mi hermana no va a decir nada.- le dijo mi hermanito para que sintiera en confianza.

Rubén se paró de la cama y busco su morral, saco una toalla y la coloco sobre la cama y al desenrollarla había una revista de caricaturas porno, otra revista más y un CDque no tenía nada, imagino que tendría vídeos.

-- Woow Rubén.

Los dos chicos sonrieron viéndome, ya estaba entrando en confianza con los dos. Me acerque nuevamente al costado izquierdo de la cama donde estaba Rubén el amigo de mi hermanito y le indique que se arrimara dentro de la cama para yo sentarme en el borde.

Coloque la bolsa que tenía en la mano sobre la cama y comencé a ojear rápidamente las revistas que había traído este niño.

-- Te masturba mucho Rubén?.
-- Si a veces.- tenía pena de decirme.
-- Pero cuantas veces, todos los días o algunos días?
-- Casi todos los días.- se reía sin verme a la cara.
-- Y tu Daniel, no me has dicho si lo haces mucho?.
-- También todos los días.- respondió rápido, ya teníamos la confianza ganada.
-- Y lo hacen una vez al día o varias.
-- Depende/Varias.- respondieron ambos interrumpiendose.
-- Siempre se masturban viendo revistas o vídeos.
-- Yo no siempre porque para ver vídeos tengo que estar sólo en casa porque sólo puedo en el cuarto de mis papas y la puerta de mi cuarto no cierra con llave así que llevo una revista al baño para poder hacerlo.- Rubén se reía mientras me explicaba explicaba con detalle.-- Pero si no puedo lo hago en el cuarto imaginando.
-- Yo también.- respondió mi hermanito.- Lo bueno es que yo si puedo ver vídeos aquí.

Eran un par de niños amantes del sexo sin saber nada de ello. Sólo verlos hablar me hacía imaginar cosas que no debía.

Rubén al igual que mi hermanito también era un niño delgado, blanco y tenía cabello negro liso, seguramente peinado por su mama. Era bien educado, tenía padres estrictos, cosa que me causaba otra interrogante.

-- Y de donde sacas todas estas cosas.- le pregunte a Rubén.
-- Me las traigo de casa de mi tío que tiene miles, ese ni se da cuenta que me las llevo.

Me dio risa saber lo tremendos que eran los dos desde tan pequeños.

-- Y las novias que dicen?.- era una pregunta para provocar.
-- Yo no tengo.- dijo mi hermanito rápidamente.-- Ni yo.- agrego Rubén.
-- Y las enamoradas?.

Los dos se rieron al mismo tiempo mirándose, eran cómplices los dos. Ya sabía que yo estaba en la lista de enamoradas del amiguito de mi hermanito.

-- Hay muchas que nos gustan.- dijo mi hermanito.
-- Me imagino que en todas estas revistas tendrán un montón de enamoradas también.

Me daba risa averiguar de sus gustos y al decir esto me subí por completo en la cama, coloque las almohadas amontonadas en la cabecera y me senté con las piernas extendidas por completo, eso hacia que de notara claramente el boleto de mi vagina entre los muslos. La camisa arremangada dejaba ver todo mi abdomen, la forma de mis piernas se delineaban claramente, era como poder mostrarles mi silueta desnuda que se marcaba claramente en la licra.

-- A ver, siéntense los dos aquí a mi lado mirándome de frente.- ya había empezado las preguntas y me estaba gustando.- Yo soy la primera mujer real que ven desnuda?.

Los dos dijeron que si riendo y rojos de cara. Quería ahora provocarlos a ver si conseguía más confianza por parte de Rubén, ya con mi hermanito existía.

-- Y que parte del cuerpo de una chica les gusta más?.
-- A mi el tracero y la totona.- dijo Daniel.
-- A mi la totona, el tracero y las piernas.- dijo Rubén.

Me dio risa, totona a veces de le dice a la vagina de la mujer en mi país. Y viendo mi pelvis sujete la licra con los dejos y la estire para que se marcarán más los labios con las piernas cerradas y le di unas palmaditas suaves.

-- La mía es chiquita.- ahora si estaba provocándolos.- Y como les gusta, depilada completica o con pelitos?.
-- Depilada.- dijeron en coro los dos.
-- Y ustedes ya tienen pelitos?. Bueno ya se como es el tuyo Daniel.
-- Yo no tengo todavía.- dijo Rubén.

Ya sentía que me estaba calentando tener a estos dos chiquitos, estaba seduciendo a dos niños y me sentía como una sádica, pero me encantaba ser admirada así. Nuevamente era como la profesora de estos dos chicos.

-- Y que es lo que más les gustaría hacer de sexo?.
-- Que me la chupen.- dijo inmediatamente Daniel.- Y también meterla dentro.
-- Daniel!! Eso es lo que imaginas cuando te tocas el pene?.- me sorprendió lo rápido y directo.
-- Si eso me gusta.

Rubén se sujetaba por sobre su pantalón el pene como si estuviera aguantando las ganas de ir al baño, creo que ya estaba excitado y no se contenía pues se apretaba su entrepierna, aparte que a cada momento veía mis piernas y mi vagina delineada bajo mi licra. Intente no decirle nada para no intimidarlo.

-- Y tu hermanito que es lo que más te gustaría?.
-- También me gustaría saber que se siente que me la chupen y hacer todo lo demás.
-- Ustedes dos son unos diablitos.

Podía notar la erección de mi hermanito en su short y ahora también me daba cuenta de que Rubén también la tenía dura. Creo que había pasado la línea con ellos, quería seguir pero me dudaba si seguía o no.

Debía asegurarme antes con mi hermanito que hablará con el para que evitar que dijera algo, debía saber si mi hermanito consideraba que el era de confianza como para seguir hablando de esto.

-- Rubén sal a la sala y asomate por el balcón para ver si esta el carro de mis papas en el estacionamiento y vienes.

Era obvio que no estaba pues ellos habían salido, sólo necesitaba que saliera unos segundos.

Se levanto acomodando su pene que levantaba notoriamente su pantalón, salió del cuarto y de inmediato le dije a mi hermano:

-- Daniel dime de verdad, tu crees que Rubén es de confianza como para hablar de estas cosas?.
-- Si el guardara bien el secreto.
-- Estas seguro? Juramelo.- dice acercándome para que viera la seriedad con la que se lo decía.
-- Te juro que el no dirá nada de verdad.

Parecía que mi hermanito sabía que quería seguir con un plan y a el le encantaba la idea.

-- Bueno en lo que venga el yo voy a salir del cuarto para ir a mi cuarto y tu vas a hablar con el que no debe hablar con nadie lo que pase aquí y jurartelo, que después se lo diré yo.

Acepto de inmediato y al entrar su amiguito me levanté de la cama:

-- No hay nadie.- dijo al entrar.
-- Perfecto Rubén, ya vengo denme un minuto.

Salí de la habitación rumbo a la mía para hacer tiempo de que mi hermanito hablara con el.

