Blog de poesía, cuentos, relatos, humor rojo, terror, amor, romance y más de la literatura anónima encontrada en Internet.

domingo, 1 de marzo de 2020

La Leyenda de Pismanta

La Leyenda de Pismanta

A los pies de la Cordillera de Los Andes, en la provincia de San Juan se localiza la pequeña localidad de Pismanta. Esta población rural de menos de 200 habitantes se encuentra inmersa en la incomparable belleza paisajística de la provincia, donde se mezclan la aridez del desierto, enormes espejos de agua y un cielo celeste y limpio todo el año.

El Municipio de Iglesia se encontraba habitado por el pueblo originario Huarpe, en la época de la llegada de los españoles a América del Sur.

Por aquel entonces, el Cacique Pismanta era el gobernador del norte del territorio y era un líder respetado y querido por su gente por su personalidad amable y pacifista.

Sin embargo, cuando los Dioses le anticiparon la caída de su pueblo en manos de los españoles, el Cacique Pismanta reunió a sus mejores guerreros y dio una dura batalla contra los conquistadores. Su tropa fue abatida y la invasión a su pueblo era inminente, sobre todo con la traición del cacique del Sur, quién se unió a los españoles.

Pismanta se negaba a dejarse doblegar y humillar por los conquistadores y mucho menos a ser obligado a entregar su gobierno, por lo que se retiro junto a su familia a un sitio llamado Angualasto donde se ocultó en una cueva, a esperar la muerte.

Esa noche se pudo escuchar un gran estruendo y la tierra tembló. Una grieta se abrió en la roca que cerraba la cueva y de ella comenzó a fluir un hilo de agua caliente. La leyenda cuenta que esa vertiente no es más que las lágrimas del Cacique Pismanta que brotan cálidas desde el corazón de la Pachamama, como recordatorio constante del Cacique que dio su vida antes de traicionar sus ideales.

0 comentarios:

Publicar un comentario

© 2011 El Poeta Gabriel: Cuentos, relatos y poesía, AllRightsReserved.

Designed by El Poeta Gabriel