Me detuve frente al espejo de la peinadora de mi cuarto, no sabía que era lo que quería hacer, pero provocarlos me tenía excitada. Me encantaba la idea de convertirme yo en lo que son sus revistas y vídeos, me gustaba la idea de experimentar con alguien tan joven y más después de saber lo rico que fue lo que habíamos hecho mi hermanito y yo. Sentía como me mojaba por dentro, mi pulsó estaba a mil por hora, era una locura lo que hacía pero eso lo convertía en algo más excitante.

Le di unos 4 min para que Daniel hablara con su amiguito y volví a si cuarto.

-- Listo estoy de vuelta.- los dos estaban sentados en la cama aún como antes, me causo risa lo obedientes.-- Que obedientes mis niños.

Me coloque de pie frente a la cama y los dos giraron quedando sentados frente a mi.

-- Lo primero que tengo que decirte Rubén es que lo que hablamos y hagamos es secreto.- estaba nerviosa.-- Tiene que ser un súper secreto así como yo guardó el secreto de su bolsa de cosas, Ok?.
-- Si si.- movía su cabeza afirmativamente.
-- Juramelo.
-- Lo Juro Vanessa que será secreto.

Ahora tenía el control, era más que una fantasía, más porque era algo inimaginable que salió de la nada.

-- Sigamos con lo que estábamos hablando, hagamos un juego. Ustedes deben tocar con una mano las partes que les gustan de mi, Ok?.

Rubén abrió los ojos asombrado y miro a mi hermanito. Era claro que les gustaba el juego pero les daría pena tocar, así que empezaría con Daniel para que su amiguito no se sintiera incómodo.

-- A ver Daniel ponte de pie, debes tocar las partes de mi que te gustan y decir porque.
-- Y decir porque??!!.- fue como mucho quizás eso que le pedí.
-- Bueno si quieres decir puedes decirlo.

Se coloco de pie y lo primero que toco fue mi trasero, luego mis senos, luego señalo mi vagina de muy cera pero no la tocó.

-- Debes tocarla.- quería que lo hiciera.
-- Es que me da pena.

Tome su mano y la coloque sobre mi vagina cubierta apenas con una fina licra. Su mano estaba tensa, caliente, su cara se puso roja. Sujetando su mano pase sus dedos y la palma, suave varias veces acariciandome con ella, se sentía divino las cosquillas que hacia frotarle contra el. Lo hice unas 6 veces y le solté la mano.

-- Que más?.

Toco no cara mi cabello mis piernas mi abdomen.. Casi toda lo único que falto fue mi espalda.

-- Te gusto toda completa.- le dije riendo.-- Ahora le toca a Rubén.

Inmediatamente se levanto y se coloco frente a mi, se notaba claramente el bultico de su erección que parado frente a mi me apuntaba directamente.

Sin pensarlo puso su mano completa sobre mi vagina, de la sujete por la muñeca suavemente y la apretaba contra mi para que sintiera mi calor. Podía abrir como el me la apretaba suave, miraba como me tocaba y por segundos volteaba a ver mi cara.

-- Te gusta mi vagina?.- quería que en momento fuera más morboso.
-- Si.
-- Porque?.
-- Porque la tienes afeitadita.- tenía la imagen en su mente d cuando me vio sin ropa.
-- Te gustó cuando me viste sin ropa?.- mientras le preguntaba seguía dejándolo que me tocara toda la vagina como quisiera.
-- Si me gustó mucho.

Le separe la mano y le dije que continuara con las otras cosas que le gustaban de mi.

Daniel estaba sentado en la cama apretando su pene sobre su ropa como masturbandose mientras veía. Fue tan excitante verlo hacer eso y más excitante aún estar ahí con los dos. Estaba hiper caliente, creo que jamás me había sentido así de excitada y aún sin sexo, era puro deseo.

Toco mi trasero apretándolo un rato, mis senos, mis piernas, me tocó completa.

Ya no aguantaba más quería masturbarme y hacerlo con ellos, pero era un paso que no sabía si estaba dispuesta a dar. Pensaba también que mis papás podían llegar en algún momento.

Rubén se sentó en la cama y la cara de mi hermanito era como si estuviera a punto de acabar:

-- No se vale Daniel, detente.- le dije para que dejara de masturbarse.-- Todavía no he dicho que se pueden tocar.

Quería seguir pero no sabía como.

-- Me gustaría ver como es el pene de ustedes. Los dos ya me vieron desnuda, ahora me toca ver a mi.

Ya el de mi hermanito lo sabía de memoria pero aún así quería verlo paradito para mi. Me moría de ganas de ver el de su amiguito Rubén.

Se colocaron de pie los dos frente a la cama y yo me puse de rodillas para estar más a su altura. Me movi un poco para quedar frente a Rubén, su pantalón estaba apuntandome, metí mis dedos debajo de la elástica de su pantalón y lo baje hasta las rodillas, su interior era azul y al pasar mis dedos debajo de la elástica de su ropa interior, hizo un movimiento hacia atrás con su cadera, se sujetó de mi brazo y con la otra mano se tapó el pene sujetándolo debajo de su ropa interior.

Por un segundo pensé que le había hecho daño o que quería detenerse, le pregunte que paso de inmediato y el cerrando los ojos dijo que nada. Podía ve como el azul de su ropa interior se hacía más oscuro entre los dedos de su mano.

Rubén estaba acabando frente a mi.

-- No tienes que tener pena Rubén, eso es algo normal.- era tan rico saber que le excitaba tanto que sólo tenerme así cerca era suficiente para hacerlo acabar.
-- Es que no me pude aguantar.- dijo jadeando
-- Eso es rico mi lindo, a ver quita la mano.

Al apartar la mano de su bóxer se notaba la gran cantidad de poquito que mojó su ropa interior.

Mi hermanito no decía una sola palabra, miraba fijamente y se masturbaba apretando su pene sobre su pantalón.

Dije la elástica de la ropa interior de Rubén y la baje suavemente, su pene salió disparado como una abra de metal apuntando a mi cara. La piel que cubre el glande estaba hasta la mitad de su cabeza y salían gotas aún.

No me pide contener y cine se a tocarme sobre la licra apretando suavemente mi clítoris.

-- Que divino Runben, eso que hiciste me encanto.- me incline hacia el y le di un beso profundo en el cachete pero mi boca toco la de el en un costado con toda la intención de que sintiera mi boca.-- Siéntate en la cama que ahora le toca a Daniel.

Rápido mi hermanito se coloco frente a mi, baje su pantalón y no tenía ropa interior, lo que hizo que su pene estuviera listo frente a mi.

-- Woow aquí esta mi amiguito, y no va a acabar?.

De inmediato Daniel tomo su pene en la mano y lo movía con velocidad increíble subiendo y bajando la piel que tapaba casi la punta de su pene, lo hizo unas seis o diez veces y salió dudara toda esa sorpresa. Nuevamente salió su agüita transparente, era su semen de niño directo en mi pecho, llenó toda mi camisa y luego en mi licra, el piso, le salió muchísimo.

-- Explimelo, que le salga todo. Ven tu también Rubén, exprimelo.

Los dos parados frente a mi estaban tocandose el pene para mi. Me sentía como una estrella porno. Tenía la ropa llena de semen de mi hermanito y en el piso había semen de ellos dos, me puse de pie y dije:

-- Se tienen que quitar los zapatos el pantalón y el interior.
-- Y si llega alguien?.- dijo Rubén.
-- No van a venir hasta la tarde así que tranquilos.

Ahora de pie si podía ver que estaba manchada de esperma de mi hermanito por toda la ropa. Mi hermano fue el primero en quitarse la ropa.

-- Busca el rollo de papel que esta en la cocina y lo traes para limpiar el piso.- quería quedar sola con Rubén unos segundos.

Al salir mi hermanito del cuarto me quite la camisa lentamente dejando mis senos al aire, luego me quite la licra dejando desnudo mi cuerpo delante de el que aún tenía su bóxer puesto. Podía ver la erección y la mancha de semen en su ropita.

-- Te gusto Rubén?.- me acerque más a el y el sólo movió la cabeza diciendo que si.-- Yo se que estas enamorado de mi.- se puso más colorado que nunca.
-- Quien te dijo?.- se notó que le daba pena.
-- Me lo dijo Daniel pero no te tienes que molestar, me gusta que estés enamorado de mi.
-- También Daniel esta enamorado de ti.- eso si me tomo por sorpresa, me estaba diciendo que mi hermanito le gustaba como mujer.

Quizás era normal por ser un niño aún, pero estos dos chiquitos estaban pensando en mi de otra manera y sabrá dios desde cuando estaba pasando eso.

Me incline y le si un beso en la boca, suave y chiquito.

-- Es tu primer beso en la boca?
-- Si.- estaba hipnotizado viéndome desnuda.

Mi vagina estaba súper mojada, estaba excitada al máximo. Le quite los zapatos a Rubén y le baje el bóxer, estaba justo agachada terminando de quitarlo de sus pies y llego mi hermanito.

-- Dame el papel yo lo limpio.- estaba apoyada con las rodillas juntas sentada en el piso delante de ellos aún.

Limpie rápido el piso y me levanté, camine hasta la papelera que estaba a un lado de la puerta y al volver los dos estaban detallando cada centímetro de mi. Pase por un lado de ellos y me senté en la esquina de la cama con mis pies apoyados en el piso.

-- Vamos a hacer algo, yo les voy a explicar a ustedes cositas de sexo para que vayan aprendiendo, voy a ser como su profesora, quieren jugar?.
-- SIII.- sincronizados aceptaron.
-- Bueno empecemos por sus partes.- me moría por tocarlos.-- Esta parte de aquí se llama glande, es como una cabecita.

Comencé primero apretando entre mis dedos la punta del pene de mi hermanito, al apretarla se abrió el guequito y salió una gótica pequeña que esparcí in el dedo gordo regando la por todo el glande.

Inmediatamente agarré la de Rubén, no tina la circuncisión como el pene de mi hermano, así que sujete su piel suave y la empuje hacia atrás hasta que su glande salió por completo, estaba mojado y brillante. Los dos tenían sus penes duros como piedra, podía sentirlo agarrándolos a los dos.

-- Este es el glande Rubén, debes intentar siempre sacarlo completo para que sientas más rico.
-- Si es que se me sube cuando lo muevo.- dijo riendo con pena.
-- Ok, y mira que pasa cuando lo aprieto.- podía sentir cuando palpitaba su pene de placer y se asomó una gota grande de líquido transparente.-- Sale agüita que es lubricante con un poquito de semen.

Con mi pulgar regaba haciendo círculos todo el líquido por su glande, sus ojos se cerraban por segundos por la sensación tan rival que le hacía sentir.

-- Cuando los hombres se excitan mucho les sale agüita así como a ustedes.- les seguía explicando sin dejar de mover mis dedos sobre todo ese capullo.

Baje mis manos hasta las bolas de cada uno, eran unas bolsitas ahora duras y arrugaditas, las metí en mis manos y mis dedos se metieron entre sus piernas tocando con la punta la entrada de su ano. Sentí claramente cuando casi al mismo tiempo los dos apretaron el recto al sentir mis dedos.

-- Esta parte de aquí también es muy sensible para los hombres.
-- Si en las películas a veces las mujeres le hacen cosas con la boca y la lengua ahí.- dijo mi hermanito.
-- Exacto, si le hago así cariñitos que sienten?.- les pasaba la punta de mis dedos y las uñas muy suave entre sus piernas y por sus bolitas.
-- Se siente bien/Se siente sabroso.- dijeron los dos.
-- Es como cuando ustedes se masturban?.
-- Mucho mucho mejor.- dijo Rubén viendo mi mano como le daba placer en su pene.

La contracciones de excitación que tenían hacían que sus penes se movieran como brincando, se ponían más tensos y subían. Se marcaban las venitas a lo largo de sus cositas.

-- Les gusta?.- sus miradas saltaban mientras veían mi cuerpo desnudo, mi cara al hablarles y mis manos darles placer.

Me incline hacia adelante en dirección al pene de mi hermanito y tome la puntica de su pene y la metí entre mis labios succionado suave como un beso profundo. Estaba sujetándolo por la cadera y pude sentir como se apretaron sus nalgas y su pene se movió entre mis labios.

Luego fui donde Rubén y repetí la operación, me tomo por el cabello con un gesto tan lindo que mi beso en su pene fue un poquito más largo.

Tenía el sabor saladito en mi boca, sus glandes parecían de cerámica de lo liso y duro que se sentían.

-- Ese es un besito de cariño, eso es algo ya casi como sexo oral.
-- Pero no se vale, en las películas se lo meten todo en la boca.- dijo Rubén, me dio risa que fuera tan vivo de provocar así.
-- Pero eso es en las películas Rubén.- sentía como pena de continuar.
-- Profe no se vale, eso no fue completo, queremos aprender.- agrego mi hermanito apoyando a su amiguito.
-- Y ustedes se pusieron de acuerdo?, como que lo tenían planeado todo.

Bueno ya estábamos los tres desnudos ya que más da, pensé justificando lo que haría.

Me coloqué frente a Daniel, me agache apoyada en la punta de mis pies con las piernas abiertas, lo agarre con ambas manos por la cadera y lo acerque más a mi, podía sentir como se abrían más los labios de mi vagina dejando verla por completo. Mire de reojo a Rubén que veía mi entrepierna abierta mientras se agarraba su pene.

Mire a mi hermanito a los ojos y le sonreí, me puse su pene cerca de la boca, le di un beso chupandole suavemente la punta y tomándolo de la cadera lo traje hacia mi cara metiendo todo su pene duro hasta sentir sus bolas en mis labios y su abdomen chocar contra mi nariz y mi frente. Lo aleje unos centímetro y volví a meterlo, lo succionaba suave pero profundo mientras lo movía por su cintura como si me cogiera por la boca. Lo hice así unas seis veces cada vez más lento, podía sentir como su punta se hacía más gruesa. Lo saque me mi boca, trague la saliva con sabor a su pene mirándolo a la cara, tenía la boca abierta, estaba lleno de placer.

Su pene estaba duro a más no poder apuntando hacia arriba, lo mordí suave pasando mis dientes y chupando debajo de su glande y bajando por todo su pene hasta sus bolas, las comencé a lamer haciendo círculos con mi lengua, se ponían duras, su piel se arrugo, su pene palpitaba, podía ver su cara como disfrutaba. Apretaba sus nalgas y metía sus bolas en mi boca mientras las acariciaba con la lengua succionandolas suave.

Sentí como me sujetó los brazos duro, sus muslos de apretaron y sus nalgas también, estaba a punto de hacerlo acabar.

Rápidamente volví a meter su pene en mi boca hasta la mitad, aprisione con mi lengua su pene contra mi paladar chupandolo suave. Sentí como su glande creció, se hizo más gordo dentro de mi boca, hundí mis dedos en sus glúteos duros y de pronto arqueó un poco si espalda hacia atrás.

Abrí mis ojos y mi hermanito respiraba por la boca completamente abierta viéndome fijamente como le mamaba su verga. De pronto sin esperarlo sentí su primera contracción, su pene intentaba ligeramente empujar mi paladar hacia arriba y en mis labios sentí como se llenó su verga de semen, lleno toda mi lengua y el cielo de mi boca de líquido, trate de tragar rápido pero inmediatamente salió otro chorro que al aflojar mi lengua salió disparado en mi garganta directamente. Con cada contracción salía un chorro de semen y sentía como apretaba su cuerpo con cada una. Trague todo lo que tenía y comencé a mover mi cabeza sacándolo y metiéndolo sólo un poco mientras chupaba suave para ayudarlo a sacar todo. Sus manos temblaban mientras me agarraba, tragaba todo lo que descargaba en mi boca, era salado, ligeramente amargo y súper caliente.

Deje mi boca quieta pero succionaba suave, ahora sus ojos estaban cerrados y casi perdió el equilibrio porque estaba muy sensible.

Lo saque de mi boca y sonreí viendo su cara de satisfacción, su respiración estaba acelerada, lo separe y le dije que se sentará en el piso a descansar.

Tomé a su amiguito Rubén por la mano y lo puse frente a mi, me metí los dedos en mi vagina y me masturbe duro, los metía y sacaba pegando la palma de mi mano con fuerza contra mis labios, con una mano me sujetaba de su mano y lo veía mientras me daba placer, el miraba como entraban mis dedos entre mis labios y brillaban al llenarme de líquidos, de escuchaba claramente lo mojada que estaba.

Lo agarre con mis dos manos por su cintura y puse su pene en mi cara, de una lo metí hasta el fondo y lo abrace con mis brazos rodeando sus caderas. Comencé a mover mi cabeza con fuerza metiendo y sacando su pene hasta la mitad masturbandolo en mi boca, lo mamaba fuerte.

Me agarró por la cabeza, sujetaba mi cabello con sus dedos, el mismo comenzó a mover sus caderas llevando el ritmo hasta el punto que deje mi cabeza quieta y era el quien lo movía en mi boca pegado con cada embestida su abdomen contra mi cara, abrí mis ojos del asombro de ver como este niño se movía de rico, subí la mirada y veía su mirada fija y los jadeos de excitación que hacía era lo máximo. Su pene era más grande que el de mi hermanito, llegaba mucho más adentro de mi boca.

Pude sentir como se inclinó hacia adelante, casi acostándose sobre mi cabeza, su pene se puso mucho más gordo, estaba a punto de acabar, deje sólo un brazo en su cintura y con una mano comencé a frotar mi clítoris rápido, estaba súper mojada y mi clítoris estaba inmenso.

De pronto apretó mi cabeza contra el con fuerza y lo metió hasta lo más profundo que pudo en mi boca, tocaba mi garganta, me cortaba la respiración de la fuerza que hacia apretándome contra el. Su primer chorro fue directo a mi traquea, estaba tan caliente que sentía como su calor recorrió mi garganta hasta llegar a mi estómago mientras bajaba al tragarlo, luego fueron tres cargas seguidas abundantes y espesas, estaban calientes.

Sentí electricidad en mi cuerpo justo antes de llegar al orgasmo y de pronto me estremeció, mi piel se erizó, estaba acabando al mismo tiempo Rubén lo hacía dentro de mi, mis piernas se intentaban cerrar chocando con las de el, no podía controlarlas era un orgasmo bien intenso. Abrí mi boca para jadear de placer y respirar. Mientras tenía mis contracciones, a el aún le salían chorros más pequeños de su semen transparente que ahora se derramaban mezclados con mi saliva cayendo en mis muslos y mi pecho. Estaba teniendo un orgasmo divino tocándome, con el pene de un niño en mi boca que me llenaba de esperma virgen.

Rubén terminó de acabar y se separó un poco de mi. Coloque mis rodillas en el piso y me apoye con una mano, tenía los ojos cerrados y la mente en blanco, estaba llena de placer y había tenido un orgasmo demasiado rico.

Daniel estaba acostado en el piso, Rubén estaba sentándose cansado y yo estaba completamente extasiada. Me había comido todo el semen de estos dos niños, les había dado placer al máximo, jamás me había atrevido a que acabarán en mi boca con nadie y este día había dejado que dos pequeños me llenaran con una buena cantidad, aún sentía caliente mi estómago y el sabor profundo en mi boca, aún tragaba residuos que quedaba.

Era una locura lo que habíamos hecho hoy, estaba mojando el piso de lo húmeda que estaba después de acabar, no sabía que podía llegar a estos niveles de excitación y morbo.

-- Que tal?, les gusto como el sexo oral?.- 
-- Esto debe ser lo mejor del mundo.- dijo mi hermanito.
-- Podría hacerlo todos los días de mi vida.- riendo dijo si amiguito.

Me dio risa pero me sentía como la mejor de las mejores, es lo máximo sentir y ver que das placer a alguien hasta ese nivel.

Me levanté, debía ir al baño. Al ponerme de pie, mis dos pequeños se incorporaron para admirarme desnuda. No podía creer lo que veía, sólo de verme desnuda nuevamente sus penes se ponían duros poco a poco, ellos se deleitaban viéndome y yo viéndolos a ellos como les calentaba verme.

-- Que bella eres hermanita.- dijo Daniel, que bello pensé, fue tierno que dijera eso.
-- Tu debes ser la más linda del mundo.- dijo Rubén.

Mi sonrisa fue tan grande que por poco se me sale de la cara, me puse colorada, no de pena, era un sentimiento bonito. Sentí como mi piel se erizó, fue algo que jamás espere que dijeran unos chicos tan pequeños.

-- Gracias mis novios hermosos.- les tire un beso a cada uno mientras los dejaba verme completa.

Pase entre los dos mientras seguían viéndome fijamente y fui en dirección al baño. Iba pensando que realmente me consideró una chica bastante atractiva, tengo muy buen cuerpo, siempre llamo la atención, estoy contenta con cada parte de mi, pero hoy me sentía como la mujer más sensual del universo.

Me pare frente al lavamanos y al mirarme al espejo aún tenía mis pezones duros, me sujete el cabello con una cola y me enjuagué la boca. Aún tenía el sabor a semen dentro, me reía en silencio sorprendida de la cantidad de semen que trague. Tragar semen jamás fue algo que le gustara, por eso jamás lo había hecho pues me parecía desagradable, pero hoy lo hice tan natural y fue tan rico, mientras jugaba con el enjuague bucal en mi boca podía recordar como se sentía el movimiento de sus penes dentro y como se sentía cada descarga dentro de mi, lo caliente, el sabor, la cantidad. Realmente Rubén había acabado muchísima más cantidad que mi hermanito.

Me salí de mi pensamiento y podía escuchar como se reían en el cuarto celebrando todo lo que les había hecho disfrutar.

Tome una cantidad de papel de baño y lo humedecí un poco para poder quitar el semen y saliva que tenía en mi seno y los muslos. Por momentos mientras me limpiaba pensaba en cosas de sexo con ellos dos, con mi hermanito sola o con Rubén. Me sentía demasiado puta ya y al mismo tiempo de daba risa.

Los llame al baño para que se lavaran y los dos llegaron de inmediato, ambos tenían sus penes pequeños así podía ver cuanto le crecían porque así se veían tan chiquitos y luego al este erectos aumentaban mucho su tamaño.

Rubén de inmediato de coloco frente al inodoro para orinar, fue natural y sin pena, parecía que esto pasara todos los días, los tres desnudos en el baño.

Le indique a mi hermanito que se colocará sobre el banco que estaba frente al lavamanos. Es una pequeña escalerilla de dos peldaños que usaba desde pequeño para subir a lavar los dientes, pero ahora que esa más grande le sirve para subir y verse al espejo. Ahora al subir al segundo escalón su pene queda a la altura del lavamanos.

Abrí el agua y la regule hasta que quedara tibia. Rubén había terminado de orinar y ahora se había puesto a un lado, cerca de la puerta para observar todo lo que hacia.

Moje mis manos y luego tome el pene de mi hermanito para humedecerlo, pase mis manos por sus bolas y de inmediato su pene se comenzó a llenar de sangre por dentro, me detuve a ver como crecía frente a mis ojos sólo por haberlo tocado unos segundos.

Debo admitirlo, jamás había visto el pene de un niño crecer así por la excitación y eso me calentó nuevamente de forma inmediata. Los tres nos vimos unos con otros y nos reímos.

-- Ustedes tienen esa espadita lista siempre en cualquier momento.
-- Yo siempre.- dijo mi hermanito.
-- Yo también yo también.- dijo Rubén subiendo en un costado de la escalerita.

Los dos tenían sus penes asomados dentro del lavamanos para limpiarlos. El de Rubén también crecía aún sin haberlo tocado.

-- Que están esperando?.- puse mis manos mi cintura como gesto de regaño.-- Están pasados de flojos, no pretenderán que también tengo que lavarles el pipí.
-- Tu dijiste que eras la profesora hoy.- dijo Rubén, los dos se reían como pícaros.-- Tienes que enseñarnos a lavarlo bien.

Mi niños siendo morbosos conmigo, eso era excitante. Ya los dos tenían sus penes completamente duros apuntando al frente, tome un poco de agua en mi mano y moje el pene de Rubén hasta sus bolitas.

Sujete la piel que cubría la mitad de su glande y la empuje hacia atrás dejando que saliera por completo.

-- Ok la primera lección es para Rubén, debes siempre para lavarlo llevar la piel de tu pene hasta atrás para lavarlo bien que salga toda la cabecita, sobretodo en esta zona.- con mis dedos pase suavemente alrededor de la línea que separa su glande del resto de su pene.

Llene mi mano de jabón y frotándolas hice espuma suficiente, con una mano enjabonaba a mi hermanito y con la otra a Rubén. Lo hacía suave como si los masturbara pero fregando bien toda sus espaditas hasta las bolas. Pasaba la punta de mis dedos por su glande y eso hacia que se movieran dando pequeños brincos producto de las contracciones, aún estaban sensibles.

Retire todo el jabón y me puse a medirlos cerrando mi puño sujetándolos, el de Rubén era más largo por uno o dos centímetros, pero el de Daniel mi hermanito era mucho más grueso.

-- Ustedes son incansables, después de lo que acabamos de hacer se les pone dura aún.

Esas sonrisas en sus caritas era lo máximo, tenía el control total.

En ese momento sonó el teléfono de la casa y salí del baño ordenándoles que se secaran. Era mi padrastro para avisar que saldríamos a cenar a final de la tarde al club así que cuando estuvieran por llegar llamarían para que estuviéramos listos los tres, lo que nos dejaba unas horas más solos en casa.

Regrese al baño y lleve a los dos de la mano a mi cuarto esta vez, me senté nuevamente en la esquina de la cama, abrí mis pierna un poco y coloque a cada uno con mi pierna entre las de ellos que estaban de pie, sus bolas casi tocaban mis muslos. Rubén sin decir nada toco mi seno y paso su dedo por mi pezón que se había arrugado y estaba muy duro. No me lo esperaba y actúe como si nada para que sintiera la confianza de hacerlo cuando quiera, aparte que se sintió divino.

-- Ya va Rubén, ahora voy a enseñarles una lección importante.- quería educarlos a mi gusto, ahora quería que aprendieran a darme placer.-- Tienen que aprender a besar, eso es básico para que una mujer se excite.

Comencé con mi hermanito, lo sujete por la cadera y lo acerque hacia mi hasta que quedo pegado a mi cuerpo, su pene quedo apretado entre mi cuerpo y el suyo. Mi pierna derecha estaba entre sus piernas, pase mi brazo derecho por su espalda y comencé a besar su cuello, suavemente pasaba mis labios y le daba pequeños besitos en diferentes lugares, subí hasta su mentón y luego volví a bajar hasta el inicio de su pecho.

Podía sentir como el movía su cadera muy suavemente para frotar su pene contra mi. Lo sujete con más fuerza por la espalda para que su pene se aprisionara con fuerza contra mi.

Lo besaba ahora más profundo, chupaba su cuello y pasaba mi lengua lo más sensual posible, subía lamiendo y besando hasta su oreja. Al llegar ahí causo que el moviera su cabeza, porque sentía unas cosquillas extrañas, lo chupaba y mordía suavemente y comenzaba a pasar mis dedos y uñas por la espalda. De pronto toda su piel en todo su cuerpo se erizó, toda una corriente paso por su cuerpo, logre hacer que hiciera gemidos de placer y en ese momento me detuve.

-- Como se siente?
-- Perfecto.- respondió soltando todo el aire de sus pulmones.

Separe a Daniel un poco de mi cuerpo y acerque a su amiguito contra mi.

Comencé a besar su pecho, lamí sus pezones que se pusieron duros en mi lengua, subí besándolo hasta su cuello y podía sentir su respiración como se aceleraba.

Lo sujete por las nalgas y lo pegue a mi cuerpo, su pene estaba apoyado a la altura de mis costillas y de inmediato comenzó a mover su cadera frotándolo contra mi masturbandose mientras lo lamia hasta sus orejas.

Le causaba cosquillas de placer, continúe por su mejilla hasta llegar al mentón, lo chupe suave y subí hasta su boca. Abrí mis ojos y el envía la mirada fija en mi, parecía con miedo porque no se esperaba eso, así que lo bese con todo chupando sus labios y mordiendo los suaves, si cuerpo se puso rígido, metí mi lengua en su boca, primero la punta para que no se incomodara y luego la pero más adentro tocando su lengua y moviéndola entre la mía.

Me sujeto con sus manos por el cabello y pego con más fuerza su cadera para frotar más si pene contra mi. Nos estábamos besando como locos, aunque el hacía unos movimientos inexpertos, por eso me detuve y sin despegar mi boca de la suya le dije:

-- Déjame primero enseñarte a besarme.

Continúe haciéndolo y el sólo me dejaba a mi. En ese momento sentí como mi hermanito que estaba a un lado de nosotros con mi pierna entre las suyas comenzó a frotar su pene corta mi muslo para masturbarse, se sujetaba con la dos manos de mi pierna y movía su cadera fregando su pee y bolas contra mi, podía sentir sus bolitas en mi rodilla y su duro pene en mi muslo.

Así pasamos unos minutos ellos dos disfrutando masturbare en mi cuerpo y yo ahora completamente mojada de excitación.

No me pude conteneme y con una mano comencé a masajear mi clítoris que estaba inmenso, lleno de deseo, se salía del capullo que lo envuelve y mis líquidos ya se salían fácilmente entre mis labios. Estaba excitada al máximo.

Mis dos chicos se movían sobre mi cuerpo ahora tan fuerte que me hicieron perder el equilibrio y me fui hacia atrás sobre la cama, me apoye sobre mis brazos quedando frente a ellos que veían ahora mi vagina que de había enrojecido un poco por masturbarme. Tenían sus penes erectos apuntandome.

-- Vengan vamos a subirnos sobre la cama.- me impulse con nos brazos subiéndome boca arriba sobre el colchón.-- Acuestence uno de cada lado.

Los dos se subieron rápidamente y se acostaron Daniel a mi derecha y Rubén a mi izquierda.

-- Acérquense, tienen que quedar pegaditos a mi.- quería sentirlos y que ellos me sintieran a mi.-- Quiero que ahora me enseñen si aprendieron lo que les acabo de enseñar, uno a cada lado.

Los dos me abrazaron de lado montando cada uno una pierna sobre mi abdomen, podía sentir sus penes a cada lado en mis caderas. Los abrace acercándolos a mi aún más y abrí un poco mis piernas, estaba demasiado excitada pero en esa posición no podía hacerlo con mis manos, no llegaba.

Primero empezó mi hermanito a besarme el cuello, lo hacía de forma muy tosca, pero se sentía divino el calor de su boca en mi piel.

Sujete a Rubén por su cabello y lo acerque a mi cuello para que se le quitará el temor. Iba indicándoles como debían besarme suave y cuando chuparme como yo de los hice a ellos.

Giraba mi cabeza a cada lado y los besaba profundo en la boca, dejaba que metieran su lengua en mi boca. Comencé con mi hermanito, mojaba su boca con mi saliva y luego lo tome por el cabello llevándolo hasta mi cuello para que continuara besando me y gire al otro lado para besar a Rubén.

Me sorprendió porque de inmediato metió su lengua en mi boca y lamía la mía rápido, inexperto pero muy sexual, estaba desesperado, le indique que se calmara y que lo hiciera idéntico pero más suave y así lo hizo. Lleve mano deslizandola por toda su espalda hasta sus nalgas y las apreté empujandolas contra mi para que se masturbara contra mi, me excitaba que hicieran eso.

Sujete a mi hermano por su cabello y baje un poco su cabeza hasta llevarla a mis senos, lleve su boca hasta mi pezón y levanté un poco el pecho pegando mi pezón en sus labios, no podía hablar porque me besaba con su amiguito, pero capto la idea, comenzó a besarlo y lo lamia.

Apreté su rostro contra mi seno y me separe del beso con Daniel para decirle:

-- Chupa mi pezón, hazlo fuerte que se sienta.- de inmediato lo hizo y electricidad paso por todo mi cuerpo.
-- Te gusta eso?.- me pregunto Rubén mientras veía como mi hermanito chupaba y lamía todo mi seno derecho.
-- Me encanta.- dije jadeando mientras veía como mi hermanito lo hacía perfecto.

Rubén bajó sin que le dijera nada y comenzó a lamerlo, lo mordía suave, lo chupaba, se nota que había visto muchas películas porno.

Era demasiado para mi que estos dos niños estuvieran haciendo esto al mismo tiempo.

Pase mi brazo izquierdo por debajo de Rubén y me comencé a tocar de una vez como loca. Podía ver como los dos abrían los ojos para mirar como lo hacía y eso me causaba una excitación tremenda poder enseñarle a estos dos chicos como me masturbaba.

El pene de Rubén en ocasiones rozaba mi brazo, podía abrir lo duro que estaba. Los tres estábamos sudando, yo más que ellos, frotaba mi clítoris con fuerza con los dos dedos medios de mi mano subiendo y bajando la pequeña piel que cubre mi clítoris.

De pronto sentía las contracciones justo antes del orgasmo, apretaba mis músculos dentro de mi vagina, mis piernas se pusieron rígidas como madera y se juntaron, sentía mis dedos con más fuerza ahora y me salían líquidos entre mis labios. La sensación que me causaban mi hermanito y su amigo al chupar mis pezones fue demasiado combinado con lo que hacían yo. De pronto ya no podía más.

-- Miren como acabo.- fue lo que alcancé a decir justo antes de mi orgasmo.

Mi cuello se tensó y luego cada músculo de mi cuerpo, sentí como un vacío y electricidad recorría mi cuerpo y en especial en mis pezones. Sin poder evitarlo comencé a temblar ligeramente y apreté a mi hermanito contra mi y mis dedos detuvieron su movimiento en mi vagina, sólo apretaba los labios con fuerza y sentía como la entrada de mi vagina tenía espasmos de placer, que duraron más de 20 segundos.

Se detuvieron y se quedaron viendo como simplemente intentaba recobrar el aliento. Jamás había tenido un orgasmo de esa magnitud, no sabía que mis pezones de ponían tan sensibles al hacerlo así.

Se apartaron de mi lado y se colocaron sentados de rodillas sobre la cama a cada costado de mi cuerpo y con los ojos cerrados y aún jadeando les dije:

-- Lo que acaban de ver es un orgasmo, los dos me hicieron acabar supe fuerte.- los dos se rieron al mismo tiempo.
-- Y que sentiste?.- pregunto mi hermanito.
-- Es complicado de describir, no se como sienten ustedes, pero es como si estuvieras cayendo en una montaña rusa, es divino.

Abrí mis ojos y los dos se deleitaban viendo mi cuerpo desnudo extendido sobre la cama para ellos.

Abrí mis pierna y lleve mis rodillas casi hasta el pecho separándolas, así quedaba bien abierta para que me vieran. Quería enseñarles como había quedado después de acabar.

Coloque mis brazos entre mis piernas empujando las rodillas hacia los lados abriéndome más. Sus caras eran de asombro al verme así, pase mi mano desde la entrada de mi ano hasta mi clítoris, estaba llena de mis líquidos.

-- Nunca habían visto una chica así de abierta real.- movían sus cabezas diciendo no y viendo mi vagina y mi culo fijamente.-- Ven como esta de mojada?.
-- Y siempre se pone así de mojada?.- pregunto Rubén, la verdad es que estaba muy mojada, había líquido hasta en la sábana.
-- No siempre eso depende de lo excitada que este.

Sujete un labio con cada mano separándolos un poco para que la vieran completa.

-- Esta es la entradita de mi vagina.- les dije señalando con un dedo el orificio de entrada a mi cosita.
-- Y cuantas veces lo has hecho?.- pregunto mi hermanito.
-- No muchas pero si lo suficiente.
-- Y que se siente cuando se mete.- pregunto Rubén inclinándose y mirando con detenimiento.
-- Me imagino que ustedes los hombres sienten rico, yo siento rico, pero debe estar así mojadita, sino no se siente tan bien.- extendí nos manos para invitarlos.-- Permítanme sus manos.

Sujete cada mano y coloque la punta de sus dedos en mis labios externos indicándoles que apoyaran sus dedos en ellos y haciendo una suave presión abrí mi vagina con sus dedos. Me inclinen un poco hacía adelante para ver bien como me veían y tocaban.

Mis labios internos eran pequeños, mi clítoris se levanto como una punta que sobresalía de todo.

-- Esta es la entradita por donde se mete.

Metí dos dedos dentro de mi y los saque suavemente completamente mojados, los metí y saque varias veces para que vieran como se hacía.

Aparte sus manos y me abrí los labios yo como ellos lo estaban haciendo y le dije a mi hermanito que metiera sus dedos.

-- Extiende dos dedos y ponlos duros y suavemente vas a meterlos por mi entradita.

Sus dedos índice y medio entraron poco a poco dentro de mi, se sentía tan divino y más porque estaba tan sensible. Por primera vez mi hermanito estaba dentro de mi, me daba un morbo terrible poder ser yo su primera experiencia.

Comenzó a moverlos poco a poco metiéndolos y sacándolos, sus dedos eran más delgados que los míos así que podía decirle que metiera otro:

-- Pon tres dedos juntos así.- le indique juntando tres dedos de mi mano.-- Y mételos igual.

Sus dedos salían húmedos de mi.

-- Van a turnarse, cada uno lo va a meter y sacar 10 veces.

Fue lo máximo dejar que jugarán con sus dedos dentro de mi, me lograron excitar nuevamente en segundos.

-- Y como es por detrás?.- pregunto Rubén tocando mi nalga izquierda suavemente mientras estaba en su turno mi hermanito metiéndome sus dedos.
-- Por detrás es lo mismo, pero es medio doloroso para la mujer a veces si no se sabe hacer.
-- Pero que sientes si hago esto?.- dijo mi hermanito sacando sus dedos dentro de mi y pasándolos por todo mi ano.
-- Uff de siente rico.- me arranco un suspiro y la sensación de sus dedos hay hizo que lo apretara un poco.
-- Si lo mueves así es que te gusta?.- pregunto Rubén.
-- Si, aprieto sin querer pero es porque se siente rico.

Tome la mano de Rubén y lleve sus dedos a mi ano también. Mientras ellos tocaban y estiraban suavemente la entradita de mi culo, metí mi dedo medio en mi vagina para humedecerlo un poco y lo lleve a la entrada de mi ano. Comencé a introducirlo suave, muy lento hasta meterlo completo.

-- Así es el sexo anal, por aquí.- les decía mientras sacaba lentamente mi dedo de mi culo.
-- Y te duele?.- dijo mi hermanito
-- No porque los dedos no son tan grandes y gruesos como un pene.
-- Podemos ver como se siente?.- mi hermanito quería sentir como era mi año también.
-- Esta bien pero sólo una vez cada uno y antes de meterlo deben poner saliva en la entradita para lubricar.

Y así lo hizo mi hermanito primero dejo caer saliva en sus dedos y coloco dos en la entrada y presionando los empujo dentro.

No esperaba dos dedos por detrás pero no dije nada, no estaban tan gruesos, a su edad sus dedos eran mucho más delgados y se sentía rico.

Los metió y saco unas tres veces:

-- EYYYY!! Sólo era una vez.- dije riendo.
-- Ok!.- los saco de inmediato.
-- Ahora tu Rubén.

Hizo la misma operación tenía ahora dos dedos de Rubén llenos de su saliva dentro de mi ano. Hoy había pasado todos los límites de sexo con ellos.

Por dentro quería saber que se sentiría desvirgar a unos chicos tan jóvenes, quería sentir como sería tenerlos dentro, pero sentía tenía de hacer eso, llegar a ese punto ya era algo delicado, no estaba tomando pastillas y a unos niños como ellos un preservativo no les serviría. Sentía temor de que pudiera quedar embarazada.

De pronto el sonido del teléfono rompió mis pensamientos y la clase de sexo con mi hermanito y su amiguito. Eran nuestros padres pensé de inmediato y nosotros tres estábamos desnudos aún.

-- Vístanse rápido que deben ser ellos.- dije refiriéndome a nuestros padres.

Salí corriendo al teléfono para atender y efectivamente era mi padrastro.

-- Alo.
-- Venias corriendo que suenas tan agitada?.- noto mi respiración acelerada producto de la carrera que di para llegar a tiempo al teléfono más todo el sexo acumulado.
-- Si es que estaba en el cuarto y salí corriendo.
-- Ya vamos en camino a buscarlos en 20 min llegamos.
-- Esta bien.

Colgué el teléfono y me fui directo al baño a lavarme, estaba llena de líquidos de mi sexo, sentía aún que tenía ganas de más.

Salí del baño aún desnuda y pase a revisar que estaban listos y los dos ya se estaban poniendo los zapatos.

-- Terminan y los dos se van a lavar las manos que tienen todos los dedos llenos de mi.- y les di una sonrisa picara.

Fui a mi cuarto y me coloque una falda negra plegada, parecida a las que se usan en el tenis que por debajo son como un short pero queda muy holgada, la usaba generalmente cuando iba a la playa, pero hoy quería verme sexy. Pensaba ponerme ropa interior pero no lo hice. Me coloqué una camisa pegada deportiva de tirantes y un suéter negro del mismo conjunto de mi falda short, zapatos deportivos blancos. Parecía que salía del gimnasio, me solté el cabello y realmente hoy me sentía hermosa.

Antes de que llegarán fui al cuarto de mi hermanito y nuevamente me pare frente a ellos:

-- Recuerden este es nuestro secreto, no se puede decir a nadie ni que pase lo que pase, A NADIE!!
-- Si/Esta bien.- respondieron los dos.
-- Juerenlo. 
-- Lo juramos.- respondieron en coro.

Les di un beso en la boca a cada uno y les ordene que bajarán a la sala. No paso mucho para que soñara el intercomunicador, eran nuestros padres que ya habían llegado.

Estábamos saliendo y mi mama entro a la casa para buscar unas cosas que debían llevar, yo baje con mi hermanito y su amigo al carro.

Al llegar mi padrastro estaba ordenando unas cosas en la parte de atrás de la camioneta y cuando nos vio llegar fue la primera vez en mi vida desde que sale con mi mama que lo vi mirarme así, por momentos pensé que quizás era mi idea, pero mientras nos organizamos para entrar y sentarnos me dijo algo que corroboró lo que pensaba:

-- Vanessa estas bella, te ves bien así deportiva.
-- Gracias.- si era verdad me había visto detenidamente mientras caminaba al carro.

Quizás no era nada, quizás fue demasiado sexo en tan pocos días que me hacia ver todo de otra manera, quizás me sentía culpable por todo lo que había hecho y ahora las cosas normales las juzgaba mal.

Nos sentamos en el asiento de atrás de la camioneta y tenía a mi hermanito a mi derecha y a su amiguito a mi izquierda, no pensaba discutir con ellos como siempre hacen por quien iría en la ventana.

Me sentía como si hubiese robado un banco, a pesar que los chicos actuaban de lo más normal como si nada, yo me sentía extraña, pero trataba de disimularlo.

No es normal que una chica de mi edad este corrompiendo unos adolescentes de 17 años y aparte que le excite la idea de hacerlo. Me sentía como una sádica, pero eso no me hacia sentir mal, por el contrario me gustaba poder sacar ese lado que no yo misma sabía que tenía, me sentía capaz de hacer cualquier cosa.

Fin del relato erótico de la chica de Amazon que tiene sexo con su hermano y el amigo. Autor : Anónimo
Read More

Más cuentos, poesías y relatos

Etiquetas

10 poesías para Navidad 100 Poesias con A 1800 1984 2016 2020 2021 4 Poemas Para Martita Aborigen Abuelos Accion Noetica Ahijada Alemania Alicia en el país de las maravillas Amantes Amiga Amigo Amistad Amor Anal Ano Anónimo Antiguo Año Nuevo Apodos Árboles Argentina Armando Manzanero Arte Asesinatos Asesinos seriales Astral Atletismo Audio Autopsia Autos Avión Bailando por un Sueño Baño Barack Obama Barcelona Basada en hechos reales Bebés Bersuit Vergarabat Bicicleta Biografía Bizarras Bob Dylan Bob Esponja Bodas Booktubers Boxeo Brasil Brujas Caca Cádiz Café Calafate Canadá Canciones Cantantes Cánticos de Tribuna Carpe Diem Cartas Casos Cataluña Ceibo Celda Celebridades Celos Celulitis Cementerio Centroamérica Chaparrita Charles Bukowski Charrúas Chile Chiste Chris Namús Ciencia Ciencia Ficción Cine Circo Ciudades Clásicos Colas Colegiala Colombia Comida Compositores Confesión Consejos Coquena Cordoba Cornudo Coronavirus Corrientes Cosas Curiosas Costa Rica Creencias Cristianismo Croacia Cuba Cuentos Cuentos cortos Cuerpo Culos Cumbia Cuñada Cura Curiosidades Datos Curiosos Deborah Rodriguez Declaración Delincuente Deportes Deportistas Derecho Derechos Humanos Desmotivaciones Desubicados Día Día de la mujer Día Internacional del Orgasmo Diablo Dibujos Animados Dichos Diego Maradona Dios Disney Divorciada Doctor Duendes Edad Eduardo Galeano Educación El hombre del sombrero El Poeta Gabriel Empleada Enfermeras Entes Entre Ríos Erección Esclavitud Escritores Escuela España Espejo Espíritus Esposa Esposo Estados Unidos Europa Ex Exorcismo Expresiones Facebook Familia Familia Jodida Famosos Fantasmas Fantásticos Farándula Farmacia Felicidad Femenino Feminismo Filosofía Florencia Peña Flores Forense Fotos Frases Freddy Krueger Frida Kahlo Fuego Fútbol Gabriel García Márquez Gabriel Marquez Garcia Gargamel Gárgolas Gauchos Gay George Orwell GIF Gigantes Gorditos Gordos Graffitis Gramática Guadalajara Guaraní Hablo de mi Hermanas Hermanos Hija Hijastra Hijo Historia Historias Holanda Hombre lobo Homero Simpson Horror Hospital Hot Humor Iglesia Imagenes Incesto Indios Infancia Infidelidad Información Inglaterra Instagram Internet Interracial Inventos Invierno Jacobo Winograd Jaimito Japón Jeepers Creepers Jefe JJOO John Sladek Jovencitas Juana de Ibarbourou Juegos Olimpicos Justicia Karma La catrera La Cenicienta La guillotina La huérfana La poesía y el fútbol un solo sentimiento La Telesita Latinoamérica Laura Ingals Lengua Lenguaje Inclusivo Lesbianas Letra Leyenda Leyendas Leyendas Urbanas Leyes Libros Literatura Lluvia Lobo Lobo feroz Londres Los Pitufos Los Rugrats Luchona Lucifer Luz Machismo Madre Madre Soltera Madrid Mala Fama Malasia Malasya Airlines Maldición Mamá Marido Marihuana Masturbación Matrimonio Medicina Médico Memes Mendoza Mensaje Positivo Menstruación Messi Mexico México Miedo MILF Militar Misiones Mitología Griega Mitología Hebrea Mitos Mónica Farro Monjas Monstruos Moraleja Morgue Motivacional Motumbo Muerte Mujer Mujeres Muñecas Música Nalgas Navidad Necrofilia Negro Beto Nickelodeon Niños Noche Noticias Novia Nuera Oda Orfanato Orgasmo Origen Orto Ouija OVNIs Padrastro Padres Padrino Palabras Pandemia Papá Papas Fritas Para Mujeres Paraguay Paranormal Pareja Pasado Pastor Patagonia Payadas Pedo Pelado Cordera Película Pelirroja Pene Pensadores Perros Pesadillas Pete Pinocho Piratas Piropos Piropos para Hombres Playa Pobreza Poema Poemas para esa orto Poemas para ese orto Poemas para la fiestera de tu hermana Poesía Urbana Poesiando desde Miami Poesías Poesías de estación Poesías para Tu Hermana Poesías Varias Poetas Policía Policiales Política Pombero Popol Vuh Porno Presidente Preso Prima PRIME Prisión Prisionero Profesor Prohibido Prostitutas Punta del Este Puta Racismo Redes Sociales Reencarnación Reflexiones Relatos Relatos Eróticos Religión Responsabilidad Rio 2016 Roberto Carlos Rubias Rusia 2018 Sabés como le dicen Salamanca Salta Salud San Valentin Santiago de Chile Sexo Sexo oral Sexualidad Sobrina Sobrino Suegra Sueños Swinger Tamaño Tango Taxi Te doy Te doy hasta que Tecnología Terror Tesis Texto Tía Tik-Tok Tinder Tío Tips Titanic Trabajo Traseros Trío Tu hermana Tu mamá Tu novia Tumba Tuteo Twitter Umita Universidad Uruguay Usain Bolt Vacaciones Vagina Vecina Vecino Veneno Venganza Ventas Ventrículo Verano Verídicas Vibrador Videos Viejas Viejos Villera Violación Virgen Virus Vomito Walt Whitman Whatsapp Xuxa XXX Youtube

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel